lunes, 30 de mayo de 2016

AstraZeneca colabora con la difusión de las novedades presentadas durante el congreso ATS 2016

Con el objetivo de trasladar a la comunidad médica los avances presentados en la reciente Conferencia Internacional de la Sociedad Americana del Tórax (ATS), la compañía biofarmacéutica AstraZeneca organizó el 27 y 28 de Mayo la jornada ‘Últimos avances internacionales en respiratorio: highlights ATS 2016’, un encuentro que contó con el aval científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y fue presentado por la presidenta de dicha sociedad, la Dra. Inmaculada Alfageme.
En estas jornadas, a las que han asistido especialistas de toda España, han participado como ponentes destacados neumólogos que han analizado los aspectos más relevantes que se han comunicado durante el ATS 2016 en relación al asma, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), trastornos del sueño, cáncer de pulmón, enfermedad intersticial del pulmón, enfermedades infecciosas pulmonares y tabaquismo. 
Durante el pasado ATS 2016 (13-18 de Mayo) se han presentado diferentes datos que corroboran la importancia de los biomarcadores para identificar a los pacientes susceptibles de beneficiarse de nuevos tratamientos para las enfermedades respiratorias. En este sentido, se han identificado factores predictivos de la eficacia de benralizumab en pacientes con elevado nivel de eosinófilos y baja actividad en la vía de la IL-13[i]. Benralizumab es un anticuerpo monoclonal antieosinófilos (anti IL5R) que actualmente está en fase III de investigación para el tratamiento del asma grave y la EPOC.
Coincidiendo con el ATS 2016, AstraZeneca comunicó que benralizumab ha alcanzado el criterio de valoración principal en dos ensayos pivotales de registro de fase III (SIROCCO y CALIMA) en pacientes con asma grave no controlada. Los datos obtenidos en ambas investigaciones muestran que este medicamento es capaz de reducir de manera significativa la tasa de anual de exacerbaciones del asma, en comparación con placebo. Actualmente, 17 centros españoles participan en el desarrollo clínico de este tratamiento en asma y en EPOC.

Por otra parte, se ha identificado que las concentraciones basales de DPP4 se correlacionan positivamente con la eficacia clínica de tralokinumab en estudios fase II[ii] . Tralokinumab es un anticuerpo monoclonal neutralizante de la IL-13 y que actualmente se encuentra en fase III de desarrollo como tratamiento del asma grave.

Control de la EPOC a largo plazo
Entre los avances presentados en ATS 2016, destaca el control de los síntomas de la EPOC a largo plazo. En este sentido, la Agencia Federal del Medicamento de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), ha aprobado recientemente un nuevo medicamento, glicopirrolato más fumarato de formoterol, capaz de mejorar el volumen respiratorio de estos pacientes.
Según el programa de ensayos PINNACLE, en el que participaron 3.699 pacientes con EPOC  moderada a grave, glicopirrolato más fumarato de formoterol, un broncodilatador doble de dosis fija administrado dos veces al día mediante MDI con tecnología de co-suspensión, mejora de manera estadísticamente significativa el volumen respiratorio máximo en 1 segundo (VEF1)  a las 24 semanas pre-dosis matutina (p<0 a="" href="https://dub130.mail.live.com/ol/#_edn3" name="_ednref3" style="color: blue; cursor: pointer; font-weight: inherit; line-height: 20.8267px;" title="">[iii]
 frente a sus componentes por separado y frente a placebo. Los pacientes tratados con esta combinación alcanzaron una mejora de 249 mL de la capacidad pulmonar[iv], un retraso en el tiempo hasta la siguiente exacerbación frente a los monocomponentes de la combinación y una mejora en la calidad de vida. Se estima que este último parámetro es superior a la diferencia mínima clínicamente importante de 4,0 unidades en la puntuación total de la escala St George’s Respiratory Questionnaire (SGRQ)[v].

“El tratamiento de las enfermedades respiratorias está viviendo un momento importante de transformación con terapias más eficaces y precisas capaces de lograr un mayor control de estas patologías y de mejorar la calidad de vida de los pacientes. La formación continuada de nuestros neumólogos es parte del compromiso de AstraZeneca y, por ello, centramos nuestros esfuerzos en trasladar a los especialistas los principales avances en esta área”, asegura la Dra. Mariluz Amador, Directora Médica y de Registros de AstraZeneca.

Sobre las enfermedades respiratorias, inflamatorias y autoinmunes
Las Enfermedades Respiratorias, Inflamatorias y Autoinmunes (RIA) son una de las áreas terapéuticas principales de AstraZeneca, en la que la compañía cuenta con un portfolio de medicamentos cada vez más amplio, que trató a más de 17 millones de pacientes en 2015.  Gracias a su sólida cartera de fármacos en desarrollo, la compañía lanzará hasta siete nuevos tratamientos entre 2016 y 2020. En las enfermedades respiratorias, el objetivo de AstraZeneca es transformar el tratamiento del asma y la EPOC mediante combinaciones inhaladas como núcleo de la terapia; tratamientos biológicos de precisión para las necesidades no cubiertas de poblaciones de pacientes específicas y avances científicos en la modificación de enfermedades. La compañía sigue creciendo sobre un bagaje de 40 años en enfermedades respiratorias y su capacidad de innovación en las terapias inhaladas, que va desde los inhaladores con cartucho presurizado (pMDI) y los inhaladores de polvo seco (DPI) hasta la exclusiva tecnología de co-suspensión.

En el área de inflamación y autoinmunidad, el objetivo de la compañía es desarrollar terapias innovadoras para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes y reumatoides con un programa puntero en el lupus eritematoso sistémico. La investigación de AstraZeneca en el área de RIA se centra en cuatro vías biológicas principales: eosinofilia; enfermedades causadas por inflamación tipo 2 (Th2); patología epitelial y autoinmunidad.