miércoles, 9 de marzo de 2016

Una de cada diez personas tiene una enfermedad renal crónica



El Día Mundial del Riñón se celebra el segundo jueves de marzo. Su propósito es concienciar a la sociedad sobre la importancia de una correcta salud renal, así como de la prevención y del diagnóstico precoz de la enfermedad renal crónica. Esta última es considerada una asesina silenciosa porque no afloran los síntomas hasta que está avanzada.
Según los datos de la OMS, una de cada diez personas en el mundo tiene algún grado de enfermedad renal crónica y quienes la padecen tienen una probabilidad diez veces más alta de morir de trombosis cerebrales y de ataques cardiacos. Por todo ello, los hospitales Quirónsalud de Málaga y de Marbella se suman a esta conmemoración y brindan distintas fórmulas para evitar complicaciones renales o para acometer una detección temprana. Además, con motivo del Día Mundial del Riñón, ambos hospitales se han unido a ALCER (Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón) e instalarán sendas mesas informativas en sus instalaciones.
La función de los riñones es vital para nuestro organismo, pues son los encargados de eliminar los desechos y líquidos extra del cuerpo, de manera que “ayudan a controlar la presión arterial, a tener huesos fuertes, a prevenir la anemia y a mantener el equilibrio de sustancias químicas en la sangre, tales como el sodio potasio, el fósforo y el calcio”, afirma la doctora Lourdes Blanca, jefa del Servicio de Nefrología del Hospital Quirósalud Málaga.
“Evitar la obesidad, cuidar la diabetes y la hipertensión arterial, someterse a revisiones médicas, respetar las horas de descanso, eludir los excesos de cualquier tipo, especialmente en la alimentación, practicar actividad física y beber unos dos litros de agua al día” son algunos de los consejos que el doctor Alberto Marañés, jefe del Servicio de Nefrología de los hospitales Quirónsalud de Marbella y de Campo de Gibraltar, propone para combatir las enfermedades renales.


--¿Qué puede hacer por sus riñones?
Manténgase en forma y activo, pues ayuda a reducir la presión arterial y, por tanto, reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.
Controle regularmente el nivel de azúcar en la sangre. Aproximadamente la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño en el riñón, por lo que es importante que se hagan pruebas regulares para controlar sus funciones renales.
Controle su presión arterial. Aunque muchas personas son conscientes de que la presión arterial alta puede causar un derrame cerebral o un ataque cardíaco, pocos saben que también es la causa más común de daño renal.
Comer saludable y mantener su peso bajo control. Esto ayuda a prevenir la diabetes, las enfermedades cardiacas y otras condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica. También se aconseja reducir el consumo de sal.
Hacer una ingesta de líquidos saludable. Consumir mucho líquido ayuda a los riñones a eliminar toxinas del cuerpo, lo que, a su vez, se traduce en un riesgo menor de desarrollar enfermedad renal crónica.
No fume. Consumir tabaco retarda el flujo de sangre a los riñones, lo que afecta a su buen funcionamiento.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?
La enfermedad o insuficiencia renal crónica supone que los riñones estén dañados por trastornos tales como la diabetes, la hipertensión u otras causas, lo que provoca que sean menos capaces de hacer su trabajo habitual. Según la doctora Blanca, “cuando no funcionan bien, pueden aumentar los desechos en la sangre, generar complicaciones como hipertensión, anemia, huesos débiles, desnutrición y enfermedades cardiacas y vasculares”. Estos problemas pueden darse lentamente en un tiempo prolongado, muchas veces sin síntomas.

¿Cómo puedo saber si tengo insuficiencia renal?
“La mayoría de las personas con daño renal en las primeras etapas no tienen síntomas, por lo que la mejor manera de detectarlo” –advierte el doctor Marañés- “es hacerse un examen de orina una vez al año”. Este mide proteínas en la orina, conocido como microalbuminuria, y ayuda a detectar el daño renal en etapas tempranas en las personas con diabetes y/o hipertensión.
Unidad de Diálisis en el Hospital Quirónsalud Marbella

La insuficiencia renal crónica puede finalmente llevar a la necesidad de tener que someterse a diálisis o a un trasplante de riñón. La detección temprana y su tratamiento previenen o demoran estas complicaciones aunque, en caso necesario, es tranquilizador saber que hay herramientas a nuestro alcance. Este es el caso del Hospital Quirónsalud Marbella, que dispone de una Unidad de Hemodiálisis dotada con 20 puestos y la última tecnología en su campo. Con una superficie total de 500 m2, alberga dos amplias salas de tratamiento con 10 monitores de diálisis cada una, que cumplen los estándares europeos de calidad. La unidad tiene al frente a un equipo de especialistas en nefrología de reconocido prestigio con presencia física en todo momento, así como personal de enfermería con una amplia experiencia y formación en hemodiálisis.