miércoles, 20 de abril de 2016

Un ajuste del tratamiento más ágil gracias a la detección de patrones en menos de un minuto

 El correcto abordaje de la diabetes y la mejora de la calidad asistencial son, en la actualidad, los principales retos en el control de esta enfermedad. Así se ha constatado en el XXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), que mañana se clausura en Bilbao.
Durante el encuentro, se han presentado los resultados de la evaluación sobre Emminens eDetecta, una nueva solución desarrollada porEmminens Healthcare Services, empresa de Roche Diabetes Care Spain,  que facilita el control de los pacientes diabéticos.
Dirigido a los profesionales sanitarios, el nuevo módulo de Emminens permite controlar hasta 22 patrones distintos y detectar los valores anormales, gracias al análisis automático de datos que proporciona.
El póster resume los resultados de un estudio transversal, internacional y multicéntrico de casos aleatorizados a través de una plataforma web en el que han participado 37 endocrinos referentes de hospitales de España y Portugal.
En la evaluación los profesionales tardaron una media de 15 minutos en detectar los patrones de los informes de descarga de datos evaluados y que eDetecta, por su parte, realizó en menos de un minuto.
Entre las principales conclusiones presentadas en el póster, destaca la ayuda de eDetecta en el análisis de descargas de datos, facilitando la detección de patrones en menos tiempo -inferior a un minuto - de forma segura y automática.
Lars Kalfhaus, director general de Emminens Healthcare Services, destaca que, “gracias esta evaluación hemos comprobado que el análisis automático de datos que proporciona eDetecta reduce en un 90% el tiempo dedicado al análisis de lecturas de glucemia y detección de patrones. Gracias a ello, el equipo médico puede emplear más tiempo en la consulta a la motivación, educación terapéutica e interacción con el paciente”.
Control individualizado de patrones 
El nuevo módulo detecta patrones, tanto clínicos como de comportamiento, que el profesional sanitario puede configurar a medida por paciente o grupo de pacientes, según 5 criterios: variabilidad, hipoglucemia, hiperglucemia, uso del dispositivo y adherencia al tratamiento.
Al disponer de algoritmos configurables por paciente, se garantiza una máxima personalización e individualización en el tratamiento, en la posibilidad de comprobar en todo momento cómo está su paciente, lo que, en palabras de Kalfhaus, “permite ejercer un mejor control de la evolución de la enfermedad y, en el caso de detectar desajustes, llamar al paciente para que acuda a la consulta o bien comunicarle como solventarlos evitando así complicaciones y visitas de urgencia”.
Otro de los puntos clave es la posibilidad de comparar dos períodos seleccionados para visualizar cambios, medir rápidamente su impacto y facilitar los ajustes terapéuticos necesarios.
En este sentido, Kalfhaus recalca que  “el primer paso tecnológico de apoyo al profesional se hizo con la representación de los datos en gráficos. Ya con esto se ha demostrado que se pueden tomar decisiones médicas más rápidas y mejores. Con los algoritmos damos un paso más en la gestión integral y personalizada de la diabetes, apoyando la toma de decisiones clínicas a los profesionales de la salud para que, de esta forma, puedan realizar los cambios adecuados en el tratamiento”.