miércoles, 11 de noviembre de 2015

Los trastornos respiratorios del sueño son la segunda causa de las alteraciones del descanso


El sueño es un estado fisiológico al que el ser humano dedica un tercio de su vida y durante el que ocurre una serie de procesos fisiológicos necesarios para mantener un equilibrio físico y psíquico. La importancia de un descanso saludable y la necesidad de corregir sus posibles perturbaciones llevan a una actualización constante de los expertos en esta área. Un ejemplo de ello es el doctor Carlos O’Connor, co-director del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud Marbella y del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, que acaba de publicar el libro Diagnóstico y tratamiento de los trastornos respiratorios del sueño: actualización en diagnóstico y tratamiento quirúrgico, junto a los doctores Guillermo Plaza y Peter Baptista. La colaboración del equipo de Quirónsalud se completa con el doctor Juan Carlos Casado, también co-director del Servicio de Otorrinolaringología en Marbella y Campo de Gibraltar, quien ha participado en varios capítulos de la publicación.
El diagnóstico y el tratamiento de la roncopatía y del síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) y las últimas innovaciones técnicas, como la somnoscopia, la cirugía robótica o los dispositivos de avance mandibular, centran la temática de esta obra de gran interés científico y que fue presentada en el último congreso de la Sociedad Española de Otorrinolaringología.
Los expertos advierten de que hasta en un 15% de la población actual se han observado alteraciones en relación al sueño: los trastornos respiratorios son la segunda causa de esta problemática, tras el insomnio.
El ronquido es un fenómeno acústico que se produce por la obstrucción del flujo de aire a través de la boca y la nariz y la consecuente vibración de los tejidos de la parte superior de las vías respiratorias. Afecta hasta a un 30% de la población, con una incidencia superior en hombres que en mujeres y en aumento en proporción a la edad. Roncar puede ser signo de una apnea del sueño, un trastorno que ocasiona dejar de respirar durante unos segundos mientras se duerme y que padece un 4% de la población.
El síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHS) es una de las perturbaciones del sueño más prevalentes en la población general, con importantes secuelas fisiopatológicas que empeoran la calidad de vida de los pacientes y llegan a producir un aumento de accidentes de tráfico y una mayor tasa de mortalidad, de ahí la vital relevancia del conocimiento, el diagnóstico y el tratamiento del mismo.