martes, 1 de diciembre de 2015

II Jornada de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas‏

Con el objetivo de revisar y poner al día todas las novedades relevantes en el área de la cardiología pediátrica más de 110 especialistas entre pediatras, cardiólogos pediátricos y cirujanos cardiacos pediátricos se han reunido en la II Jornada de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC), que celebrará su próximo Congreso Nacional en el mes de mayo en Valladolid.
En palabras de la doctora Dimpna C. Albert, presidenta de la SECPCC y cardióloga pediátrica del Hospital Materno-Infantil Vall d’Hebron, “es un momento para compartir vivencias y experiencias sobre todo de los aciertos en el manejo de los niños, adolescentes y adultos con cardiopatías congénitas. También a veces es importante aprender de los errores y es evidente que hay que avisar al resto de los compañeros qué cosas debemos evitar para que no vuelvan a ocurrir”.

Una cardiopatía congénita es una malformación de la anatomía normal del corazón. Como explica la especialista,son anomalías estructurales y existen múltiples tipos. “Algunas son variaciones anatómicas leves con poca repercusión, pero otras son más complejas que provocan alteraciones a nivel de la cantidad de sangre que va a los pulmones, o bien provocan mezcla de sangre desoxigenada con la sangre arterial lo que condiciona que el niño esté “azul” o cianótico”. Dependiendo de la cardiopatía, prosigue la doctora, el efecto de ésta sobre la salud del neonato es importante. “Algunas requieren de una cirugía en periodo neonatal, que aunque no le impida hacer una vida relativamente normal, son niños que necesitarán de seguimiento de por vida”.

De acuerdo a los datos aportados por la SECPCC, la cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España que afecta a entre cinco y ocho de cada mil niños nacidos, lo que supone unos 4.000 casos nuevos cada año. Actualmente se pueden diagnosticar durante la gestación mediante una ecocardiografía al feto, en general a partir del quinto mes de embarazoRespecto a su manejo, nos preocupa dar una atención adecuada a los niños, con las últimas innovaciones técnicas y de tratamiento para conseguir la  mayor supervivencia, con la mejor calidad de vida”, recalca la doctora Albert. Para ello, desde la SECPCC, con el apoyo de la Asociación Española de Pediatría (AEP), han querido reivindicar el reconocimiento de la subespecialidad en cardiología pediátrica. “En la actualidad en España no existen las subespecialidades pediátricas. Creemos que la cardiología pediátrica requiere de una formación específica y acabamos de solicitar al Ministerio su aprobación como diplomatura avanzada, que permitiría un reconocimiento de los especialistas en esta área de conocimiento tan especial”, ha sentenciado.

Cardiopatías congénitas, factor de riesgo para infecciones respiratorias agudas por VRS
Entre la diversidad de temas abordados, el doctor Constancio Medrano, jefe de Sección de Cardiología Pediátrica
en el Hospital Universitario Gregorio Marañón y miembro de la SECPCC
, ha sido el encargado de presentar la ponencia ¿Qué hemos aprendido sobre VRS en cardiología pediátrica en la última década?
 Este virus es la primera causa de infección respiratoria aguda grave en forma de bronquiolitis y el principal motivo de ingreso en la edad pediátrica.

El VRS es un patógeno de fácil contagio del que existen muestras durante todo el año en nuestro país, siendo entre octubre y marzo los meses con mayor índice epidémico y que está asociado a una alta morbilidad y hospitalización en niños menores de dos años. En España, entre el 0,5% y el 2% de los afectados son hospitalizados, aunque esta tasa de hospitalización llegar a ser del 13% en niños considerados de alto riesgo como los niños con cardiopatías congénitasDe acuerdo con el doctor Medrano, “la cardiopatía es uno de los factores que predisponen a una mayor morbimortalidad por VRS, requiriendo ingresos en la unidad de cuidados intensivos”.

Además, cuando estos bebés son hospitalizados por Bronquiolitis Aguda por VRS (BAVRS) tienen un riesgo 17 veces más alto de mortalidad y 4 veces superior de reingresar que los niños sin factores de riesgosiendo la mortalidad en los niños con factores de riesgo ingresados por BAVRS mayor que el de cualquier otra causa de hospitalización“Para un bebé con una  cardiopatía congénita, la infección por VRS añade un estrés adicional a su ya vulnerable sistema cardiopulmonar. De hecho, las infecciones respiratorias agudas como la bronquiolitis por VRS incrementan la morbilidad y mortalidad y retrasan intervenciones programadas o las complican en estos bebés”, apunta el doctor Medrano.

Estrategia preventiva para bebés vulnerables: El Consenso de Cardiología Pediátrica para la prevención del VRS
El doctor Medrano ha recordado en su ponencia que en 2009 un comité científico multidisciplinar (constituido por representantes de la SECPCC acompañados por una serie de especialistas) desarrolló, a partir de las evidencias científicas y resultados del estudio CIVIC sobre la incidencia de la infección respiratoria aguda que requiere ingreso hospitalario en pacientes con cardiopatías congénitas en España, el Consenso clínico sobre la profilaxis de la infección por Virus Respiratorio Sincitial (VRS) en el que se actualizaron, con acuerdo máximo, las recomendaciones profilácticas de la prevención del VRS mediante el uso de anticuerpos monoclonales durante los dos primeros años de vida en niños con cardiopatías congénitas[vi].

Con el objetivo ahora de revisar estas recomendaciones en los cardiópatas minoritarios, el doctor ha presentado las principales conclusiones de un estudio preliminar sobre la incidencia de infección aguda de las vías respiratorias por VRS que requiere ingreso hospitalario en poblaciones pediátricas con enfermedad cardiaca diferente a la cardiopatía congénita hemodinámicamente significativa. El estudio epidemiológico español ha tenido en cuenta aquellos pacientes pediátricos con cardiopatías congénitas ya operados, otros con arritmias severas, miocardiopatías y situaciones especiales como trasplante cardiaco o hipertensión pulmonar con un seguimiento en Cardiología Pediátrica durante las estaciones epidémicas de VRS 2012-2013 y 2014-2015.

Las conclusiones generales que se extraen son que los niños menores de 6 meses con cardiopatías congénitas intervenidos sin alteraciones hemodinámicas continúan en riesgo de hospitalización por VRS; los niños menores de 24 meses con miocardiopatías, arritmias severas y los menores de 60 meses con hipertensión pulmonar tienen las tasas de hospitalización por VRS elevadas; y que la profilaxis frente a VRS es eficaz globalmente, pero específicamente en disminuir significativamente el riesgo de ingreso en niños menores de 6 meses con cardiopatías congénitas intervenidos y en niños con menos de 24 meses con arritmias. Ante esta situación, el doctor Medrano reitera la necesidad de incidir en las medidas de profilaxis en todos los niños, y, especialmente, en niños con necesidades especiales. "Los costes sanitarios de tratar el virus en estos niños son altísimos y se pueden evitar porque tenemos las herramientas y hemos aprendido a usarlas. La inmunoprofilaxis con palivizumab había demostrado ser coste-eficaz", concluye.