jueves, 7 de abril de 2016

Bial apuesta por la formación especializada en alergia

Más de 300 millones de personas son alérgicas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una cifra que se prevé aumente en los próximos años hasta alcanzar la mitad de la población mundial. En España, las enfermedades alérgicas afectan a un 30% de los ciudadanos, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que advierte que 7 de cada 10 casos de asma tiene un origen alérgico. Esta realidad explica la creciente preocupación de los profesionales por recibir una formación continuada y especializada en este ámbito. Con el objetivo de cubrir esta necesidad por parte de los especialistas en alergia, Bial organiza este año una nueva edición de BIRA III y BIRA IV, dos cursos teórico-prácticos, el primero dirigido a conocer los principios de la producción estandarizada de extractos alergénicos y el segundo a la ingeniería genética.

El responsable del Laboratorio de Aplicaciones de Bial, el doctor Borja Bartolomé, explica que la formación que suelen recibir los médicos alergólogos está enfocada en la asistencia clínica. “La gran cantidad de tiempo que requiere dicha formación no permite profundizar en las técnicas de laboratorio utilizadas en el estudio de alérgenos y extractos alergénicos”.

Por este motivo, Bial ha querido completar esta formación con ambos cursos. BIRA III permite a los asistentes entender de forma más clara y completa la importancia de una inmunoterapia realizada con un extracto producido de forma estandarizada para lograr un tratamiento más seguro y eficaz para el paciente, tal y como asegura el doctor Bartolomé. Por su parte, BIRA IV tiene como objetivo que los profesionales con formación clínica “rompan el hielo en su relación con un área de trabajo experimental, muy específica, y de amplia y creciente aplicación en el ámbito sanitario”.

En la parte teórica del curso BIRA III se explica en detalle qué es un proceso de producción estandarizado de extractos y cómo se lleva a cabo.  En el curso BIRA IV se revisan los conceptos genéticos, técnicas y tecnologías de laboratorio que permiten entender cómo se clona un gen de un alérgeno o cómo se puede producir una vacuna recombinante para inmunoterapia. El doctor José Manuel Zubeldia, jefe de Servicio del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, define su experiencia como asistente a estos cursos de forma muy positiva: “BIRA III me permitió completar mi formación sobre las técnicas aplicadas al estudio de las proteínas y la posibilidad de discutir aspectos prácticos de los diferentes métodos diagnósticos de laboratorio con el profesorado. Por su parte, BIRA IV me facilitó el introducirme en nuevas técnicas que posteriormente pude aplicar para el diseño de plásmidos codificantes de secuencias CpG en la Jolla (California, EE.UU.)”. En esta misma línea, se muestra el doctor Alberto Álvarez-Perea, médico adjunto en el Hospital Gregorio Marañón, que sitúa, en su asistencia al curso BIRA III, el origen de su comprensión de las técnicas in vitro: “Esta formación despertó mi interés por ir un poco más allá y no quedarme en lo obvio”.

La parte práctica permite que los alumnos vean in situ en el laboratorio de inmunoalergia, las técnicas que se utilizan al realizar el control de calidad del proceso de producción de extractos alergénicos y, como explica el doctor Bartolomé, algunas “técnicas de manipulación del DNA que han leído en libros, pero difícilmente han visto en su práctica clínica”.

En este sentido, el doctor David González, médico adjunto en el Hospital de Fuenlabrada de Madrid y asistente aBIRA III, señala la aplicación de los conocimientos en la práctica diaria de los profesionales. “La formación recibida te permite ampliar el diagnóstico diferencial. Se trata de conocer exactamente lo que pides en una prueba”, explica el doctor González, que destaca la importancia de estos cursos para ampliar la escasa formación que reciben los alergólogos en inmunología.

Además, aprovechando la estancia para el BIRA III, se realiza un taller de dermatitis de contacto, que tiene como objetivo la revisión y actualización de las pruebas epicutáneas en el diagnóstico de esta enfermedad. El doctor José Luis García Abujeta, encargado de esta formación, afirma que el taller profundiza en este tipo de pruebas, en las baterías estándar y específicas, y en los requisitos para la “correcta realización de las mismas y su interpretación en casos prácticos de la vida real”.

Según la OMS, la atención de las enfermedades alérgicas debe ser gestionada por especialistas en alergología con un nivel adecuado de atención y conocimiento en este ámbito. Solo de esta forma, según esta organización, se pueden reducir las muertes evitables, un objetivo al que quiere contribuir Bial con los cursos de formaciónBIRA III y BIRA IV.