miércoles, 20 de abril de 2016

Especialistas en Endocrinología de Sevilla se reúnen para abordar la situación de los pacientes en Andalucía y las últimas novedades en el abordaje de la diabetes

El 16% de los andaluces padece diabetes, un porcentaje superior a la media española, cercana al 14% de la población. Todos ellos tienen que introducir en su vida cotidiana cambios en su estilo de vida que condicionan su día a día. Además de las pautas en la alimentación y el ejercicio, deben ajustar los horarios de las comidas, adecuar su actividad laboral o diaria y, en algunas ocasiones, utilizar tratamientos inyectables que requieren ajustes de dosis estrictos, y a veces complejos, basándose en la automonitorización de la glucemia. Estas son algunas de las observaciones recogidas por los especialistas en Endocrinología que se han reunido en Sevilla en el marco de la reunión "CLIC: A un clic de simplificar la diabetes", organizada porLilly.

Según explica el doctor Cristóbal Morales Portillo, médico endocrinólogo del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, "el dato de Andalucía es impactante; la prevalencia (el dato total de personas con la enfermedad) está subiendo muchísimo debido al incremento de la obesidad. Hemos cambiado los hábitos de vida: somos más sedentarios y nuestra alimentación es menos saludable. La prevalencia de la obesidad ronda el 30%, acercándose mucho al modelo americano. Esa obesidad está íntimamente relacionada con la diabetes tipo 2, que es la que nos preocupa".

Nuevas opciones terapéuticas: más sencillez e independencia para los pacientes

En este contexto, han surgido nuevas opciones terapéuticas que podrían facilitar la adaptación de los pacientes a un tratamiento inyectable y mejorar su sensación de independencia, con una administración más sencilla y cómoda.

"Caminamos hacia un tratamiento personalizado. Hay un abanico muy grande de arsenal terapéutico y hay que tener en cuenta que normalmente el paciente no tiene solo diabetes sino también colesterol, tensión alta y otros factores; es necesario un abordaje multidisciplinar. Tenemos que intentar que el tratamiento se acerque al paciente y sea lo más sencillo posible para que lleve su vida con la mayor normalidad posible y el fármaco no interfiera mucho en su día a día. Cuando un tratamiento es sencillo, hay mayor adherencia por parte del paciente y se puede controlar más fácilmente", explica este experto.

Con ese objetivo, Lilly ha puesto a disposición de los pacientes y de los profesionales sanitarios una nueva opción terapéutica para mejorar el control glucémico de las personas con diabetes tipo 2, y que se ofrece en un dispositivo de inyección único en este ámbito. Se presenta en una pluma ya preparada para ser utilizada, de un solo uso y con la aguja ya colocada, de modo que el paciente ni la ve ni la manipula en  ningún momento. Este proceso se encamina a facilitar una experiencia positiva en el paciente en el inicio de un tratamiento inyectable.

El objetivo es que el paciente se sienta más tranquilo a la hora de medicarse y que se elimine la tensión que algunas personas sienten con los tratamientos inyectables. "Se trata de un fármaco muy novedoso que se orienta a conseguir el control de los niveles de glucemia de una manera muy eficaz y sencilla, con sólo un pinchazo semanal. Es decir, es un medicamento potente pero también tiene un lado enfocado al paciente, para hacerle el tratamiento sencillo y cómodo. Se trata de hacer la vida más fácil al paciente para que pueda vivir con su diabetes y no para su diabetes", puntualiza el Dr. Morales.

Por otra parte, su administración semanal reduce en una medida muy importante el número de inyecciones frente a otros tratamientos inyectables diarios (313 pinchazos menos al año en relación a estos últimos). Además, puede utilizarse en cualquier momento del día, con independencia de las comidas, lo que también puede contribuir a reducir esa sensación de dependencia por parte de los pacientes, al no depender de un horario estricto.