viernes, 22 de enero de 2016

Congreso Sociedad Andaluza de Oftalmología: Julián García Sánchez destaca importancia creciente congreso SAO‏

 El Dr. Julián García Sánchez lleva toda una vida dedicada a la Oftalmología tanto a nivel académico como a nivel práctico. Con tan sólo 30 años, se convirtió, en 1971, en el catedrático de Oftalmología más joven de España en la Universidad de Cádiz. Cinco años después, y por concurso de traslado, fue enviado a la Complutense y “me llevé a la mayor parte de los oftalmólogos que estaban haciendo la especialidad a la capital para que la terminaran allí”.

Además, fue presidente de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) y hoy día es presidente de la Fundación de la SEO y catedrático emérito en la Complutense. “Será que como me ven muy mayor me ponen cosas para que no me aburra. Mientras la cuerda me dure procuraré seguir siendo activo”.

Pero a pesar de haber trabajado sobre todo en la española, en la sociedad andaluza tiene fuertes lazos, por lo que siempre acude a las reuniones de oftalmólogos andaluces. “Es un congreso que cada año cobra más interés, cada vez hay más asistentes, las comunicaciones son mejores, las presentaciones son más correctas”, dijo el oftalmólogo incidiendo, además, en que “en este tipo de congresos” –medianos- “se juega con gran ventaja con respecto a los grandes, porque hablas con todo el mundo, la gente no tiene inhibiciones, en el pasillo se conocen todos y se atreven a preguntar. Son congresos de gran utilidad”.

García Sánchez presentará, en la última jornada del congreso, que tendrá lugar mañana sábado 23 de enero, el homenaje que el Dr. Enrique Santos Bueno ha preparado para el oftalmólogo español Antonio Vena por su contribución a la ciencia oftalmológica.

El Dr. Vena había publicado, en 1966, un artículo en el que proponía un nuevo sistema para clasificar la amplitud de la cámara anterior –fundamental para el diagnóstico del glaucoma-, a través del estudio biomicroscópico. En 1970, este nuevo sistema pasó a conocerse ‘Signo de Vena’. “En los sesenta, muchos oftalmólogos tenían dificultades para hacer una exploración que se llama gonioscopia para estudiar el ángulo de la cámara anterior, y a Vena, que estaba muy preocupado por ese tema, se le ocurrió la idea, muy ingeniosa, de colocar la hendidura de la lámpara de hendidura de una forma determinada para medir la apertura del ángulo de la cámara anterior”.

Una presentación casi coetánea, sin embargo, desarrollada por Van Herick, Shaffer y Schwartz sobre un método similar, provocó que el sistema propuesto por Vena pasara a ser más conocido, a nivel internacional, como método de Van Herick. El ‘Signo de Vena’ había sido descrito con anterioridad en una publicación, concretamente en la de la Sociedad Española de Oftalmología, pero “en aquel momento la revista tenía muy poca difusión, y entonces, como sucede con muchas cosas, ignorando probablemente la idea de Vena, a Van Herick se le ocurrió algo similar al mismo tiempo y la publicó en una revista de mayor difusión”.

El homenaje a Antonio Vena tendrá lugar mañana 23 de enero a las 12:30, justo antes de la conferencia de clausura del congreso que será pronunciada por el Dr. Ildefonso Fernández-Baca.