miércoles, 27 de abril de 2016

Las carencias de nutrientes durante la etapa infantil pueden afectar negativamente al correcto desarrollo de los niños


  • La OMS recomienda la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida y continuarla junto con alimentación complementaria hasta los dos años de edad
  • Lograr un adecuado aporte nutricional acorde con las necesidades específicas en la infancia es clave para garantizar el correcto crecimiento
  • La intolerancia a la lactosa no se puede prevenir pero sí se pueden evitar sus síntomas ofreciendo al niño otro tipo de lácteos como quesos, yogures y leches de crecimiento sin lactosa
  • Los expertos en nutrición pediátrica subrayan que la dieta durante la infancia debe incluir el consumo habitual de pescado azul (después de los 3 años), especialmente los pescados de pequeño tamaño, pescado blanco, lácteos y carnes rojas (1-2 veces por semana en raciones pequeñas), principales fuentes de ácidos grasos, vitamina D y hierro, respectivamente
  • En el caso de que se identifique una carencia nutricional en el niño, puede ser de interés recurrir a alimentos especialmente preparados para cubrir las necesidades infantiles en esta etapa, como las leches de crecimiento enriquecidos con vitamina D