jueves, 28 de abril de 2016

La Cirugía Estética crece un 30% ahora de cara al verano‏

En esta época del año hay un repunte de alrededor de un 30% en las operaciones de Cirugía Estética, repunte que responde principalmente a los plazos que la buena práctica clínica recomienda para el adecuado desarrollo de las intervenciones más demandadas por los españoles de cara al verano.

“La preocupación por la imagen corporal –explica el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, el Dr. Cristino Suárez– aumenta lógicamente en verano, pero esperar a los meses de julio y agosto para someterse a una intervención resulta, además, difícilmente compatible con las actividades que más aso-ciamos al periodo estival, como bañarse en playas o piscinas o tomar el sol”.

En cuanto al tipo de intervenciones estéticas más demandadas en estas fechas, destacan, por un lado, las cirugías de contorno corporal; en concreto, las liposucciones y el aumento de pecho. Por otro, las intervenciones faciales, principalmente rinoplastias (nariz), otoplastias (orejas) y lifting de cara y cuello.

Los plazos pre, durante y post operación en cirugías de contorno corporal

Con independencia del tipo de intervención quirúrgica, los pacientes deben tener en cuenta que, previamente a todas ellas, deben realizarse un análisis de sangre, un electrocardiograma y una exploración cardiológica a fin de someterse a la cirugía de su elección con la mayor seguridad.

En el caso de la mamoplastia de aumento, la duración media de la operación está entre las dos y las dos horas y media, con un postoperatorio relativamente corto de unas tres semanas. En este periodo, la paciente debe evitar levantar peso -al menos durante los primeros 7-10 días-, levantar los brazos o efectuar cualquier maniobra que pueda provocar la supuración de las cicatrices u ocasionar un golpe en el pecho.

“Otro factor a considerar es si la prótesis mamaria, según aconsejara en su momento la correcta planificación de la intervención, se ha colocado por debajo o por encima del músculo, ya que, en el primer caso, la recuperación es más lenta, lo que incrementa el plazo de postoperatorio”, apunta el Dr. Suárez.

En líneas generales, después de un aumento de mamas, es recomendable evitar que el sol incida en el pecho durante unos tres meses para prevenir infecciones y que queden cicatrices. “Se puede ir a la playa –concluye el presidente de la SECPRE-, pero sin tomar el sol en exceso, ya que las cicatrices tienen peor respuesta al calor y éste produce la vasodilatación de unos tejidos que han estado inflamados”.

En intervenciones como las liposucciones, en las que el fin es eliminar el exceso de grasa, el principal factor que se debe tener en cuenta para el postoperatorio es que el paciente tendrá que llevar una faja, que ayuda a reducir la hinchazón en la zona intervenida, durante un tiempo aproximado de un mes, lo que puede resultar incómodo con las altas temperaturas.

Según el Dr. Jesús Benito, vicepresidente de Cirugía Estética de la SECPRE, “por eso solemos recomendar que estas cirugías se hagan cuando aún no hace mucho calor. Además, durante el mes posterior a la liposucción, los pacientes tampoco podrán tomar el sol, ni hacerlo en los meses siguientes si aún queda algún hematoma, ya que la piel afectada se puede pigmentar”.

Tras las liposucciones, el Dr. Benito aconseja también drenajes linfáticos o masajes del tejido subcutáneo a fin de reducir la cantidad de agua retenida por la inflamación y ayudar a que se deshinche la zona intervenida, así como una dieta sana acompañada de ejercicio para mantener los resultados obtenidos.

Los plazos pre, durante y post operación en cirugías faciales

Para las rinoplastias o cirugías de la nariz, “el postoperatorio -explica el Dr. Carlos La-redo, vicepresidente de Cirugía Reparadora de la SECPRE- comprende habitualmente entre dos y tres semanas. Pasados unos diez días se puede retirar la escayola de protección que cubre la nariz pero el postoperatorio se alarga hasta las dos o tres semanas, que es el tiempo que suelen tardar en desaparecer los signos de inflamación en las estructuras vecinas, como los ojos o las mejillas”.

Otras recomendaciones a tener en cuenta son evitar los sitios donde se produzcan aglomeraciones de gente –algo habitual en verano- a fin de evitar cualquier golpe o traumatismo que pueda dañar la nariz y prescindir del uso de gafas, que descansan sobre los sitios críticos en los que se ha desarrollado la cirugía, pudiendo provocar alguna alteración del resultado.

“Lo que sí es fundamental recalcar es que toda zona operada debe protegerse del sol durante un mínimo de tres meses, para lo cual se deben emplear cremas de protección solar alta que minimicen la pigmentación de la piel o la aparición de marcas originadas por los hematomas, cuya sensibilidad al sol es muy elevada”, comenta el Dr. Laredo.

En relación a las otoplastias, aparte de la precaución con el sol, el Dr. José Ramón Larrañaga, vocal de Comunicación de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, indica que es necesario mantener muy limpias las cicatrices para prevenir infecciones.

“Además, se trata de una intervención en la que se remodela el cartílago, obligando a que se repliegue hacia atrás. Por esta razón, durante las dos primeras semanas de postoperatorio, para que los puntos no soporten demasiada tensión, se coloca al paciente una banda ancha de licra que ejerce una suave presión sobre las orejas y que debe llevar día y noche durante la primera semana y sólo por la noche durante la segunda”, puntualiza el Dr. Larrañaga.

En una intervención como el lifting facial, “es necesario asegurarse de que el paciente no es fumador activo o puede dejar de fumar con la antelación suficiente, ya que el tabaco deteriora la vascularización de los tejidos y puede dar lugar a complicaciones asociadas a la cicatrización de las heridas o incluso pérdidas de piel o necrosis cutáneas”, explica el vocal de Sanidad Privada de la SECPRE, el Dr. Antonio Díaz.

“Por tanto, es importante que, pese a la premura con que algunos pacientes llegan a las consultas demandando esta intervención, sean prudentes y se dejen aconsejar por el cirujano, ya que, en muchas ocasiones, es más recomendable diferir la intervención y no precipitarla en un momento no adecuado”, señala el Dr. Díaz.

La cara es, de hecho, la zona más vascularizada del cuerpo, por lo que la posibilidad de que salgan hematomas tras una operación en ella es más elevada. De ahí que los especialistas insistan en que se extreme la precaución en lo referido a la exposición solar. Igualmente, al tratarse de una zona en la que los tejidos son muy finos y se inflaman con más facilidad, el periodo de postoperatorio en el lifting se puede extender hasta 30 días después de la intervención.

El Dr. Díaz recuerda que hay tratamientos no quirúrgicos que también presentan una alta demanda antes del verano, como los rellenos con ácido hialurónico o con toxina botulínica (más conocida como bótox): “Dado que conviene realizarlos dos veces al año, las épocas más habituales para ello son las anteriores a los dos grandes periodos vacacionales, el de verano y el de Navidad”.