domingo, 13 de marzo de 2016

Más de 4.500 personas reciben tratamiento en las unidades de hemodiálisis que existen en Andalucía

Un total de 4.596 personas reciben tratamiento en las 61 unidades de hemodiálisis y 15 unidades de diálisis peritoneal hospitalaria, tres de ellas pediátricas, que existen en Andalucía. Durante 2015, estas unidades permitieron realizar más de 700.000 sesiones a pacientes (un millar fueron menores) – que precisan esta terapia por la insuficiencia renal crónica que padecen. La hemodiálisis sirve para filtrar las impurezas de la sangre y eliminar las toxinas, por lo que la máquina que realiza esta función sustituye a los riñones enfermos.
Con motivo de la celebración esta semana del Día Mundial del Riñón, la Consejería de Salud ha destacado que la prevención es la principal arma para luchar contra las patologías renales, manteniendo una dieta equilibrada, bebiendo diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua, evitando el consumo de tabaco y alcohol y realizando ejercicio con regularidad. Tanto en personas con hipertensión arterial como en aquellas con diabetes, el buen control de la enfermedad es fundamental igualmente para prevenir el deterioro de los riñones.
Este año, la prevención desde la infancia marca el énfasis puesto durante la conmemoración del Día Mundial del Riñón, ya que la detección precoz desde la propia gestación y edades tempranas hasta el control de los factores de riesgo, permiten evitar el daño renal en la edad adulta.
Así, dado que gran parte de la enfermedad renal en adultos tiene sus raíces en la infancia, hay que insistir en la importancia de evitar la obesidad, la diabetes y la hipertensión, por sus consecuencias cardiovasculares y renales. Deben, por tanto, limitarse las dietas hipercalóricas poco saludables, el exceso de sal en comidas y aperitivos, bebidas con alto contenido en azúcar, comidas hiperprotéicas que están por encima de las necesidades reales y cambiar algunos hábitos de ocio por la realización de ejercicio físico.
Trasplante renal
A 31 de diciembre de 2015, de las 9.732 personas con tratamiento renal sustitutivo contabilizadas en Andalucía, el 47,2 % vivían gracias a la diálisis (4.184 en hemodiálisis y 412 en diálisis peritoneal), mientras que 5.136 personas (el 52,8 %) contaban con un trasplante renal funcionante. Se trata de un dato muy positivo, en cuanto a pesar de los avances médicos y tecnológicos y de la excelencia del trabajo multidisciplinar que realizan los profesionales de Nefrología, Urología, Pediatría y Enfermería en el tratamiento de la enfermedad renal, el trasplante representa, frente a la diálisis, una mayor calidad de vida para las personas con insuficiencia renal crónica, ya que los pacientes dejan de depender de una máquina, a la que se conectan durante varias horas varios días a la semana, para vivir.
Para conseguir que la cifra de personas trasplantadas sea actualmente mayor a la de personas que precisan hemodiálisis, ha sido muy importante el impulso dado desde la sanidad pública andaluza a otras modalidades de trasplante renal, como son el trasplante renal de vivo (dentro del seno familiar, cruzado o altruista), con mayor tasa de supervivencia del órgano. Los pacientes pediátricos, con prioridad en la lista de espera, se han beneficiado especialmente de estas estrategias en los últimos años.  
En 2015 se realizaron en los hospitales públicos andaluces un total de 453 trasplantes renales, de ellos 60 fueron de donante vivo. Del total de trasplantes renales, 15 fueron infantiles (4 de ellos de donante vivo). La distribución por hospitales de este tipo de trasplantes ha sido: Hospital Puerta del Mar de Cádiz (59); Hospital Reina Sofía de Córdoba (68), Hospital Virgen de las Nieves de Granada (76); Hospital Regional de Málaga (127) y Hospital Virgen del Rocío (123). Este último centro es el de referencia para realizar trasplantes renales pediátricos en la comunidad autónoma.
Las estrategias desarrolladas en Andalucía para favorecer los trasplantes de riñón, además de las derivadas de la donación de vivo, también incluyen el fomento de la donación en asistolia o a corazón parado y el trasplante birrenal. Todas estas medidas, han permitido reducir en un 13,24% el número de pacientes a la espera de un trasplante de riñón en los últimos cinco años e incrementar en un 281% el número de implantes de este órgano desde 1991. Desde 1978 se han realizado 522 trasplantes de donante vivo, 305 en los últimos cinco años (58,4%). Asimismo, Andalucía acumule el 26% de los trasplantes renales cruzados hechos en España desde 2009.
Desde que se hizo el primer trasplante de riñón en la comunidad en 1978, se han realizado en Andalucía más de 9.000, lo que ha permitido que alrededor de 5.000 pacientes tengan en la actualidad un riñón trasplantado funcionante.
Concretamente, en lo que se refiere al trasplante procedente de donantes en asistolia (también conocido como donantes a corazón parado), el porcentaje de donantes en Andalucía, en 2015, llegó al 21,9%, casi seis puntos por encima del porcentaje nacional (16%).
Certificación de competencias en hemodiálisis y trasplante renal
Esta misma semana, la Consejería de Salud ha abierto la posibilidad de que los profesionales de enfermería encargados de atender a personas en procesos de diálisis y trasplante renal puedan certificar sus competencias profesionales con la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), gracias a un nuevo manual de estándares de calidad disponible en la página web de la ACSA (www.juntadeandalucia.es/agenciadecalidadsanitaria).
Para obtener la certificación de sus competencias, los profesionales de enfermería tendrán como referencia el ‘Manual de competencias profesionales del/de la Enfermero/a de Diálisis y Trasplante Renal’, que contiene un total de 32 buenas prácticas y 76 evidencias sobre las cuales deben aportar pruebas de su realización y que hacen referencia a aspectos tales como el control de dispositivos para el tratamiento renal sustitutivo, la educación para la salud, la seguridad del paciente o la personalización de los cuidados.