viernes, 8 de enero de 2016

Andalucía vuelve a batir su récord de trasplantes y donaciones de órganos con un incremento del 3% en esta actividad durante 2015

La sanidad pública andaluza ha vuelto a superar en 2015 sus cifras históricas de trasplantes y donaciones de órganos y tejidos con un incremento del 3% en esta actividad. Concretamente, se han realizado 761 trasplantes de órganos, 25 más que el año anterior. Estos se han podido realizar gracias a las 323 donaciones de personas fallecidas (8 más que en 2014) y 62 donantes vivos. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha valorado en una rueda de prensa que Andalucía “ha vuelto a batir su récord en solidaridad y en una actividad, la de los donantes y los trasplantes, que pone de manifiesto la alta capacitación de sus profesionales y de una sanidad pública que no se pone techos asistenciales y que garantiza, para cualquier persona, independientemente de su situación social o económica, la misma respuesta ante problemas cotidianos y ante los más complejos de la medicina”.
De los 761 trasplantes de órganos registrados, 453 han sido de riñón (60 de donantes vivos), 208 de hígado (dos de donante vivo), 41 de corazón, 35 de pulmón y 24 de páncreas. El titular de Salud ha destacado “el esfuerzo y la importancia del trabajo coordinado e impecable que ha hecho el sistema sanitario público y sus profesionales”, que han dado respuesta a una media de más de dos trasplantes diarios.
A estos trasplantes de órganos hay que sumar también que más de 2.300 pacientes han recibido implantes de distintos tejidos (córneas, válvulas cardíacas, tejido óseo, segmentos vasculares, etc.) y de progenitores hematopoyéticos, con lo que se han superado los 3.000 injertos anuales.

