lunes, 21 de marzo de 2016

El 45% de los casos de pérdida de audición por contaminación acústica requieren el uso de audífonos

Los casos de pérdida de audición por contaminación acústica reflejan los altos índices de decibelios a los que está sometida la población. Según datos del Grupo Empresarial Audiológico GEA, el 45% de los casos requieren audífonos para paliar esas pérdidas.
La OMS afirma que el 76% de la población que vive en centros urbanos sufre un impacto acústico muy superior al recomendable, lo que provoca no solo un empeoramiento en la calidad de vidasino un riesgo auditivo para todos los habitantes.
Aunque la ley del ruido en España es tajante en cuanto a los límites permitidos en función de tramos horarios, la exposición de determinadas viviendas en zonas próximas a aeropuertos, ferrocarriles o actividades industriales, entre otras, suponen un riesgo para la salud auditiva de muchos habitantes en nuestro país.
José Antonio Cortázar, Coordinador del Grupo Empresarial Audiológico, indica que “existen además una serie de profesiones con riesgo añadido para la salud auditiva que en más de la mitad de los casos requieren la ayuda de un audífono para paliar los problemas que la exposición continuada a elevados niveles de ruido les ha causado con el paso del tiempo. Los trabajadores de la construcción y obras, camareros de bares y discotecas nocturnos, mineros o los trabajadores de aeropuertos a pie de pista son, entre otros, los que acaban utilizando en muchos casos la ayuda del audífono
Y es que los traumatismos acústicos agudos provocados por una exposición breve pero muy intensa al ruido como por ejemplo una explosión, genera una hipoacusia con alteraciones de equilibrio, acufeno y dolor en el oído que en algunos casos resulta irrecuperable y en otros el tratamiento médico puede resultar providencial.
Pero si hablamos de traumatismos acústicos crónicos que son los relacionados con una exposición a ruidos de intensidad nociva, de forma reiterada y constante generan lesiones que dependen de factores como la genética, el grupo sanguíneo o el sexo. A la larga, lasprofesiones de riesgo acústico son las que acaparan este tipo de traumatismos.

Niveles de ruido
Para poder comparar situaciones de ruido y los distintos niveles, el Grupo Empresarial Audiológico GEA pone ejemplos muy concretos de la vida cotidiana categorizados según el nivel de decibelios:

10 dB respiración sosegada
20 dB estancia en una biblioteca
40 dB conversación cercana
50-60 dB aglomeración de personas
70 dB aspiradora casera
80 dB paso del tren
90 dB ruido del tráfico
100 dB ruido de una taladradora
110 dB ruido en un concierto
120 dB ruido del motor de un avión
130 dB ruido del despegue de un avión
140 dB umbral de dolor

Hasta los 70 dB se considera un ruido nada nocivo para las personas y con el que se puede convivir, a partir de los 70 y hasta los 90 dB se trata de contaminación acústica moderada y a partir de los 100 dB ya es considerada muy perjudicial con efectos potencialmente nocivos.

Prevención
Podemos con algunos gestos prevenir ciertos problemas derivados de la contaminación acústica en el día a día.
El volumen de los auriculares no debesuperar el 60% del total con el fin de que los oídos no sufran por encima del umbral permitido. Además se debe procurar que esto no sea una actividad diaria, concediendo el descanso que el sistema auditivo se merece.
El cumplimiento exhaustivo de las leyes de prevención de riesgos laborales en profesiones expuestas a la contaminación acústica resulta imprescindible para reducir los efectos que el ruido de máquinas, motores y obras pueden causar en el trabajador. Se recomienda especialmente en estos colectivos los estudios audiológicos preventivos cada cierto tiempo, con el fin de detectar posibles pérdidas subsanables.
En el caso de residir en zonas potencialmente peligrosas por la contaminación acústica el uso de los tapones en las franjas horarias de mayor exposición al ruido ayudará a preservar mejor la salud auditiva.

Finalmente, José Antonio Cortazar del GEA expone la realidad de la contaminación acústica en España “ya que al menos un millón de personas utilizan audífonos por problemas derivados del ruido, con pérdidas que tienen distintos niveles de severidadpero que son consecuencia de exponerse a ambientes perjudiciales de forma habitual”, informa.