lunes, 30 de noviembre de 2015

La mamografía 3D reduce los falsos negativos del cáncer de mama sin someter a la paciente a más radiación

El Hospital Beata María Ana y Grupo Médico Eresa ha presentado la nueva mamografía en 3D con tomosíntesis, una innovadora técnica que se incorpora al equipamiento digital del Servicio de Diagnóstico por Imagen del centro con el sistema de última generación SenoClaire de GE Healthcare. La mamografía 3D con tomosíntesis aporta un diagnóstico de precisión de la patología de la mama que resulta especialmente útil para descartar falsos negativos de tumores y en mamas de alta densidad.
“La tomosíntesis consiste en un sofisticado procedimiento de reconstrucción de la mama a partir de diversos disparos en diferentes ángulos dentro del barrido circular que hace el aparato, sin que estos supongan ningún incremento de tiempo ni de dosis de radiación empleados por la mamografía convencional o en 2D. De esta forma se obtienen cortes tomográficos de medio milímetro de espesor, que permiten detectar lesiones milimétricas incluso en mamas de alta densidad”, ha explicado el doctor Jorge Olivé, radiólogo responsable de la Unidad de Mama del Hospital Beata María Ana.
Por su parte, el doctor José Ferrer, director médico de Grupo Médico Eresa, ha reconocido que “la tomosíntesis es una nueva tecnología que ha llegado para quedarse. De la misma manera que hubo una progresión desde las radiografías clásicas a la tecnología de tomografía computarizada, la tomosíntesis representa una evolución tecnológica de las mamografías que se traduce en un diagnóstico más exacto de la patología mamaria”.
La mamografía en 3D o tomosíntesis tiene la misma aplicación que la convencional y no sustituye a otras técnicas alternativas, como la ecografía – que permite ver el contenido sólido o líquido de los nódulos-, si bien si puede ser de mayor utilidad para recomendar pruebas complementarias como el TAC o la resonancia magnética (RM). “La mayor utilidad la tiene en mamas densas donde es más difícil diferenciar las lesiones”, señaló el Dr. Olivé. Pero además, la técnica es capaz de detectar criterios de malignidad y evitar los falsos negativos.
“Reducir la incertidumbre en muchas mujeres con diagnósticos inciertos, disminuir el número de biopsias innecesarias y en definitiva ser más preciso en muchos casos son algunas de las ventajas de esta tecnología. Todo ello se obtiene sin aumentar de forma significativa la irradiación de las pacientes. Con la adquisición de esta tecnología ERESA permanece fiel a su apuesta permanente por la calidad diagnóstica y las nuevas tecnologías por y para los pacientes”, ahondó el Dr. Ferrer.
La mamografía 3D con tomosíntesis es la última tecnología en diagnóstico por imagen de la mama, aunque su uso todavía no está muy extendido. En la presentación del nuevo aparato en el Hospital Beata María Ana, se abordó su fundamento técnico como el aspecto clínico, con una serie de casos prácticos en donde se presentan comparativas de imágenes convencionales con otras de mamografía 3D-tomosíntesis.
El Hospital Beata María Ana y Grupo Médico Eresa incorporan en sus instalaciones de diagnóstico por imagen equipos de última generación como RM, TAC de baja dosis de radiación y ecografía, entre otros.