jueves, 10 de marzo de 2016

El Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH) admitirá como miembros a profesionales portugueses

 El trasplante de médula ósea o trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) es una actividad creciente y diversificada en sus contenidos. Se aplica en todas aquellas enfermedades para las que no hay otra alternativa terapéutica. Tal es el caso de algunas leucemias, linfomas y mielomas. Cada vez más, conlleva una superespecialización dentro de la especialidad de Hematología y Hemoterapia, y su actualización y dinamismo constituye un reto para la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), que busca satisfacer con rigor las necesidades de los pacientes hematológicos.
 En este contexto, hoy y mañana se celebra en Málaga la Reunión Anual del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH), de la SEHH, que por primera vez arbitrará el mecanismo para admitir como miembros a los profesionales portugueses que lo deseen, a instancias del Instituto Portugués de Oncología (IPO) de Oporto.
 En esta edición “se discutirán las novedades más recientes en las diversas formas de prevenir la enfermedad injerto contra huésped (EICH) en los diferentes tipos de trasplante alogénico de progenitores hematopoyéticos o alo-TPH, y se abordará el papel de la inmunoterapia celular, mediante el uso de linfocitos T modificados (CARTs), en el tratamiento del cáncer hematológico”, apunta el doctor José Luis Díez, presidente del GETH.
 El experto ha hecho balance de los últimos cuatro años del GETH, destacando la evaluación científica de los TPH alternativos y el impulso dado a las relaciones con las agencias estatales responsables de la regulación del ramo, como la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)”, afirma. “Más concretamente, con la ONT se ha colaborado muy estrechamente en los planes nacionales de Cordón Umbilical y de Médula Ósea, y este año hemos suscrito un convenio de colaboración, al que se ha sumado la SEHH, para facilitar las tareas comunes y la financiación de iniciativas formativas”. Otro fruto de tan estrecha colaboración ha sido la reciente regulación de la figura del responsable hospitalario de TPH, que “agilizará la atención a los pacientes y donantes que lo precisen”.