martes, 23 de febrero de 2016

Cuatro inspiradoras innovaciones que ayudan a reducir la mortalidad infantil en los países en desarrollo comparten el premio de 1 millón de dólares que otorgan GSK y Save the Children

GSK y Save the Children han revelado el nombre de los ganadores de su  “III Premio de Innovación Sanitaria” de un millón de dólares y que reconoce innovaciones creadas en países en desarrollo y que permiten reducir la mortalidad en los niños menores de cinco años. Un sistema electrónico de registro de vacunas en Vietnam ha ganado la mayor parte del premio, seguido de una bolsita de aluminio para administrar de forma adecuada medicamentos antirretrovirales a recién nacidos en Ecuador; un paquete de cuidado integral para madres y recién nacidos en Kenia; y una herramienta para comprender mejor la mortalidad infantil en Sudáfrica.

El Premio es una importante iniciativa desarrollada dentro de la alianza de cinco años entre GSK y Save the Children y, a través de ella, las dos organizaciones combinan sus recursos, opiniones y experiencia para ayudar a salvar la vida de un millón de niños. La innovación – entendida como el desarrollo de medicamentos pediátricos o como algún trabajo conjunto relacionado con nuevas formas de responder a crisis humanitarias – es esencial para la colaboración y para la mejora de las perspectivas de los niños. La alianza ha tratado de identificar las innovaciones que tienen una repercusión significativa en la reducción de la mortalidad infantil y ha tratado de ayudar a compartir y reproducir sus enfoques a través del Premio. Desde 2013, se han reconocido más de una docena de métodos innovadores.

Lisa Bonadonna, responsable de la alianza GSK-Save the Children, afirma: "Cuando pusimos en marcha la colaboración, y el “Premio de Innovación Sanitaria”, nos propusimos identificar ideas brillantes que surgiesen en países en desarrollo y que ayudasen a salvar las vidas de niños. Las últimas innovaciones lo están logrando mediante el fortalecimiento de los sistemas sanitarios y la mejora del acceso a la asistencia sanitaria para madres y niños en algunas de las comunidades menos favorecidas. Esperamos ver progresar y compartir sus fantásticas ideas, al igual que lo han hecho anteriores ganadores". 

Mavis Owusu-Gyamfi, Director del Programa de Política y Calidad de Save the Children y miembro del jurado del premio, añade"Los candidatos al “Premio de Innovación Sanitaria” de este año han demostrado una vez más que, normalmente, son las personas afectadas o aquellas que se encuentran muy cercanas al problema, las que generan las mejores soluciones. Las soluciones sanitarias pioneras que seleccionó el jurado ya están ayudando a salvar vidas de niños en las comunidades. Confío en que a través del reconocimiento y dotación de este Premio, estas innovaciones ganadoras puedan reproducirse para ayudar a generar un mayor impacto en los niños más vulnerables del mundo".

Además de reconocer las innovaciones que ayudan a reducir la mortalidad infantil, esta tercera edición del Premio se centró especialmente en el fortalecimiento de los sistemas sanitarios. Teniendo en cuenta que hay millones de personas que todavía no tienen acceso a la sanidad básica, el Premio reconoció las innovaciones que han demostrado ayudar a mejorar el acceso al sistema sanitario público para las mujeres embarazadas, madres y niños menores de cinco años. Seleccionadas entre más de 100 candidaturas procedentes de 26 países por un jurado compuesto por expertos en salud de todo el mundo, los ganadores son:

PATH -  premiado con 400.000 $ por “Immreg”, un sistema digitalizador de registros de vacunación en Vietnam. En vez de registros por escrito, que pueden resultar lentos y llevar a cometer errores, los trabajadores en la provincia de Ben Tre ahora emplean un ordenador o smartphone para supervisar las existencias de vacunas, inscribir a las mujeres embarazadas y recién nacidos, así como para realizar un seguimiento de las vacunas que han recibido. Asimismo, pueden recordar a las mujeres, a través de un mensaje de texto, que deben recoger las vacunas para ellas y sus hijos. Este sistema está permitiendo que los profesionales sanitarios ahorren mucho tiempo y que se mejore el acceso a la vacunación. “Immreg” ha reducido el tiempo para generar las listas mensuales de niños pendientes de vacunación desde uno a dos días a tan solo 5-30 minutos. Las tasas de vacunación completa en niños durante el primer año de vida han aumentado del 74,3% al 77,8% en un programa piloto de un año de duración.

