jueves, 10 de marzo de 2016

El Hospital Nisa Sevilla-Aljarafe Humaniza el área de Pediatría y las salas de dilatación

El Hospital Nisa Sevilla-Aljajafe ha culminado el proceso de Humanización del Área de Pediatría y las Salas de Dilatación. 
El objetivo ha sido dotar de color e imágenes adecuadas a las zonas pediátricas, a las salas de dilataciones y a algunas de las zonas comunes de este centro hospitalario. Las formas que se han utilizado en ningún caso serán perjudiciales para el paciente y los colores serán beneficiosos, con unas características específicas que influyen de manera positiva en su ánimo.
En una revisión bibliográfica de la Fundación Chilena Nuestros Hijos se afirma que “introducir el arte y la decoración en los hospitales infantiles trae consigo múltiples beneficios: mejorar la acogida y la estancia de los niños que están en ellos, estimula su imaginación y creatividad, produce mayor bienestar, reduce el estrés y los sentimientos negativos”.
El psicólogo ambiental Roger S. Ulrich, a través de varios estudios, afirma  que aquellos pacientes que tienen “vistas a un paisaje necesitan menos analgésicos y menos días par ser dados de alta”.
El bienestar del paciente  ha sido el objetivo principal de Hospitales Nisa desde el primer momento, pero no el único. Los profesionales de estos servicios también pasan muchas horas con sus pacientes. 
Para esta humanización del servicio de Pediatría se han creado dos mascotas (aNiseta y aNisete) que visten las paredes y las consultas con vinilos en los que juegan en la playa, hacen de exploradores o se van a la luna. También se han hecho reformas en el área de Dilataciones, “con la idea de crear un entorno más relajado y bello en un momento tan importante de la vida de la madre y su familia”, asegura Manuel Rodríguez, director del Hospital.
Las pacientes que acuden a las salas de dilatación ven desde que entran fotografías, realizadas ad hoc por el fotógrafo Andrés Hernández Zuazo para Hospitales Nisa, de hojas frescas colgadas sobre una pared verde que envuelve el espacio. El techo se ha convertido en un tragaluz luminoso retroiluminado con luces LED, con reproducciones fotográficas de cielos, ramas de árboles y flores que aparecen y desaparecen y que transmiten el color, la profundidad y la perspectiva de un cielo real, para que la sensación sea la de estar recostado en un prado.
A parte del servicio de Pediatría, Hospitales Nisa humanizará también con el asesoramiento y ayuda de la Fundación Curarte otras las zonas del Centro.