Andalucía vuelve a batir su récord de trasplantes y donaciones de órganos con un incremento del 3% en esta actividad durante 2015
Las donaciones recibidas han situado la tasa de donación de la comunidad andaluza en 38,5 donantes por millón de población, que supera en un punto a la más alta conseguida hasta la fecha en el pasado año 2014 y por encima de la media europea y de Estados Unidos.
Los excelentes resultados alcanzados por los hospitales públicos andaluces en materia de trasplantes han sido posibles gracias a la elevada concienciación de la ciudadanía. A cierre de 2015, el 81% de las familias había dicho sí a la donación de órganos de un familiar fallecido, una cifra que debe seguir mejorándose, ya que la indicación del trasplante continúa aumentando, gracias a los continuos avances de la medicina.   
El consejero de Salud ha agradecido la labor desarrollada por todos los colectivos y agentes sociales implicados en el proceso de donación de órganos (asociaciones de enfermos, medios de comunicación, magistrados, forenses, profesionales sanitarios y no sanitarios, de aeropuertos, policía o guardia civil, entre otros), ya que contribuyen a crear un clima favorable a la donación y facilitan el trabajo de los coordinadores y equipos de trasplantes. Además, ha manifestado su admiración y gratitud a los donantes y familiares de los donantes de órganos “por su extraordinaria solidaridad y generosidad, que constituyen un claro ejemplo a seguir.”
Nuevas estrategias
Junto a los trasplantes realizados, Aquilino Alonso ha destacado las estrategias emprendidas en los últimos años desde la Coordinación Autonómica de Trasplantes para contrarrestar el descenso de muertes encefálicas y accidentes de tráfico, así como al mayor volumen de indicaciones de trasplantes.
Además, el perfil del donante fallecido de órganos presenta cada vez mayor edad y continúa modificándose de forma progresiva. La edad media ha pasado de 35 años en 1991 a cerca de 60 años en 2015.
Entre estas estrategias destacan la donación en asistolia, conocida como donación a corazón parado, el impulso del trasplante renal de donante vivo  y modalidad de trasplante cruzado, el trasplante hepático en dominó o en la modalidad de split, entre otras.
Así, la donación en asistolia, con 63 donaciones en 2015, frente a las 47 de 2014, ha supuesto un incremento del 34% de este tipo de donantes, lo que representa que el 20% de las donaciones en Andalucía sea posible gracias a esta modalidad. El pasado año, se realizaron en la comunidad autónoma 117 trasplantes de órganos (99 de riñón, 17 de hígado y 1 de pulmón) gracias a este programa de donaciones, en el que ha sido imprescindible la elevada implicación de los profesionales.
En cuanto a trasplantes renales de donante vivo, en 2015 se han realizado 60, de los que 8 han sido en la modalidad de trasplante renal cruzado, siendo a nivel nacional una de las comunidades que más casos de este tipo ha registrado desde su aplicación, con 38 trasplantes hasta la actualidad.
El consejero de Salud ha querido destacar como uno de los hitos de la sanidad pública andaluza el primer trasplante hepático de donante vivo de España de una abuela para su nieto, una intervención que se realizó en el mes de junio en el Hospital Reina Sofía de Córdoba.
El consejero ha enfatizado que el incremento progresivo en donaciones y trasplantes ha supuesto una importante mejora de la calidad de vida de los pacientes con una grave enfermedad en la que el trasplante era la mejor opción terapéutica. En este sentido, ha destacado que el número de pacientes trasplantados de riñón en Andalucía (5.251) supera nuevamente a la cifra de pacientes que se encuentran en diálisis (4.577). En los países de nuestro entorno, sólo el 30% de los pacientes se benefician de un trasplante frente al 60% que reciben tratamiento de hemodiálisis.
Trasplante de páncreas
El consejero ha hecho hincapié en los beneficios del trasplante de páncreas “que es, en la actualidad, el método más efectivo para estabilizar o revertir muchas de las complicaciones secundarias de la diabetes a largo plazo”.
Se trata de un trasplante que no sólo aumenta los años de vida sino también la calidad de la misma. “No podemos olvidar que la mayor parte de nuestros pacientes trasplantados de páncreas están en diálisis y con las exigencias del tratamiento insulínico para su diabetes”, ha explicado Aquilino Alonso, quien ha puesto en valor que ésta es una intervención en la que Andalucía tiene unas tasas de éxito superiores incluso a las de Estados Unidos, lo que permite que tanto el Hospital Regional de Málaga como el Reina Sofía de Córdoba, centros donde se realizan estas intervenciones en Andalucía, hayan sido reconocidos por el Ministerio de Sanidad como unidades de referencia a nivel nacional, al igual que ocurre con otros equipos de trasplantes andaluces.
Para dar más detalles del trasplante de páncreas en la rueda de prensa ha estado presente el responsable de este tipo de operación en el Hospital Regional de Málaga, José Antonio Pérez Daga, que ha explicado que “el trasplante de páncreas es un buen ejemplo de procedimiento multidisciplinar donde confluye el trabajo combinado de endocrinólogos, nefrólogos, inmunólogos, coordinadores de trasplante, anestesistas, cirujanos e intensivistas”. En este sentido, el coordinador de trasplantes de Andalucía, Manuel Alonso, ha incidido en que “es un magnífico indicador del buen funcionamiento de un hospital y del sistema sanitario que lo apoya, lo que explica que la mayor parte de los trasplantes de páncreas a nivel mundial se concentren en los países más desarrollados”.
Los resultados del trasplante de páncreas han mejorado exponencialmente en los últimos años debido a los avances en la técnica quirúrgica y en el tratamiento inmunosupresor. Actualmente la supervivencia del paciente al año es mayor al 95% y la del injerto mayor al 85%. 
En los receptores de los trasplantes de páncreas con buena función a largo plazo existe bastante evidencia de mejoría o estabilización de las complicaciones secundarias de la diabetes como la nefropatía, neuropatía, retinopatía, enfermedad macro y microvasular así como de la función cardiaca y sexual.