martes, 2 de febrero de 2016

La Universidad Europea lidera un estudio sobre el riesgo de padecer cáncer de la población norteafricana‏

 La Universidad Europea, a través de su Centro de Excelencia de Investigación en Salud y Ciencias de la Vida y del Deporte, ha liderado un proyecto de investigación en colaboración con la Universidad de Barcelona, la Universidad Chouaib Doukkali de Marruecos y la Universidad Monastir de Túnez, sobre la mutación de algunos genes que pueden asociarse a un mayor riesgo de padecer un tipo cáncer entre la población norteafricana.

La transformación de una célula normal en tumoral se debe a alteraciones que tienen su origen en factores genéticos y agentes externos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la principal causa de muerte a nivel mundial. En 2012, el último año con registro completo, se diagnosticaron 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes relacionadas con esta enfermedad, una cifra que se prevé aumente un 70% en los próximos 20 años.

A pesar de ser una de las enfermedades más peligrosas para el hombre, los avances en medicina permiten prevenir y curar gran parte de los casos diagnosticados. La OMS estima que se podrían salvar 2 millones de vidas si se pusieran en práctica los conocimientos disponibles y se llevaran a cabo las acciones que se han mostrado eficaces para controlarlo y detectarlo precozmente.

En este sentido, la catedrática del departamento de Ciencias Biomédicas Básicas de la Facultad de Ciencias Biomédicas y de la Salud de la Universidad Europea, la doctora Ana Fernández-Santander, que lidera el estudio sobre las mutaciones de los genes llamados citocromos, asegura que el descubrimiento de biomarcadores asociados a distintos tipos de cáncer podrá ser de gran utilidad en la detección precoz y en el manejo de esta enfermedad. “Este trabajo trata de explorar y aportar información sobre si algunas mutaciones, que ya son conocidas en muchas poblaciones europeas de diferentes países, también se encuentran entre la población norteafricana y qué frecuencias presentan”, explica la doctora Fernández-Santander, que destaca la importancia de conocer bien la estructura genética de una población “poco explorada” para estos marcadores como la autóctona del norte de África.

El estudio se ha centrado en el análisis de las mutaciones de los citrocromos CYP3A4 y CYP3A5 en 200 individuos de origen marroquí y tunecino sanos y que eran autóctonos de la zona al menos en 3 generaciones. Los resultados, publicados en la revista International Journal of Biological Markers, ponen de manifiesto que los individuos de Túnez presentan mutaciones con proporciones similares a las observadas en poblaciones europeas. Sin embargo, la población de bereberes marroquíes muestra una frecuencia relativamente alta (18,4%) de un haplotipo (combinación de mutaciones), CYP3A4*1B/CYP3A5*3, asociado a un mayor riesgo de padecer cáncer de próstata en población africana. Este porcentaje es superior a la de la población de Túnez (8,4%), diferentes poblaciones europeas (0,6%) y población afroamericana (5,3%).

Los datos confirman la hipótesis de que la población bereber marroquí es portadora de este haplotipo de riesgo en porcentaje muy superior a otros grupos humanos, lo cual debería tenerse en cuenta desde un punto de vista epidemiológico como un posible biomarcador para la detección temprana del cáncer de próstata, tal y como afirma la doctora Fernández-Santander.

En España fallecen aproximadamente unos 5.400 hombres al año como consecuencia del cáncer de próstata (el 8,6% de todas las muertes por cáncer masculino y el 2,8 % del total entre los hombres). Este tumor representa la tercera causa de fallecimiento por cáncer en los varones, tras el cáncer de pulmón y el colorrectal, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Sin embargo, la supervivencia ha mejorado en la última década y se espera que esta tendencia continúe gracias a la aplicación de forma generalizada de los test de diagnóstico precoz, como el de determinación de niveles de PSA (antígeno específico de la próstata) en sangre.

Sobre la Universidad Europea
                                                                                             
La Universidad Europea, que lidera el mercado español de educación superior privada, es una institución educativa de vocación innovadora y reconocido prestigio con más de 16.000 estudiantes. Su misión es la de proporcionar a sus alumnos una educación integral, formando líderes y profesionales preparados para dar respuesta a las necesidades de un mundo global, aportando valor en sus profesiones y contribuyendo al progreso social desde un espíritu emprendedor y de compromiso ético.

La Universidad Europea tiene como objetivo, además, generar y transferir conocimiento a través de la investigación aplicada, situándose en la vanguardia del desarrollo intelectual y técnico. Fiel a su vocación innovadora, sustenta su actividad en torno a tres valores fundamentales: la empleabilidad de sus egresados, la internacionalidad y la potenciación de las competencias y habilidades del estudiante.

Actualmente, la Universidad Europea cuenta con tres centros universitarios: Universidad Europea de Madrid, Universidad Europea de Valencia y Universidad Europea de Canarias. Estos centros acogen siete Facultades y Escuelas de Grado, y cuatro Escuelas de Postgrado: la Escuela de Postgrado de la Universidad Europea, IEDE Business School y la Escuela de Universitaria Real Madrid - Universidad Europea. La institución cuenta con un Centro Profesional, que imparte Ciclos Formativos de Grado Superior y comparte el mismo espacio universitario que las demás modalidades de enseñanza superior en Madrid y Valencia. Asimismo, la Universidad Europea ha puesto en marcha Universidad Personal, una metodología de estudio innovadora que se basa en tres pilares fundamentales: flexibilidad, personalización e interacción, y cuyo objetivo es el de facilitar el acceso a la educación superior de todos aquellos estudiantes que buscan compatibilizar sus responsabilidades, profesionales y personales, con una formación de calidad.

Fiel a su compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa, la Universidad Europea pertenece a la Red Madrileña de Universidades Saludables (REMUS), creada de forma conjunta por la Consejería de Sanidad y los centros de formación superior de la Comunidad de Madrid con el objetivo de incorporar la salud en la cultura universitaria.