lunes, 18 de abril de 2016

Los españoles que comen más de dos raciones de pan al día tienen un perfil calórico más equilibrado

Hoy ha tenido lugar la presentación del estudio científico "Influencia del consumo de pan en la calidad de la dieta y hábitos alimentarios de adultos españoles. Percepciones y conocimientos existentes en torno a este alimento", realizado por investigadores de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.
Según este estudio, en los últimos años el patrón de consumo de la sociedad española ha cambiado, siendo frecuente encontrar una ingesta excesiva de proteínas y grasas (especialmente saturadas) mientras que, los hidratos de carbono, se toman en cantidades inferiores a las aconsejadas. Pero además, existe más de un 50% de individuos que no cubren las ingestas recomendadas de folatos, vitamina A, vitamina D, vitamina E, calcio, iodo, zinc y magnesio; por lo que aproximar la dieta al ideal teórico, aumentando el consumo de verduras y hortalizas, así como de cereales, puede ser una pauta dietética útil en la mejora de la situación nutricional y sanitaria de la población, ha asegurado la Dra. Profa. Beatriz Navia, una de las directoras de la investigación.
Por otro lado y centrándonos en algunos grupos de alimentos analizados, los resultados obtenidos indican que a pesar de los beneficios saludables que aportan los cereales, existe un desconocimiento importante sobre cuáles son las pautas aconsejadas en relación a su consumo. En este sentido, y si nos referimos en concreto a los cereales y las legumbres, los adultos estudiados toman una media de 3,54 raciones/día y solo el 7,4% de ellos cumple con la pauta de tomar al menos seis raciones al día.
El porcentaje de adultos con exceso de peso no es significativamente diferente entre los que tienen un consumo de pan menor a dos raciones/día o igual o superior a esta cantidad. Sin embargo, hay un mayor porcentaje de individuos con sobrepeso en el grupo que toma habitualmente menos pan, posiblemente debido a que las personas con sobrepeso estén restringiendo el consumo de este alimento, ya que también es este grupo el que considera, de forma más frecuente, que el pan engorda.
El pan más consumido es el de barra, principalmente el blanco, seguido del pan integral de barra, el pan blanco de molde y el pan de molde integral, que se consumen generalmente en la comida, el desayuno y la cena.

Otras conclusiones del estudio
- Se constata la existencia de un 23,2% de adultos con sobrepeso y un 9,8% con obesidad, mientras que un 6,5% presentan un peso insuficiente.
La ingesta de fibra y de diversas vitaminas y minerales es inferior a la aconsejada.
Los adultos que consumen menos de 2 raciones diarias de pan tienen un perfil calórico más desequilibrado, con un mayor aporte calórico por parte de los lípidos, y un menor aporte de energía procedente de los hidratos de carbono.
Es interesante destacar el mayor aporte de fibra en los adultos con mayor consumo de pan y, de hecho, el porcentaje de personas que no alcanzan el objetivo nutricional de 25 g/día de fibra es significativamente más bajo en este grupo (67,9%), que en aquel con un consumo de pan inferior (84,9%). Este hecho resulta de gran importancia, ya que la dieta suele ser deficitaria en este componente y su baja ingesta puede tener importantes repercusiones en la salud.
Existe un desconocimiento importante en relación con la cantidad diaria que se debe consumir de cereales y de pan, y de sus beneficios saludables.La mayor parte de los encuestados reconocen no tener unos buenos conocimientos en nutrición (47,4%), mientras que el 20,9% dice "no sabe no contesta". Por otro lado, la frecuencia con la que se cree que se deben consumir los diferentes grupos de alimentos se aleja de las pautas marcadas en las guías alimentarias; especialmente en relación con el consumo de cereales, legumbres, verduras y hortalizas.
Las personas con un mayor consumo de pan tienen hábitos alimentarios más correctos y una mejor percepción o mayor conocimiento sobre nutrición.