jueves, 17 de marzo de 2016

Las vacaciones de Semana Santa generarán estrés a dos de cada cinco españoles según un informe de Nascia

Llegan las vacaciones y con ellas el descanso, pero también un problema hasta que se llega al destino deseado. Dos de cada cinco españolessufrirán episodios de estrés en los preparativos de las vacaciones de semana santa, según informan los centros especializados en tratamientos de estrés y ansiedad Nascia.
Los casos de estrés se disparan además en el caso de las familias con hijos, puesto que la organización del viaje y el rigor a la hora de tenerlo todo controlado pasa factura alterando los estados fisiológicos habituales.
Aumento del pulso y ritmo cardíaco, respiración irregular, dificultad para conciliar el sueño e incluso dolores musculares son algunos de los síntomas que se experimentan, curiosamente, cuando nos preparamos para buscar unos días de relax.
Pablo Muñoz, Director de los centros Nascia, informa que “es bastante habitual preparar con estrés unas vacaciones. A mayor número de hijos menores o en edades pre adolescentes, más posibilidades de estresarse puesto que son máscosas que tenemos que tener en cuenta. Además el componente de las fobias aalgunos medios de transporte, como el miedo a volar, está presente en al menos dos de cada cinco viajeros que son candidatos a ataques de ansiedad y cuadros de estrés previo
Y es que los sudores fríos, la hiperventilación o la dificultad para conciliar el sueño los días previos a un vuelo se manifiestan de una manera más habitual de lo que se piensa. El avión resulta un problema para más del 30% de los viajeros, causando episodios de ansiedad en la mayoría de ellos. El miedo a la carretera o a viajar en tren también está presente pero en menor medida que cuando se viaja por el aire. Apenas el 10% de los viajeros tienen fobia al tren y un 5% a los viajes largos en carretera.
Una de las figuras más afectadas por el estrés previo a las vacaciones es la de la madre trabajadora. Raquel San Martín, Directora de Nascia Pozuelo, afirma a este respecto “que a las madres trabajadoras, como es mi caso, nos cuesta mucho poder tener bajo control situaciones como las de preparar un viaje con el tiempo que nuestro trabajo nos permite. Por eso el mejor consejo es el de planificar con tiempo, hacer listas, realizar ejercicios de respiración y orientar nuestrodescanso a un descanso efectivo con horas de sueño reparadoras en los días previos”, indica.

Consejos para prevenir el ‘estrés del viajero’
Aunque los cuadros de ‘estrés del viajero’ que se presentan en la mayoría de los casos se diluyen en el momento que se empiezan a disfrutar las vacaciones de semana santa, conviene tener en cuenta una serie de consejos que ayudan a prevenir situaciones de estrés.
  • Planifica tu viaje con tiempo. Los viajes de última hora suelen ser baratos para el bolsillo pero caros para tu salud, especialmente si mueves familia.
  • Haz listas. Elabora con tiempo una lista de todo aquello que necesite tu equipaje y por otro lado toda la documentación que precises.
  • Busca colaboración. No acumules toda la organización del viaje, encarga a tu pareja que se ocupe de una parte y, en el caso de tener hijos adolescentes, que se ocupen de sus equipajes aunque luego supervises.
  • No modifiques tus costumbres, intenta que el sueño en los días de organización del viaje sea reparador con técnicas básicas de respiración que te ayuden a conciliarlo rápido.
  • Vigila tu alimentación, la tendencia a desarreglos en las comidas por ansiedad y estrés en los días previos al viaje puede estar presente y eso puede alterar tu estado habitual.
  • Haz ejercicio y, si no lo haces habitualmente, dedícate treinta minutos para un paseo largo que te permita desconectar por un tiempo de las horas que te quedan de trabajo y las cosas pendientes de organizar del viaje.

Técnicas para vencer cuadros de estrés y ansiedad
Finalmente la Doctora Raquel Palacios del centro Nascia de Moncloa, especialista en alergología y respiración, aconseja un ejercicio básico a la hora de salir de un cuadro de estrés y ansiedad que consiste en relajar los hombros y el pecho, inhalar con profundidad desde el vientre y hacer una pausa para posteriormente exhalar y deshinchar el vientre. Con este ejercicio mantendremos la concentración para lograr una respiración abdominal y no torácica, que se produce en los casos de estrés y ansiedad y que además es perjudicial. Se debe repetir las veces que sean necesarias hasta mejorar nuestro estado ya que así también controlaremos otras variables fisiológicas como el pulso y ritmo cardíaco.
Otra técnica está basada en la prevención y se trata del biofeedback. A base de entrenamientos de las variables fisiológicas que entran en juego en los cuadros de estrés y ansiedad, se estará preparado/a para cuando llegue el momento y de forma natural se conseguirá un autocontrol que ha sido previamente preparado. Entrenar la concentración a través de lainformación que nos proporciona nuestro cerebro en tiempo real o la respiración con sencillos ejercicios frente a la pantalla son algunos de los ejemplos que el biofeedback aporta y que en apenas 8 sesiones resulta casi definitivo.