miércoles, 11 de noviembre de 2015

La Administración tiene como asignatura pendiente coordinar los 17 modelos sanitarios existentes en España



Una tarjeta sanitaria que sirva en todas las Comunidades Autónomas, una receta electrónica que sea igual de útil en una Comunidad que en otra, más comunicación entre Primaria y hospitales y un sistema de gestión transparente y eficaz fueron algunos de los temas que se abordaron en el foro titulado La sanidad en las CC.AA ¿Queremos 17 modelos diferentes? organizado por el Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga). El objetivo del encuentro fue analizar la evolución que ha tenido la sanidad dentro de cada una de las comunidades autónomas desde la transferencia de las competencias a las mismas.
Todos coincidieron en que la transferencia de las competencias ha favorecido la existencia de 17 modelos sanitarios diferentes aunque también incidieron en que el principal problema no está en la diversidad sino en la falta de diálogo y la poca capacidad de la Administración para aunar criterios.
El vocal Nacional de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial, Dr. Vicente Matas fue el primero en intervenir e hizo una exposición sobre el "Sistema Nacional de Salud. Presupuestos suficientes y equitativos". Para Matas, “el Consejo Interterritorial probablemente no esté cumpliendo su función de que todos los españoles reciban los mismos servicios sanitarios en todas las Comunidades. Sería necesario llegar a unos presupuestos finalistas y equitativos, gestionados por las CCAA que garanticen una cartera de servicios común que garantice la sanidad pública a toda la población”.  “Si no existe eficacia seguramente podemos hablar de despilfarro”, afirmó.
Tras la ponencia inicial del Dr. Vicente Matas, comenzó el foro constituido por los presidentes de los Colegios de Médicos de distintas comunidades autónomas, en el que se llevó a debate la diversidad del mapa sanitario en España. El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Dr. Juan José Sánchez Luque, y la responsable del Área de Profesionalismo Médico del Colegio de Médicos, Aurora Puche, moderaron el acto y formularon preguntas al presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Dr. Jaume Padrós, a la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer, y al presidente del Colegio de Médicos de León, Dr. José Luis Díaz. La mesa redonda se realizó en formato de pregunta-respuesta donde se plantearon los siguientes temas: la compatibilidad de la gestión pública y privada de los recursos sanitarios, el papel y la participación de los colegios en temas de intrusismo o agresiones, la reforma de la atención primaria y la coordinación primaria especializada, y la gestión clínica y unificación de servicios.
Compatibilidad de la gestión pública y privada de los recursos sanitarios
El presidente del Colegio de Médicos de León, Dr. José Luis Díaz Villarig, dijo que en Castilla y León están de acuerdo con los conciertos que realiza la sanidad pública con la privada: “son necesarios”, afirmó aunque defendió ante todo la sanidad y gestión públicas.
El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Dr. Jaume Padrós, reconoció que existen diferencias. Defendió un sistema sanitario público y universal pero no de gestión directa. En Cataluña, dijo, “el 80% de los centros sanitarios son de gestión privada desde el mismo momento en que se produjeron las transferencias en los años 80-81. De este 80% sólo hay 3 centros concertados con la privada, el resto los gestionan consorcios, fundaciones, mutualidades… sin ánimo de lucro, como el Hospital de San Pau. Es un sistema que responde a una realidad consolidada en Cataluña”.
La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer, destacó la importancia de que la gestión debe ser transparente para que no haya una asistencia inadecuada. Destacó la labor de los Hermanos de San Juan de Dios, dedicados a los pacientes crónicos o de final de la vida: “Es uno de los grupos más fuertes en la gestión de los cuidados paliativos”. En sistema tiene que ser sanitario público y los conciertos deben irse adaptando a las circunstancias (como la cronicidad o el envejecimiento de la publicación). La convivencia entre pública y privada debe coexistir, busca los mecanismos de entenderse y atender a la población lo mejor posible.
Papel de los colegios de médicos
El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Dr. Jaume Padrós, defendió que la colegiación obligatoria debe llevar implícita un control sobre los colegios, que han de rendir cuentas de que están haciendo su labor de forma adecuada. Defendió el modelo anglosajón de autorregulación y formuló ante los asistentes la siguiente pregunta: ¿Los colegios cumplimos con nuestra labor o nos limitamos a defendernos entre nosotros?
La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer, dijo que los colegios profesionales sí que están haciendo un gran esfuerzo como garantes de la profesión. Destacó el papel que va a cobrar la Validación Periódica de la Colegiación.
El presidente del Colegio de Médicos de León, Dr. José Luis Díaz Villarig, afirmó: “Nuestras organizaciones son corporaciones de derechos público y como tal tenemos la obligación de atender a los compañeros médicos y también atender los problemas y defensas de la propia sociedad. Los colegios de médicos tienen que ordenar y regular la profesión. Esa labor sólo la pueden hacer los colegios de médicos. Llevamos una década defendiendo la colegiación obligatoria porque no entienden lo que son los colegios de médicos. Y hablando de transparencia, esto no lo paga la sociedad ni la Administración, sino que lo pagan los médicos y a ellos debemos rendir cuentas”.
Reforma de la Atención Primaria y la coordinación primaria especializada
La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer, aseguró que a lo largo del tiempo no se ha abordado la Atención Primaria (AP): “Se ha ido perdiendo el concepto inicial y los centros de salud se han distanciado de los grandes hospitales. La Primaria ha ido sufriendo unas modificaciones en el tiempo y no ha habido por parte de la Administración una planificación adecuada de las necesidades en Atención Primaria y eso ha ido en detrimento de la calidad de la asistencial”. Criticó el mal uso que hacen algunos pacientes de la Primaria y la mala gestión de las agendas.
El presidente del Colegio de Médicos de León, Dr. José Luis Díaz Villarig dijo que en su comunidad (León) no se ha realizado la segunda reforma en Atención Primaria: “Habría que mejorar la capacidad resolutiva de AP, la comunicación con los hospitales (que actualmente no existe), potenciar las visitas domiciliarias… etc.”.
El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Dr. Jaume Padrós, recordó que ahora se han cumplido 30 años del despliegue de AP pero que “actualmente la Primaria no es la puerta del sistema sanitario porque no tiene capacidad de ser esa puerta. El sistema público en el ámbito de la Primaria necesita una mirada distinta: tenemos que trabajar con los trabajadores sociales, con las enfermeras… se acabó trabajar de forma aislada”.
Unidades de Gestión Clínica y complemento de exclusividad
Respecto a las Unidades de Gestión Clínicas (UGC), los tres participantes coincidieron en que la implicación de los médicos en la gestión es una obligación incluso deontológica, con la que cumple desde hace mucho tiempo, pero puntualizaron la necesidad de no asimilar de forma automática dicho compromiso con la gestión con la figura de las Unidades de Gestión Clínicas.
El Dr. José Luis Díaz Villarig (Colegio de León) reclamó para las UGC la necesidad de que la participación de los profesionales sea voluntaria y que el liderazgo de estas Unidades debe quedar a cargo de profesionales con las competencias adecuadas a cada unidad, que deberán de ser designados por los principios de “mérito, capacidad, igualdad y publicidad”.
En alusión al complemento de exclusividad, que aún se mantiene en Andalucía de forma residual comparado con respecto al resto de las CCAA, los miembros del foro coincidieron en que se ha quedado desfasado, sin que tenga sentido que se niegue a un importante número de profesionales que realizan las mismas tareas, con la misma responsabilidad y capacitación e igual dedicación horaria que los profesionales a los que se les paga, por lo que se impone su modificación.