miércoles, 20 de abril de 2016

El Hospital Quirónsalud Málaga aplica con éxito por primera vez en España una técnica para combatir la alopecia grave



La Unidad de Medicina Capilar del Hospital Quirónsalud Málaga ha puesto en marcha el Sistema Capilar Fijo (SCF), una nueva técnica pionera en España para combatir la alopecia grave y especialmente dirigida a personas que no son candidatas a trasplante capilar por no tener suficiente cabello para traspaso o porque este no sea de calidad. Estos sistemas capilares están hechos a medida y con pelo natural, acorde a las características del pelo del paciente. Se fijan al cuero cabelludo, lo que permite al paciente llevar una vida completamente normal, a diferencia de las incómodas y antinaturales pelucas. No se nota, no se mueve y es totalmente hipoalergénico.
“Me ha cambiado la vida completamente, he recuperado la imagen que perdí tras una año de sesiones de quimioterapia y radioterapia”, comenta emocionada Elisabeth, una joven malagueña que a sus 29 años se ha convertido en la primera persona en recibir este tratamiento en España al ponerse en manos de la doctores Teresa Meyer y Antonio Alcaide, especialistas de la Unidad de Medicina Capilar de Quirónsalud Málaga. Elisabeth fue diagnosticada a los 22 años de un tumor cerebral, fue intervenida y sometida a quimioterapia y radioterapia craneal. Ganó la batalla al cáncer aunque la lucha dejó huella; el tratamiento le produjo una importante alopecia local en la zona radiada, algo que le ha acompañado todos estos años, hasta ahora.
“Ante mi alopecia, empecé a usar peluca, aunque siempre debía estar alerta ante cualquier movimiento o tirón, no podía ir a la piscina o disfrutar en un parque acuático, me coartaba hasta a la hora de conocer a alguien, limitaba mi intimidad… Con este importante paso, ha cambiado todo, siento que vuelvo a tener mi pelo. El sistema es totalmente natural, nadie lo nota, hasta se me olvida que lo llevo. Lo volvería a hacer sin pensarlo y antes si hubiese existido esta posibilidad”, sentencia Elisabeth. Esas son sus palabras solo un mes después de llevar este sistema, tiempo en el que aprovecha siempre que puede para compartir su experiencia e intenta escribir sobre la misma porque sabe lo mucho que puede ayudar a otras personas.

-Sistemas Capilares Fijos
Estos sistemas se diferencian del resto por la naturalidad y comodidad que aportan. Están hechos a medida de cada paciente, con pelo natural y fijados a la cabeza. Nada tienen que ver con los sistemas de malla sino que la base se asemeja sobresalientemente al cuero cabelludo, sobre la que se coloca el cabello, pelo a pelo y respetando la orientación, densidad, color y raza de la muestra. “El paciente puede hacer una vida completamente normal, no se lo tiene que quitar, ni se mueve ni se nota. Puede bañarse en el mar, en la piscina, lavárselo con normalidad, dormir, etc. En definitiva, cualquier otra actividad que la persona haría con su cabello natural sin preocuparse por si se mueve o se cae”, comenta la doctora Teresa Meyer. La Unidad de Medicina Capilar, perteneciente al servicio de dermatología y medicina estética, enseña al paciente a retirar y reponerse el Sistema Capilar Fijo para afianzarlo cada 4-6 semanas, en lo que se tarda una hora.

-Perfil del paciente
Este sistema es, según la doctora Teresa Meyer, “la solución definitiva para toda persona que padezca una pérdida importante de cabello, que sufran de alopecia androgenética, frontal fibrosante y cicatrizal, para pacientes no candidatos a trasplante o alopecia por quimioterapia o radioterapia”. Es un procedimiento perfecto para pacientes de alopecia que busquen una solución rápida, cómoda y natural a su imagen.

El Sistema de Capilar Fijo (SCF) está especialmente indicado en los siguientes casos:
Mujeres con alopecia androgenética que no sean candidatas a trasplante y que busquen una mayor densidad de cabello y naturalidad.
Hombres con grandes alopecias en los que el trasplante capilar no les puede garantizar una gran cobertura y densidad capilar.
Pacientes en tratamiento con quimioterapia o con alopecia por radioterapia que quieran tener un aspecto natural sin tener que recurrir a antiestéticas pelucas.
Pacientes con enfermedades del cuero cabelludo en los que no esté indicado el trasplante. Algunos ejemplos son casos de Alopecia Frontal Fibrosante, Liquen Plano Pilar, Lupus Cutánea o Alopecia Central Centrífuga, entre otras.