miércoles, 27 de abril de 2016

Banda gástrica: ¿Cuál es la clave para que funcione como tratamiento de la obesidad ?

La banda gástrica es un tratamiento para la obesidad muy popular y ampliamente utilizado y reconocido en países como EEUU, Australia, Francia, etc... con cifras de pacientes tratados de obesidad muy superiores a las que se dan en España dónde, a pesar de ser una técnica con años de trayectoria,  no ha alcanzado los niveles de reconocimiento que sí tiene en otros países.

Uno de los principales motivos de que esto sea así es porque las principales ventajas de la banda gástrica con respecto a otros tratamientos de la obesidad se pueden convertir en inconvenientes si no se hace un buen seguimiento del paciente .

La banda gástrica es uno de los métodos menos invasivos que existen para tratar la obesidad y  ha demostrado ser una técnica efectiva en la consecución de la pérdida de peso.  Al ser una técnica menos agresiva tiene menor índice de complicaciones y molestias asociadas que otro tipo de intervenciones.

Además es un procedimiento reversible que no modifica la anatomía del paciente,  que no supone cambios permanentes en el estómago y los intestinos y que, en caso necesario, puede retirarse. Asimismo es ajustable en el sentido de que la banda puede ir ajustándose aumentando o disminuyendo la capacidad del estómago según la evolución del paciente.

Como la banda gástrica permite la absorción normal de los nutrientes, el riesgo de hipoabsorción es inferior al de los procedimientos hipoabsortivos o combinados como el bypass gástrico.

Con la banda gástrica el adelgazamiento es gradual y normalmente los pacientes pierden una media de entre 0,5 y 1 kg por semana durante el primer año.


Por tanto, sus ventajas e inconvenientes son:

Ventajas
·         Procedimiento laparoscópico sencillo, estancia hospitalaria corta: 1 - 3 días.
·         Solución quirúrgica menos invasiva (ausencia de grapas o incisiones en el estómago o tubo digestivo).
·         Totalmente reversible y ajustable.
·         Riesgo mínimo de desnutrición, los nutrientes y vitaminas se absorben del todo.
Inconvenientes
·         La pérdida inicial de peso es más lenta que con el bypass gástrico.
·         El desplazamiento de la banda puede requerir su reubicación.
·         El desgaste de la banda puede obligar a su extracción.
·         El seguimiento regular es crucial para obtener resultados óptimos.
Son precisamente estos tres puntos marcados en amarillo los que pueden hacer que un paciente y un equipo médico aprovechen las ventajas y eviten los inconvenientes de esta técnica.

Para evitar los inconvenientes sólo hacen falta dos cosas:

. Que el especialista sepa  hacer un buen seguimiento médico del paciente
. Que el paciente acuda regularmente a hacerse este seguimiento y se comprometa a seguir el protocolo establecido por el centro médico.

Si estas premisas se cumplen, el éxito con la banda gástrica y el aprovechar las muchas ventajas que tienen como tratamiento de la obesidad, está asegurado.
**Nota de prensa de Esther Cela