miércoles, 4 de noviembre de 2015

Las tecnologías 3D y 4K ofrecen una visualización precisa en el campo de la medicina‏


La tecnología de visualización para la medicina ha avanzado a gran velocidad, desde el formato analógico, digital y la alta definición, hasta el 3D y ahora el 4K. Los monitores de alta calidad seguirán siendo unas herramientas médicas de valor incalculable, tanto si se trata de la profundidad mejorada de una imagen 3D, como del aumento en el nivel de contraste, resolución y detalle a través de la tecnología 4K. La tecnología de visualización de última generación ahora forma parte de un arsenal de equipos médicos y es un recurso imprescindible para todas las unidades de un entorno médico.

Al igual que las tecnologías 3D y 4K son habituales en las salas de cine o incluso en casa, la visualización de alta calidad para las aplicaciones médicas también se está convirtiendo en una prioridad. De hecho, el ámbito médico quizás sea la aplicación más importante del vídeo de alta resolución.

Ya sea en el quirófano durante una intervención o en un aula destinada a la educación y formación, no se puede prescindir de la máxima resolución de vídeo posible.

Las imágenes 3D proporcionan una mayor profundidad durante las intervenciones y garantizan la eficacia en el ámbito de la formación y la educación.  Los médicos obtienen un nivel de visualización que nunca pudieron alcanzar con el 2D. Asimismo, también han percibido que las opciones de grabación y visualización en 3D frente al 2D proporcionan a los cirujanos una profundidad de campo más realista y les permite explorar perfectamente en las intervenciones. 

El visor de montaje en cabezal médico 3D HMS-3000MT proporciona una experiencia de formación quirúrgica más exhaustiva y, según indica un estudio reciente de la Universidad la Sapienza de Roma, el uso de la visualización en 3D «representa una enorme mejora en lo que respecta a la profundidad de campo en cirugía, flexibilidad de maniobra, detalle de la imagen y tiempos de sutura».

La captura y visualización en 4K también está expandiendo con rapidez las limitaciones visuales de los equipos médicos. El 4K ofrece una resolución cuatro veces superior a la del HD, lo que se traduce en imágenes prácticamente sin pixelación, así como una mayor sensación de profundidad de la imagen para los cirujanos y sus equipos.

Ambas tecnologías, 3D y 4K, ofrecen increíbles ventajas para un entorno médico y, desde luego, ambas pueden coexistir en las instalaciones sanitarias.

Sony ha desarrollado tecnologías de monitores 4K para aplicarlas al entorno médico. Estas ofrecen 4 veces la resolución y nitidez del HD, además de aportar más precisión en la reproducción de colores, para que los cirujanos y sus equipos puedan ver una intervención o una imagen en un monitor con muchísimo más detalle. En un principio, estas tecnologías incluyen monitores quirúrgicos 4K, en tamaño de 31" (LMD-X310MD) y de 55" (LMD-X550MD). Con miras a 2016, Sony presentará un grabador médico 4K, un convertidor IP médico, una versión 4K de su sistema de gestión de contenidos (CMS) y, por último, un sistema 4K integral y un flujo de trabajo médico 4K a través de IP completo.

Estas nuevas tecnologías, al igual que muchas de las tecnologías de Sony para el sector médico, están basadas en una amplia experiencia en la transmisión en 4K con el propósito de desarrollar una visualización en 4K para las salas de operaciones y muchas otras áreas de las instalaciones sanitarias.

Sin duda, este es el caso del 4K. Las cámaras 4K profesionales de Sony se utilizan actualmente en el rodaje de películas, series de TV, documentales, anuncios, vídeos, deportes y mucho más. Las tecnologías Sony 4K ya se han puesto a prueba para la proyección digital en cines, retransmisiones deportivas, eventos en directo y visualización en casa en televisores 4K de consumo.

Ahora, la nitidez, la resolución y el nivel de detalle de las imágenes 4K tienen un gran potencial para conseguir una mayor visualización durante o después de una intervención quirúrgica.

La tecnología 4K ofrece la máxima resolución que puede encontrarse actualmente en el mercado, como una ventana a nuestro organismo, lo que resulta vital para procedimientos mínimamente invasivos, procedimientos de microcirugía, como neurología y oftalmología, y para la cirugía general abierta, al igual que para el ámbito de la educación y la formación. Los sistemas de cámara 4K endoscópica ya están empezando a introducirse en el mercado.  Los monitores Sony 4K funcionan con todos estos sistemas nuevos.  Una visualización mejor puede ayudar a mejorar el flujo de trabajo. La tecnología 4K dispone del potencial para ofrecer una visualización notablemente mejor de cualquier intervención quirúrgica.       

Los equipos médicos que utilizan los monitores 4K también tienen la posibilidad de obtener una vista «en cuatro partes» de cuatro señales Full HD (1920x1080) en un mismo monitor, lo que les ayuda a observar distintas fuentes.  Es importante señalar este detalle, ya que los monitores HD que hay actualmente en el mercado solo podrían mostrar una cuarta parte de la resolución HD en cada cuadrante porque no admiten la resolución 4K.  Los cirujanos ahora podrán ver de forma simultánea 4 fuentes en Full HD, como pueden ser una cámara endoscópica, la cámara del quirófano, un examen radiológico y las vitales del paciente.