martes, 24 de noviembre de 2015

Establecer la financiación de los fármacos en función del valor que aportan : una innovadora estrategia que se abre paso en España

Los pasos dados hacia la introducción de una Medicina Personalizada en nuestro país se quieren replicar también en relación al proceso de financiación de los fármacos. En este caso, se camina hacia un modelo personalizado de reembolso, fundamentado en el establecimiento del precio del fármaco en función al valor que realmente está aportando al paciente.
Así se ha puesto de relieve en el marco de una jornada organizada hoy en Madrid por el Instituto Roche, en la que han participado destacados representantes de sociedades científicas, instituciones sanitarias y asociaciones de pacientes, y donde se han presentado algunas experiencias exitosas, todas ellas fundamentadas en la creación de registros de pacientes y la evaluación de los resultados en salud y la aportación de valor.
En concreto, se ha expuesto el proceso que se lleva a cabo en Baleares, donde se ha creado una Comisión Farmacoterapéutica Autonómica que evalúa todos los fármacos que se van incluyendo en el catálogo de prestaciones del Servicio Balear de Salud, y que persigue  homogeneizar las condiciones de uso de estos tratamientos, protocolizar los procesos de seguimiento de resultados y establecer un objetivo común a conseguir en cada una de las enfermedades.

Recientemente en esta comunidad, , como ha indicado la Dra. Olga Delgado, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Son Espases (Palma de Mallorca), se ha dado un paso más  con la implantación de modelos personalizados de reembolso. En este sentido, y ocn la colaboración de Roche, se ha desarrollado el Proyecto Talaiot MPR, en pacientes oncohematológicos,  una base de datos de protocolo único, que contiene todos los datos de la historia clínica electrónica del paciente y que incorpora un modelo personalizado de resultados, con variables relacionadas con la caracterización del paciente, de la enfermedad, del tratamiento y de los resultados en salud.

Para la Dra. Delgado, “este proyecto nos permite la unificación de protocolos, el registro da datos, la visualización de variables on line y facilitar la parametrización (lo que ayuda al seguimiento)”. Pero, como ha reconocido, “aún queremos ir más allá” y por ello se está trabajando en la introducción en este modelo de reembolso personalizado de variables que le interesan realmente al paciente (variables de importancia social), y se quiere avanzar en conseguir que la efectividad en la práctica clínica sea mayor que la eficacia documentada en ensayos clínicos y en facilitar la equidad (no solo de recursos, sino también de resultados).

Este tipo de modelo de reembolso personalizado se está implantando en diferentes países europeos, gracias al empuje de algunas compañías farmacéuticas. Como ha informado Jens Grüger, Director of Global Pricing & Market Access de Roche Global ,“Roche se ha situado a la vanguardia del establecimiento y desarrollo de una estrategia de precio del fármaco basado en su valor para el paciente".


Del registro al pago por resultados
Para poder adoptar modelos de pago por resultados se debe pasar por todos los pasos previos necesarios: configuración de un registro de pacientes, mejorar la relación con los centros sanitarios, asegurar la calidad de los datos, evaluar el cumplimiento de los procesos, establecer una relación con las compañías farmacéuticas interesadas y hacer un exhaustivo seguimiento de los resultados.

Esto es lo que se está haciendo en Cataluña, donde recursos como los acuerdos de riesgo compartido o el pago por resultados son ya de uso común en esta Comunidad, que cuenta actualmente con 17 acuerdos de riesgo compartido firmados con la industria farmacéutica (la mayor parte en Oncología y Reumatología), que implican a 9 medicamentos y a 28 hospitales.

Según ha destacado Antoni Gilabert, gerente de Farmacia y del Medicamento del Servicio Catalán de Salud, “queríamos medir resultados y compartir riesgos con la industria farmacéutica, y para eso hemos adoptado una visión estratégica e introducido la metodología pertinente, basada en la claridad, el rigor, la transparencia, la participación y la predictibilidad”.

Dentro del Plan de Salud de Cataluña (CatSalut) se ha configurado un registro de pacientes que, como principal virtud, “ha logrado armonizar y homogeneizar los distintos datos y registros que tenían los centros hospitalarios”, ha resaltado el Dr. Gilabert. Gracias a una herramienta informática capaz de aunar toda esta información, ”se ha mejorado la relación con los centros, la calidad de los datos, se ha facilitado el cumplimiento de los procesos, se ha mejorado la relación con los laboratorios farmacéuticos y se ha facilitado el seguimiento de los resultados”. Esta plataforma, de registro de pacientes y tratamientos (RPT), que permite registrar, medir, evaluar los resultados y facilitar la toma de decisiones, integra ya información de 110.000 tratamientos, 80.000 pacientes, 406 indicaciones y 133 medicamentos.

Los registros de pacientes: retos y avances
Finalmente, en el trnascurso de la Jornada se ha puesto de manifiesto el papel de los registros de pacientes como una herramienta básica para optimizar la atención sanitaria y como base de un nuevo modelo de sistema sanitario basado en la creación de valor para el paciente. Sin embargo, y a pesar de su importante auge en nuestro país, se ha coincidido en que todavía no se cuenta con una definición y protocolización básica sobre estos, careciéndose también de un marco legal específico.

“Los registros de pacientes en España adolecen de problemas serios, como su carácter temporal, su parcialidad y su heterogeneidad”, tal y como ha declarado Julio Sánchez Fierroexsubsecretario de Sanidad y miembro de la Asociación Española de Derecho Sanitario. A su juicio, “esto limita su uso actual” y, por lo tanto, “queda mucho por hacer, sobre todo porque aún faltan por realizarse más de 24 millones de historias clínicas digitales”.
Entre las tareas pendientes, Sánchez Fierro ha recordado que, a pesar de haberse anunciado hace ya tiempo, “aún no contamos con una regulación de los registros de pacientes en España y es urgente, puesto que hacen falta unas pautas básicas sobre, por ejemplo, cómo introducir los datos y cómo anonimizarlos, o sobre cómo explotar esta información”. Por ello, en su opinión  “es imprescindible llegar a acuerdos concretos sobre este aspecto en el Consejo Interterritorial”.