miércoles, 27 de abril de 2016

Neurólogos españoles consensuarán cómo actuar ante casos de pacientes con trastornos del movimiento de difícil diagnóstico

Alrededor de un centenar de neurólogos y profesionales especializados en trastornos del movimiento, como la enfermedad de Parkinson, de toda España se darán cita los días 29 y 30 en Zaragoza con motivo de laXVI Reunión Nacional de Vídeos del Grupo de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Durante el encuentro se presentarán varios casos clínicos de diferentes patologías que cursan con trastornos del movimiento de difícil diagnóstico, y se realizará una puesta en común para consensuar los diagnósticos definitivos y los mejores tratamientos posibles para los pacientes. Este encuentro, eminentemente práctico, se enmarca dentro del Programa de Formación Continuada de la SEN.

“A lo largo de los meses previos a este encuentro, la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa ha seleccionado los casos más difíciles, representativos, interesantes y útiles para el neurólogo. Por ello, desde nuestro hospital invitamos a asistir a todos los neurólogos de la comunidad autónoma, residentes de neurología o especialidades afines a esta reunión tan enriquecedora con la que pretendemos poner en común imágenes de enfermos de difícil o raro diagnóstico de los diferentes tipos de trastornos del movimiento, de manera que los asistentes puedan dar su opinión diagnóstica o contribuir a ella y a conseguir un mejor tratamiento de los pacientes”, asegura el doctor Javier López del Val, coordinador de la Reunión, responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y Secretario del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN.  

Los pacientes con trastornos del movimiento se caracterizan por presentar dificultad o incapacidad para realizar correctamente actividades motoras, ya sea por lentitud o escasez de movimientos (como la enfermedad de Parkinson), o por un exceso de movimientos o movimientos anormales involuntarios (como el temblor, las coreas, las distonías, etc.). Estas patologías, además de afectar a la velocidad, fluidez, calidad y facilidad de movimiento, influyen gravemente en la calidad de vida de las personas que las padecen dificultándoles la realización de actividades de su vida diaria. Se estima que en nuestro país estas dolencias afectan a más de un millón de personas, siendo la enfermedad de Parkinson la más frecuente, con unos 150.000 afectados en España, aproximadamente unas 5.000 en Aragón, de las cuales, el 10% presenta la enfermedad en estado avanzado.

Concretamente, durante la jornada, los expertos abordarán los trastornos motores de la enfermedad de Parkinson y los trastornos relacionados con terapias avanzadas. “Los síntomas de estas patologías interfieren muchísimo en la calidad de vida de los afectados, por lo que es necesario tratarlos simultáneamente a la enfermedad. Por otro lado, cada caso es diferente pero todo ellos tienen un tratamiento, unas veces mejor y otras peor, pero siempre con resultados y constantemente damos pasos para conseguir nuevos y mejores fármacos”, asegura el doctor López del Val.

La enfermedad de Parkinson es una patología compleja que cursa una serie de síntomas motores como lentitud en los movimientos, temblor, rigidez e inestabilidad postural, y no motores como trastornos del sueño, estreñimiento, problemas visuales, respiratorios, urinarios y cognoscitivos. Además genera problemas psicológicos como depresión apatía, ansiedad o irritabilidad. La sintomatología motora y no motora se agrava con el paso de los años generando una gran discapacidad.En estos estadios avanzados, concretamente, el 10% de los pacientes diagnosticados, no responden adecuadamente a los fármacos orales disponibles, aumentando la discapacidad y empeorando su calidad de vida. En estos casos es necesario recurrir a otras terapias avanzadas con las que los pacientes pueden mantener los síntomas bajo control y mejorar su calidad de vida. Estas terapias son el tratamiento con apomorfina, la bomba de infusión continua de levodopa/carbidopa, y la cirugía o estimulación cerebral profunda.