martes, 24 de noviembre de 2015

El medicamento de Novartis para la insuficiencia cardíaca Entresto® recibe la aprobación de la UE

Novartis anunció hoy que la Comisión Europea (CE) ha aprobado Entresto® (sacubitril/valsartan) para el tratamiento de pacientes adultos con insuficiencia cardíaca crónica sintomática confracción de eyección reducida (IC-FER). Entresto es un comprimido que se toma dos veces al día con un mecanismo de acción único que reduce la carga del  corazón con insuficiencia.
 La aprobación se ha basado en los resultados del estudio PARADIGM-HF en 8.442 pacientes con IC-FER, que finalizó prematuramente cuando se mostró que Entresto reducía significativamente el riesgo de muerte por causa cardiovascular en comparación al inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), enapril. Al final del estudio, los pacientes que habían recibido Entresto presentaban mayor probabilidad de supervivencia y menor probabilidad de hospitalización por insuficiencia cardíaca que los que habían recibido enalapril. El análisis de los datos de seguridad demostró que Entresto presentaba  un perfil de tolerabilidad similar al de enalapril.
 “Sabemos que las personas que viven con insuficiencia cardíaca se enfrentan a un mayor riesgo de muerte y tienen una peor calidad de vida que aquellos que padecen casi cualquier otra enfermedad crónica, por lo que es muy significativo para los pacientes con IC-FER en Europa que seamos capaces de ofrecer una nueva opción de tratamiento, la primera de su clase”, ha apuntado David Epstein, Director de la División de Novartis Pharmaceuticals.
 La insuficiencia cardíaca es una afección debilitante y potencialmente mortal, en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre al resto del organismo debido a que los músculos del corazón se vuelven demasiado débiles o demasiado rígidos para trabajar de forma adecuada. Como consecuencia, los pacientes se enfrentan a un alto riesgo de muerte, repetidas hospitalizaciones y síntomas como la dificultad para respirar, cansancio y retención de líquidos que afectan significativamente a su calidad de vida.
 Cada día, 10.000 europeos son diagnosticados de insuficiencia cardíaca  y se calcula que 15 millones viven con esta afección. A pesar de su prevalencia, la mayoría de las personas no reconocen los síntomas, lo que significa que muchos están mal diagnosticados o los síntomas se atribuyen incorrectamente al envejecimiento.