lunes, 11 de enero de 2016

Más del 40 % de los hombres y más del 60 % de las mujeres de Arabia Saudí sufren deficiencia de vitamina D a pesar de los altos niveles de sol

 
Un nuevo estudio transversal a gran escala (n=10.735) (1) ha revelado que, pese a tener uno de los niveles más elevados de luz solar en el mundo, el 62,65 % de las mujeres y el 40,6 % de los hombres del Reino de Arabia Saudita presentan una deficiencia de vitamina D.
A pesar de que el Reino de Arabia Saudita es uno de los países del mundo con mayor cantidad de días de sol, un nuevo estudio transversal (1) ha puesto de manifiesto que la deficiencia de vitamina D está muy extendida. Aunque la tradición en este país insta a cubrir la mayor parte de la piel, lo más probable es que la razón principal de esta deficiencia sea la tendencia actual a pasar la mayor parte de la vida en el interior. De los 10 735 participantes que tomaron parte en el estudio durante la primavera/verano de 2013 (todos ellos mayores de 15 años), el 62,65 % de las mujeres y el 40,6 % de los hombres mostraron un déficit de vitamina D; es decir, unos niveles plasmáticos por debajo de los 28 ng/mL que establece el Ministerio de Sanidad de Arabia Saudí.

Los seres humanos suelen satisfacer sus necesidades de vitamina D mediante la exposición de la piel al sol. Un tiempo de exposición relativamente corto (15-30 minutos) al sol fuerte a menudo es suficiente para cubrir los requerimientos diarios. No obstante, algunos factores como el grado de pigmentación de la piel y la genética pueden dar lugar a diferencias importantes. El déficit de vitamina D tiene consecuencias alarmantes para la salud ósea y aumenta el riesgo de padecer enfermedades autoinmunes. Hasta hace poco no se pensaba que los habitantes de países con abundancia de sol, como Arabia Saudí, pudieran presentar algún riesgo. Sin embargo, varios estudios recientes parecen indicar que una parte importante de la población se ve afectada por un problema de deficiencia (2). El nuevo estudio realizado por Tuffaha, et al. (1) ha intentado por primera vez evaluar el riesgo en la población de Arabia Saudí. Los resultados indicaron que las mujeres y las personas obesas eran más propensas a tener unos niveles insuficientes de vitamina D. Solo un pequeño porcentaje de los participantes tomaba suplementos de vitamina D, la mayoría perteneciente a la élite intelectual.

Mientras que Arabia Saudí define la insuficiencia de vitamina D como unos niveles plasmáticos de 28 ng/mL o inferiores, lo cierto es que existe una considerable falta de consenso a escala mundial acerca de los niveles adecuados. De hecho, un reciente estudio de Alshahrani et al. (3) sugiere que la insuficiencia comienza con unos niveles de 32 ng/mL o inferiores.

Por desgracia, los alimentos procesados que se fabrican en Arabia Saudí no suelen enriquecerse con vitamina D (4). Dada la probabilidad de que en un futuro la población saudí pase más tiempo en casa, sería razonable que las autoridades adviertan del riesgo de deficiencia de vitamina D y recomienden el consumo diario de suplementos a los grupos de riesgo, como las mujeres mayores de 50 años.