jueves, 12 de mayo de 2016

Casi un 7% de la población europea sufre una disfunción tiroidea sin saberlo

SSufrir disfunción del tiroides se asocia a un incremento de la morbilidad, deterioro del perfil lipídico y un aumento del riesgo de enfermedad coronaria y de mortalidad cardiovascular

·         El embarazo aumenta la probabilidad de padecer esta patología. Ello es debido a que durante este, el tejido tiroideo necesita secretar un 50% más de hormona tiroidea

·         Esta patología aumenta su frecuencia drásticamente con la edad, a partir de la cuarta década de la vida

·         En el curso ‘Avances en el diagnóstico y seguimiento de la disfunción tiroidea’ que se celebra en las Jornadas, la Comisión de Hormonas de la SEQC actualiza los conocimientos  en el diagnóstico y seguimiento de esta patología

  • Resulta clave la formación específica del profesional de laboratorio clínico en esta patología, especialmente en el seguimiento del carcinoma diferenciado de tiroides


Las consecuencias de sufrir una disfunción tiroidea, aun siendo ésta subclínica, no deben ser banalizadas. El exceso o el déficit de hormona tiroidea se asocian a un incremento de la morbilidad, deterioro del perfil lipídico y un aumento del riesgo de enfermedad coronaria y de mortalidad cardiovascular.

A pesar de ello, no existe consenso sobre la conveniencia del cribado en la población general, aunque diferentes sociedades científicas y grupos de expertos aconsejan el cribado en grupos poblacionales específicos, como en mujeres gestantes, mujeres mayores de 35 años o en pacientes de edad avanzada.

De ahí la importancia de armonizar los criterios en los que es recomendable realizar el cribado de la enfermedad tiroidea y la forma más eficiente de llevarlo a cabo, señalan los coordinadores del Curso ‘Avances en el diagnóstico y seguimiento de la disfunción tiroidea’ que se celebra en el marco de las XIV Jornadas del Comité Científico de la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC), los doctores Elías Álvarez y Pilar Mª Sánchez.