Fundación VIHDA, Ecuador – premiada con 226.600 $ por su uso innovador del “Pratt Pouch”. Se trata de una bolsa de plástico pequeña, parecida a las sobres de kétchup de los restaurantes de comida rápida, que permite a las madres administrar los medicamentos antirretrovirales a los recién nacidos de forma más precisa y eficaz. La transmisión del VIH de madre a hijo se puede prevenir mediante la administración al bebé de medicamentos antirretrovirales, en combinación con otras intervenciones, inmediatamente después del parto y durante los primeros treinta días de vida.1 Sin embargo, puede resultar difícil para los padres medir la dosis correcta desde una botella de medicamento líquido. Los primeros resultados indican que el “Pratt Pouch”, que se rellena con la cantidad exacta de medicamento necesario por dosis, ha mejorado la precisión de la dosis de un 50% a más de un 90%. Las madres encuestadas señalaron que lo encontraban sencillo de manejar, más sostenible y que se derrochaba menos.

2020 MicroClinic Initiatives, Kenia – premiado con 176.600 $ por la “Operación Karibu” (OpK), un programa de bienvenida de atención para madres primerizas. Las primeras 48 horas de vida son esenciales para la supervivencia2 del recién nacido, por lo que el acceso a la sanidad es muy importante en esos momentos. "OpK" ha identificado tres formas de alentar a las mujeres embarazadas a solicitar atención médica, durante y después del parto. A las mujeres que dan a luz en la clínica, atendidas por profesionales cualificados, se les entrega un conjunto de ropa de bebé, incluidos pañales hechos de camisetas de algodón reciclado, se les ofrece transporte de emergencia a la clínica, así como formación en cuidados del bebé a un acompañante al parto que elija la mujer. Se controla a las mujeres y a los recién nacidos a través de un sistema electrónico durante los primeros treinta días. Durante los tres años de programa, no se han registrado muertes de neonatos o de las madres en ninguno de los sitios en los que se ha implantado “Opk”.

SA MRC Maternal and Infant Health Care, Sudáfrica- premiado con 176.600 $ por “Child PIP”, una herramienta de auditoría para revisar cuidadosamente los fallecimientos de bebés y niños en los hospitales sudafricanos. El principal objetivo es permitir que los equipos sanitarios locales entiendan las causas de la mortalidad infantil en su zona a fin de mejorar la calidad de la atención. El sistema permite identificar todos los fallecimientos y recopilar información importante. Esto incluye detalles sobre la salud del niño y la principal causa o causas de muerte. Mediante la identificación de patrones y modos en los que podrían cambiar los procedimientos sanitarios, la herramienta se ha empleado para ayudar a los hospitales y al sistema sanitario en su conjunto a mejorar y adaptar la atención a los niños. Los equipos sanitarios ahora emplean “Child PIP” en más de la mitad de los hospitales públicos y en las nueve provincias del país.

Al dar su opinión sobre el premio, el Catedrático Sir Liam Donaldsonantiguo Director de la División Médica de Inglaterra y miembro del jurado, afirmó: "La creatividad y el espíritu de superación de los candidatos al Premio, muchos de ellos trabajando en las zonas más pobres del mundo, fue muy inspirador. Es esencial que se identifiquen y evalúen dichos proyectos innovadores y que los beneficios se compartan ampliamente".

Con la dotación del premio, los ganadores planean ampliar sus innovaciones de forma que se pueda mejorar el acceso a la sanidad. 2020 MicroClinic Initiatives empleará el premio para mejorar las operaciones y demostrar el impacto de “OpK” en 1.500 niños de entornos rurales. PATH expandirá “Immreg” a otra provincia de Vietnam y adaptará el sistema para abordar la malnutrición infantil. “Immreg” controlará los principales indicadores de nutrición tales como el peso, la altura y las deficiencias de vitamina A del niño. Los padres recibirán mensajes de nutrición por SMS, así como los recordatorios para las vacunas. Se estima que esto ayudará a mejorar la cobertura de vacunas y nutrición de 194.425 niños menores de cinco años.

Mona Byrkitlíder del Programa Mekong de PATH, afirmó que "La dotación del Premio de Innovación Sanitaria nos permitirá llevar “Immreg” a otro nivel, aumentar su funcionalidad para mejorar la nutrición infantil y proteger incluso a más niños de enfermedades evitables mediante la vacunación".