viernes, 8 de abril de 2016

La SEFAP y la EASP firman un acuerdo para mejorar la atención y la seguridad de pacientes crónicos polimedicados



Granada acogerá en el mes de octubre el XXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP), que reunirá a cerca de 500 farmacéuticos de toda España. El acuerdo entre los farmacéuticos de atención primaria y la EASP contempla planes de formación de todos los estamentos que trabajan en atención primaria (médicos, enfermeros, gestores y farmacéuticos) para hacer más eficiente y segura la gestión del medicamento. Los farmacéuticos de atención primaria (FAP) desarrollan su labor de manera coordinada con los médicos de atención primaria para garantizar el uso seguro de los medicamentos y prevenir posibles errores de medicación.
La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) han firmado un acuerdo de colaboración cuyo principal objetivo es mejorar la atención y la seguridad de los pacientes, en especial de los pacientes crónicos polimedicados, es decir, aquellos que toman más de 5 fármacos al día.
El acuerdo contempla un plan específico de formación dirigido a todos los estamentos que participan en la atención primaria, incluyendo médicos, farmacéuticos, gestores y profesionales de la enfermería. Se trata de un primer acuerdo y que, tal como plantea Ángel Mataix, presidente de la SEFAP, “tenemos previsto que se extienda a otras instituciones orientadas a la mejora de la formación de los profesionales de la salud en España”.
Para la Escuela Andaluza de Salud Pública es un paso más, como dice su director Joan Carles March “en el proceso de crear sinergias entre instituciones que comparten objetivos” En esta ocasión aúnan esfuerzos para “facilitar el trabajo profesional en el ámbito de las enfermedades crónicas y la polimedicación”. En este sentido se desarrollarán actividades de formación e investigación sobre farmacoterapia, cronicidad y gestión asistencial. La evaluación económica de medicamentos y el trabajo con biomarcadores se abordarán también a través de convenio específicos entre ambas instituciones.

XXI Congreso Nacional de la SEFAP
El acuerdo también contempla la participación activa de la EASP en el desarrollo del XXI Congreso Anual de la SEFAP, que tendrá lugar entre los días 26 y 28 de octubre en Granada y en el que se debatirán cuestiones como la medicalización de la sociedad actual, aplicaciones de la medicina personalizada como la farmacogenética y los nuevos biosimilares, habitualmente asociados a la atención hospitalaria, pero que, tal como destaca el presidente del Comité Científico del Congreso, Carlos Fernández Oropesa, “jugarán también un importante papel en la atención primaria, porque el paciente está en primaria”. El Congreso de la SEFAP constituye el principal evento científico relacionado con la farmacia de asistencia primaria y se prevé que reúna a cerca de 500 farmacéuticos de toda España.
La EASP estará presente en el Congreso participando en la mesa que se dedica a analizar el papel del farmacéutico en la atención primaria y a través de la organización de un taller para definir la estrategia de la SEFAP para los próximos años.
La relevancia del papel del farmacéutico de atención primaria en el sistema queda patente en el hecho de que, como explica Esther Espínola, presidenta del Comité Organizador del Congreso, “el 60% del gasto farmacéutico se concentra en los medicamentos prescritos en atención primaria, mientras que el 40% restante corresponde a la medicación dispensada en los hospitales, que suelen utilizar medicamentos más caros como los destinados a el tratamiento VIH o la hepatitis C”. La labor de los farmacéuticos de atención primaria es garantizar que todos estos medicamentos cumplen tres condiciones básicas: que sean seguros, eficaces y supongan un coste adecuado para el sistema de salud.
Los farmacéuticos de atención primaria (FAP) desarrollan su labor de manera coordinada con los médicos de atención primaria y la enfermería para garantizar el uso seguro de los medicamentos y prevenir posibles errores de medicación.