viernes, 6 de noviembre de 2015

Un 83% de los implantados cocleares en edad laboral trabajan

El 83% de los implantados cocleares en edad laboral tienen trabajo, según un estudio realizado por especialistas del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra. Además, la práctica totalidad de ellos (95%) se declara satisfecho con su actual ocupación laboral y afirma sentirse más motivado para acudir a trabajar a raíz del implante coclear. Así lo revelan los resultados obtenidos por el equipo dirigido por la doctora Alicia Huarte e integrado por los doctores del mismo servicio médico Raquel Manrique, Susana Erviti, Jorge de Abajo y la enfermera especialista Charo Lezáun.

El trabajo ha tenido como objetivo desarrollar una herramienta (cuestionario) eficaz para valorar la satisfacción laboral de los pacientes con deficiencia auditiva a los que se les ha realizado un implante coclear. Para la investigación, iniciada en septiembre de 2013, los especialistas analizaron una muestra de 60 individuos adultos.

Durante el estudio, los pacientes respondieron al cuestionario elaborado por los investigadores, en cuyas contestaciones se fundamentó el posterior análisis. Entre los principales aspectos destaca el hecho de que 50 de los implantados ya tenían trabajo en el momento de responder el formulario y una quinta parte lo había conseguido tras la colocación del implante. De ellos, cerca de la mitad creía que la obtención de ese puesto laboral se había debido al implante coclear.

Satisfacción y capacidad
En cuanto al grado de cumplimiento de sus obligaciones laborales, el 81,66% se mostró capaz de cumplirlas. En cuestiones de mayor detalle, como es la atención telefónica, algo más de la mitad aseguró ser competente para atender las tareas telefónicas, mientras que una minoría (6,9%) se manifestó incapaz.

Según advierte la doctora Alicia Huarte en las conclusiones, “de las cuestiones planteadas hemos podido observar cómo el implante confiere a los pacientes una mayor capacidad y satisfacción a la hora de realizar su trabajo”.



Posibilidad de ascenso laboral
Respecto a la probabilidad de recibir un ascenso en su puesto laboral a raíz del implante coclear, una amplia mayoría afirmó percibir las mismas posibilidades que antes del implante, si bien declararon sentirse más competentes. A la vez, una cuarta parte consideró la sordera un impedimento para conseguir progresar laboralmente y afirmaron haberse sentido en cierta medida discriminados en su trabajo.

En general, los entrevistados coinciden mayoritariamente en la mejora de sus relaciones interpersonales en el ambiente de trabajo tras el implante coclear.

Conclusiones del estudio
Los resultados obtenidos del estudio de Otorrinolaringología de la Clínica evidencian la utilidad del cuestionario elaborado como herramienta eficaz para medir el grado de satisfacción laboral. “Su aplicación –apunta la doctora Huarte- revela que se trata de un instrumento válido”. En definitiva, la investigación demuestra que “la implantación coclear supone un refuerzo positivo en el ámbito laboral así como una mejora en las habilidades sociales”, concluyen los especialistas.

Testimonio de un paciente
El navarro Miguel Ángel Errea Seminario tenía 40 años cuando trabajaba como corredor de apuestas en un frontón de pelota de Pamplona. Fue entonces cuando comenzó a no oír el chasquido de la pelota contra la pared del frontón que tantas alegrías le había proporcionado en sus tiempos como pelotari profesional de remonte. Claramente se dio cuenta de que había perdido el sentido que le guiaba en su empleo como corredor de apuestas: el del oído.

Las voces de los apostantes comenzaron a pasarle desapercibidas hasta que este ex pelotari navarro tuvo que dejar el trabajo. El juego se terminaba para él. “Es un palo terrible cuando te dicen que no vas a volver a oír”, recuerda Miguel Ángel sobre su  periplo de visitas a diferentes otorrinolaringólogos. Pero en la Clínica, el pronóstico del doctor Manuel Manrique, director de Otorrinolaringología, nada tenía que ver con lo que el navarro había escuchado hasta entonces: “Me dijo que podía recuperar un 80% de la audición con un implante coclear. Fue algo increíble. No fue cambiarme la vida, fue darme la vida”.

El implante coclear que le colocaron en la Clínica le devolvió la audición pero no sólo eso: el panorama laboral de este navarro de Eugui, de 66 años, que un día organizó en EEUU el primer campeonato de pelota a mano profesional en este país, cambió por completo. “El terreno laboral es muy importante – valora-, el dinero, etc... pero la vida social y familiar también”

Pie de foto: De izda. a dcha. especialistas del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra, los doctores Jorge de Abajo, Alicia Huarte, Raquel Manrique, y la enfermera Charo Lezáun.