miércoles, 4 de noviembre de 2015

La SEFH publica una guía para mejorar la seguridad de los tratamientos oncohematológicos

El proceso farmacoterapéutico en pacientes oncohematológicos resulta altamente complejo, ya que en él intervienen numerosas actuaciones sucesivas y que implican la interrelación de diferentes profesionales sanitarios. En todo este proceso existe el riesgo de que se produzcan errores que  repercutan en la seguridad del paciente. Con el fin de minimizar los posibles errores que puedan surgir, laSociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha elaborado, en colaboración con la compañía biotecnológica Celgene, la “Guía para la mejora de la seguridad del proceso farmacoterapéutico antineoplásico en pacientes oncohematológicos”, que se distribuirá durante la celebración del 60 Congreso Nacional de la SEFH, que entre el 10 y el 13 de noviembre tendrá lugar en Valencia.
En este sentido, varias publicaciones internacionales han acuñado el término Lean Oncologydefinido como una metodología de atención y tratamiento a los pacientes oncológicos. Tal y como explica el presidente de la SEFH, el doctor José Luis Poveda, “este concepto consiste en la simplificación de los procesos, la estandarización de los mismos y la detección y eliminación de residuos, centrándose siempre en los pacientes. En esta línea, surge nuestra guía con el objetivo de analizar todos los pasos y redactar una serie de recomendaciones para la utilización segura de los antineoplásicos”.
Un total de 11 autores y dos colaboradores han participado en la elaboración de esta guía, en la que se recogen pautas y consejos específicos referentes a la prescripción de medicamentos, su dispensación, preparación y su administración, así como al registro y seguimiento de los efectos adversos. “Desde la SEFH”, afirma el doctor Poveda, “siempre se ha impulsado, como objetivo prioritario para esta sociedad científica, la mejora de la calidad y de la seguridad de la administración de las terapias a estos pacientes, bien a través de la incorporación de nuevas tecnologías, bien con la implantación de actuaciones para mejorar la seguridad del sistema de utilización de medicamentos”.
Con el fin de mejorar la eficiencia, en la guía se recogen también nuevas estrategias de gestión del proceso farmacoterapéutico oncológico basadas en la eliminación de pasos que no aportan un valor añadido. “Con publicaciones como ésta intentamos mejorar el trabajo diario de un actor clave en el sistema, como es el farmacéutico hospitalario. Facilitar los procesos y reducir la posibilidad de cometer errores es algo que no solo facilitará el trabajo de los profesionales sanitarios sino también repercutirá directamente en la calidad de vida de los pacientes, un aspecto fundamental para nuestra compañía”, ha señalado Jordi Martí, vicepresidente y director general de Celgene España y Portugal.