martes, 2 de febrero de 2016

Células madre de cordón umbilical en la lucha contra el cáncer

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) cifraba en 227.076 los casos de personas que padecerían cáncer en 2015. Hoy, los avances médicos demuestran que las nuevas terapias basadas en células madre de cordón umbilical son un tratamiento eficaz contra determinados tipos de cáncer para regenerar la formación de la sangre y reconstituir el sistema inmunitario.
La sangre de cordón umbilical contiene un número extraordinariamente grande de células madre, sobre todo jóvenes, que permiten la renovación de las células sanguíneas. Si en el momento del parto se extrae y se conserva en bancos privados*, en caso de enfermedad la persona dispondrá de ellas durante toda su vida.

Secuvita-Vita 34, siete experiencias de terapia de células madre de cordón umbilical en el tratamiento de cáncer
Secuvita, única empresa de obtención y criopreservación de células madre de la sangre del cordón umbilical (SCU) en España con banco propio en Alemania -Vita 34-, cuenta con varios casos que demuestran la eficacia de la terapia de células madre de cordón umbilical como opción terapéutica en el tratamiento del cáncer. De los 29 trasplantes con sangre de cordón umbilical conservada en el banco de Secuvita, 7 se han realizado para tratar algún tipo de cáncer y, en concreto, 4 en el tratamiento contra la leucemia, el cáncer más común en niños.
Células madre de sangre de cordón umbilical conservadas en Vita 34 se utilizaron por primera en un tratamiento de leucemia de una niña de 3 años, que tras 24 meses del trasplante estaba libre de células leucémicas, experimentando una remisión completa de la enfermedad que se mantiene 10 años después. Actualmente, la niña tiene 13 años y no ha presentado ningún síntoma de recaída.

La revista norteamericana Pediatrics (2007; Ammar Hayani, Eberhard Lampeter, David Viswanatha, David Morgan y Sharad N.Salvi), publica el caso de esta pequeña de 3 años con leucemia linfoblástica aguda. Tras un primer tratamiento con quimioterapia experimentó una rápida remisión pero a los 10 meses el cáncer reapareció extendido a los huesos de la columna, revelando un tipo de leucemia especialmente agresiva. Los padres informaron al equipo médico de la conservación de la sangre del cordón umbilical de la niña en Vita 34 y se decidió administrar quimioterapia mieloablativa y radioterapia, seguida de un trasplante de células madre de su propio cordón umbilical, previo estudio molecular para garantizar que estaba libre de células leucémicas.
La radiación y la quimioterapia eliminan completamente las células tumorales sin distinguir entre cancerosas y sanas, destruyendo el sistema sanguíneo del paciente, que hay que recomponer con células madre. La conservación en Vita 34 de las células madre de cordón umbilical al nacer permitió que la paciente pudiera recibir una dosis muy elevada de quimioterapia o de radioterapia ya que el trasplante de células le permitía recuperar las células sanas perdidas en el tratamiento. Cuatro meses después, la paciente presentaba un recuento plaquetario normal y no sufrió ninguna complicación. Tras el trasplante, las células madre migraron hasta la médula ósea, donde se multiplicaron y empezaron a generar glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, iniciando así la regeneración de su sistema sanguíneo.
Este trasplante autólogo de células de cordón umbilical en el tratamiento de la leucemia infantil fue el primer caso de éxito que demostró la viabilidad y eficacia de la aplicación de esta técnica como terapia para la leucemia pediátrica. Además, no se encontraron células cancerígenas en la sangre del cordón umbilical de la paciente, un hallazgo desconocido hasta el momento, que sin embargo sí se encontraron en la médula ósea de la paciente.

Conservación de sangre de cordón umbilical pensando en la salud del bebé
Entre las ventajas de la utilización de células madre del cordón umbilical se encuentra la no exigencia de una compatibilidad tan alta entre donante y receptor como en las procedentes de la médula. Otra ventaja es que permiten acortar el tiempo de espera para el trasplante, ya que están guardadas y listas para la intervención (la sangre conservada en Secuvita-Vita 34 tiene la consideración de Producto Farmacéutico Terminado y es aceptada para trasplante por la comunidad médica internacional). De esta manera, si con la médula el tiempo de espera ronda los tres o cuatros meses (búsqueda de donante, ratificación de la donación y realización de la extracción), en el caso del cordón el tiempo se limita a los trámites y el transporte, unas tres o cuatro semanas.
Actualmente las células madre de cordón umbilical son una opción terapéutica para tratamientos de diferentes tipos de cáncer. El aumento de la probabilidad de padecer esta enfermedad se ha convertido en una preocupación creciente. Como explica el Doctor Pérez de Oteyza, experto en terapia celular del Hospital Universitario Sanchinarro y Director Médico de Secuvita, “La sangre del cordón umbilical es rica en células madres muy jóvenes, que en el caso de su transfusión a parientes se toleran mejor que las células madre de la médula ósea”, en el supuesto de compatibilidad entre hermano. “Además, -añade- entre hermanos existe una probabilidad alta de que las características del tejido de ambos niños sean idénticas”.
En Europa, una de cada cinco unidades de sangre de cordón umbilical (un 20% de las unidades totales en Europa), están conservadas Vita 34, el banco de sangre de Secuvita, que realiza uno de cada dos trasplantes familiares con células madre de sangre de cordón conservada en bancos privados.