jueves, 21 de enero de 2016

Pasar ocho horas frente al ordenador provoca una desecación importante de la superficie ocular, según los expertos

El uso constante de pantallas en nuestra vida diaria, tanto por ocio, como por trabajo, ha propiciado lo que conocemos como síndrome visual del ordenador, o lo que es lo mismo, una serie de síntomas relacionados con la desecación de la superficie ocular. Esto se debe a que, cuando estamos concentrados ante una pantalla, abrimos los ojos más de lo normal, y parpadeamos menos de lo que deberíamos. Eso, unido a la polución ambiental, contribuye a que, cada vez más, se produzcan patologías como el llamado síndrome del ojo seco.

Los síntomas más comunes asociados a este síndrome son picor, sequedad, sensación de tener cuerpos extraños dentro del ojo, e incluso visión defectuosa. El presidente de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, Ignacio Vinuesa, ha comentado en el marco del XLVIII Congreso de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, que el único tratamiento existente para estos síntomas es la lágrima artificial. “Pero no todas las lágrimas artificiales son iguales”. En la reunión de oftalmólogos andaluces se celebrará mañana una mesa redonda “para intentar, entre todos, aportar algo y concretar hasta qué punto un tratamiento es más efectivo que el otro”.

La finalidad de la lágrima artificial es hidratar y nutrir el ojo, y un simple suero no cumple con esa función, explicó: “un suero puede lavar un ojo pero no tiene componentes en cuanto a lubricación, mantenimiento o nutrición. Es importante no ponerse cualquier gota en el ojo, hay que saber lo que nos ponemos y siempre hay que acudir a un profesional para que nos diga qué tratamiento es el más adecuado para nosotros”.

Vinuesa concluyó que, en la mayor parte de los casos, el uso del ordenador u otras pantallas a lo largo del día, es inevitable. “Sin embargo, este no es el caso de los niños: juegan con las maquinitas, ven la televisión, usan cada vez más el ordenador… Pero hay otras actividades que pueden hacer como jugar a la pelota y corretear”.

--Acerca del Congreso

El congreso anual de la Sociedad Andaluza de Oftalmología (SAO), en su edición número 48, dio comienzo esta mañana en el Hotel Antequera Golf situado en la localidad malagueña de Antequera. La reunión “una de las más importantes de la disciplina médica a nivel nacional”,  finalizará el próximo sábado 23, y a lo largo de la misma se vienen tratando distintos temas relativos con la oftalmología con el objeto de exponer y analizar los avances en oftalmología para las diferentes patologías, tanto en diagnósticos como en tratamientos. El congreso ha sido organizado por Grupo Surevents.

Como ya ocurriera en años anteriores, el foro especializado en Retina ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida. Este foro, que dio comienzo en Antequera como foro independiente, pero luego fue absorbido por la SAO para que formara el primer bloque del congreso, ha sido coordinado en esta ocasión por los doctores Juan Manuel Cubero Parra, Ernesto Pereira Delgado y Enrique Rodríguez de la Rúa Franch.

A lo largo de esta primera jornada ha habido tiempo, además, para bloques específicos dedicados a preguntas y a la exposición de vídeos quirúrgicos. El día concluirá con la presentación oficial del congreso, que tendrá lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Antequera, a las 21:00h.
El viernes 22 de enero se inaugurará la segunda jornada del evento con una mesa dedicada a la oftalmología pediátrica y estrabismo coordinada por las doctoras Beatriz Oyarzabal y Amparo Berral.

En ese mismo día se celebrarán, además, cuatro simposios centrados en Edema Macular, Glaucoma, práctica clínica y Edema Macular Diabético; y una mesa sobre diferentes tratamientos a debate. Destaca también la presentación relativa a superficie ocular coordinada por el doctor Jesús Moreno Iruzubieta. A lo largo de la misma se incidirá en el aumento del síndrome del ojo seco, “cada vez más frecuente debido a factores como la polución”. La reunión del jueves finalizará con la celebración de la cena del Congreso.

El último día del foro, el sábado 23 de enero, además de presentarse los diez mejores póster –de los 189 expuestos-, tendrá lugar una mesa sobre Uveítis coordinada por la Dra. María José del Río. A lo largo de la misma se discutirán técnicas de imagen, novedades relativas a las uveítis infecciosas y nuevas opciones terapéuticas en uveítis no infecciosas, entre otras cosas.

Acto seguido, los doctores Julián García Sánchez y Enrique Santos Bueno homenajearán al oftalmólogo español Antonio Vena por su contribución a la ciencia oftalmológica. El Dr. Vena había publicado, en 1966, un artículo en el que proponía un nuevo sistema para clasificar la amplitud de la cámara anterior a través del estudio biomicroscópico. En 1970, este nuevo sistema pasó a denominarse ‘Signo de Vena’, pero una presentación coetánea desarrollada por Van Herick, Shaffer y Schwartz sobre un método similar para calcular la amplitud del ángulo de la cámara anterior, provocó que el sistema propuesto por Vena pasara a ser más conocido como método de Van Herick.

El Congreso se cerrará con la conferencia de clausura a cargo del Dr. Ildefonso Fernández-Baca y la posterior entrega de premios a las mejores presentaciones.

El presidente de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, Ignacio Vinuesa, insistió en que la asistencia a esta reunión anual, que aglutinará a cerca de 300 facultativos, “es cada vez más masiva. No sólo tenemos socios en Andalucía, sino en toda España, y el nivel científico es inmejorable. Se trata de un foro muy importante, y fundamental para, entre todos, relacionarnos e intercambiar nuestros conocimientos para mejorar el nivel de la oftalmología andaluza, que ya, de por sí, es muy alto”.

“La oftalmología española en general, y la andaluza en particular”, concluyó, “está entre los primeros territorios a nivel europeo. A pesar de la crisis económica, yo diría que en algunos componentes estamos mejor incluso que América. Por ejemplo, en la formación de residentes no tenemos que envidiar nada a ningún país”.