lunes, 22 de febrero de 2016

Tiempos de espera más cortos y un mejor acceso a nuevos medicamentos, los dos cambios en el sistema de salud más demandados por los españoles

La reducción de los tiempos de espera es el cambio más importante que necesita el sistema de salud en nuestro país en la próxima década. Así opina al menos el 40% de los españoles sondeados por Astellas Pharma como prólogo al “Innovation Debate 2016 – Preparando la atención sanitaria para el fututo, un encuentro que esta compañía farmacéutica organiza anualmente para que reconocidos expertos internacionales analicen el papel de la innovación ante los retos de la atención sanitaria en todo el mundo.
 
La encuesta, realizada en cinco países europeos (Reino Unido, Francia, Holanda, Italia y España), revela también que la mejora en el acceso a nuevos medicamentos es el segundo cambio más demandado por los españoles al sistema de salud, con un 27% de los sondeados, seguido de un mayor acceso a profesionales sanitarios de prestigio (14%), una mayor proximidad de los servicios sanitarios (10%) y una mayor dedicación de tiempo de los médicos a los pacientes (5%).
 
Llama la atención, de hecho, que la práctica totalidad de los españoles entrevistados, el 99%, crea necesarios cambios como estos en el sistema de salud, lo que constituye el porcentaje más alto entre los cinco países sondeados. Son mayoría, además, los que consideran que tales cambios deben ser sustanciales (52%), frente a los que hablan de cambios moderados (42%) o menores (5%). 
 
Ahora bien, que los ciudadanos piensen que el sistema sanitario es susceptible de mejoras no quiere decir que tengan mala imagen de él. El 48% de los encuestados valoran positivamente su calidad frente a los que lo hacen de forma negativa (28%), con un 23% de encuestados cuya percepción es “ni positiva ni negativa y sólo un 1% que prefiere no manifestarse al respecto. Además, el 42% cree que los servicios de la sanidad pública son mejores que los de la privada, un 30% no opina sobre la cuestión y un 25% tiene en mayor estima los servicios privados.
 
Respecto al conjunto formado por los dos tipos de sanidad, cuando se pide a los españoles que se pronuncien sobre la relación calidad-precio de la atención sanitaria que reciben (entendiendo por “precio” el dinero con que la financian vía impuestos o seguros privados), el 43% están de acuerdo en que esa relación es buena frente al 34% que piensa lo contrario, con un 21% de indecisos y un 2% que no sabe/no contesta. 
 
También en materia de financiación, aunque referida sólo a la sanidad pública, son mayoría (64%) los ciudadanos que consideran insuficientes los recursos económicos destinados por la administración al sistema de salud. Sin embargo, preguntados sobre su disposición a pagar más por algunos servicios, sólo 1 de cada 4 españoles lo haría para lograr una mayor rapidez en la atención sanitaria y 1 de cada 3, para mejorar el acceso a nuevos medicamentos.
 
De media, la cantidad extra que los españoles estarían dispuestos a pagar para contribuir mensualmente a incrementar la financiación de los servicios de salud es la más baja de los cinco países sondeados, con 7,96 euros. Quizá por ello se encuentran también entre los europeos más abiertos a explorar el uso de tecnologías para agilizar los plazos de la atención sanitaria sin aumentar los costes. Es el caso de las consultas con sus médicos mediante webcams, que un 45% emplearía frente a un 26% que no las contemplaría.

La encuesta de Astellas Pharma indaga finalmente en el impacto del envejecimiento de la población en la sanidad. En este sentido, el 79% de los españoles, el porcentaje más alto de los cinco países sondeados, piensa que es el Estado quien deberá financiar los cuidados que precisen cuando lleguen a la tercera edad, bien sea en residencias o en sus propios domicilios. Sin embargo, sólo el 40% cree que tales cuidados serán de alta calidad.