viernes, 13 de mayo de 2016

AVANCES EN OSTEOPOROSIS: LOS NUEVOS FÁRMACOS RECUPERAN MÁS MASA ÓSEA PERDIDA


El Congreso Nacional de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) presenta nuevas evidencias sobre un fármaco, denosumab, utilizado para la osteoporosis

Tras cuatro años de aplicación en España se empieza a mostrar su eficacia a largo plazo: Aumenta más y de forma natural la masa ósea, no se queda adherido al hueso y basta con aplicarlo dos veces al año

En España se producen al año 100.000 fracturas provocadas por la osteoporosis y unos 3,5 millones de españoles sufren la enfermedad

ENFERMEDAD SILENCIOSA: Sus síntomas no se manifiestan hasta que se ha producido una fractura que descubre la enfermedad

La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto que disminuye la resistencia ósea e incrementa la fragilidad de los huesos y por tanto las facturas

   El denosumab, medicamento que se utiliza para el tratamiento de la osteoporosis -una enfermedad del esqueleto caracterizada por una disminución de la resistencia ósea y un incremento de la fragilidad de los huesos que origina mayor susceptibilidad a sufrir una fractura-,  tiene efectos muy positivos en los pacientes porque aumenta en mayor proporción la masa ósea de los huesos frente a otros medicamentos. Se trata de un medicamento de nueva generación que se lleva dispensando en España desde hace cuatro años denominado “biológico” que favorece la creación de un hueso natural.

Estas nuevas evidencias sobre este medicamento han sido explicadas por la doctora María Elena Martínez, coordinadora del grupo de trabajo de Osteoporosis de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), durante una conferencia celebrada en el 54º Congreso Nacional de SERMEF que reúne en Málaga a 1.000 expertos para presentar las novedades del sector.

En este contexto, la Dra Martínez, que es especialista en Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, ha explicado que el medicamento aunque lleva comercializado en España alrededor de cuatro años ya existen datos a 10 años (estudio FREEDOM) que demuestran su eficacia y seguridad “ahora, tras años de aplicación, es cuando se empieza a ver su eficacia a largo plazo en varios estudios”.

“Aumenta mucho más la masa ósea en los huesos que otros medicamentos.  Los pacientes que han sido tratados con este medicamento muestran,  tras  someterse a una densitometría ósea -prueba diagnóstica que permite medir la densidad mineral del hueso-, que su masa ósea ha aumentado”.

Otra de las ventajas que ha descrito la especialista es su “administración” porque “se aplica en el paciente -mediante una inyección- cada seis y no una vez a la semana o mes como ocurre con otros fármacos. Además, no se queda adherido al hueso.”  “En definitiva, en unos años vamos a tener pacientes que se han fracturado pero que han podido normalizar su masa ósea. Va a cambiar la perspectiva de la osteoporosis”, ha agregado.

TREAT TO TARGET

Durante su intervención, la Dra Martínez ha destacado la estrategia “Treat to Target” para la osteoporosis. “Treat to Target” se denomina a aquellas estrategias médicas que tratan de llevar al paciente a un control adecuado de su enfermedad teniendo un objetivo terapéutico bien identificado. Su objetivo es simplificar el manejo de la patología para reducir el daño orgánico y mejorar los resultados clínicos. Su uso implica que existe una relación bien establecida entre la diana terapéutica, la variable de medida y el objetivo terapéutico.

Así, al igual que a un paciente que ha sufrido un infarto se le debe controlar la tensión arterial por debajo de unos niveles, quien sufre osteoporosis debe medirse la densidad mineral para establecer un control adecuado, con el objetivo de evitar fracturas.

La labor preventiva del médico rehabilitador en el abordaje de la enfermedad es muy importante porque ayuda a que no aparezca y no avance, evitando la aparición de fracturas. En el caso de que aparezca una fractura, el médico prescribirá tratamiento enfocado a que el paciente recupere la máxima movilidad posible y vuelva a realizar sus actividades de la vida diaria de la manera más independiente. Así, el profesional volcará su labor en intentar que el paciente no sea dependiente y pueda seguir su vida normal sin llegar a tener discapacidad que le limite.

IMPACTO DE LA ENFERMEDAD

Presenta una elevada prevalencia en mujeres después de la menopausia y ancianos. En España se calcula que afecta a unos 3,5 millones de personas y el número de fracturas osteoporóticas anuales asciende hasta 100.000. Las complicaciones asociadas a las fracturas incluyen un incremento en la morbilidad (dolor, discapacidad física, peor calidad de vida, etc.), un aumento en el riesgo de padecer nuevas fracturas y una subida de la tasa mortalidad.

Todo esto genera un elevadísimo gasto sociosanitario y de dependencia. La osteoporosis no tiene un comienzo bien definido y sus síntomas son difíciles de prever ya que no se manifiestan de forma clara hasta que se ha producido una fractura que descubre la enfermedad.