viernes, 6 de noviembre de 2015

El frío potencia la aparición de enfermedades de las vías respiratorias, como la bronquiolitis en los niños

La llegada del frío trae consigo la  aparición de las enfermedades de vías respiratorias, como la bronquiolitis.
Se entiende como bronquiolitis el primer episodio de infección  que afecta a la vía respiratoria inferior, denominadas bronquiolos. El agente etiológico principal es el Virus Sincitial Respiratorio (su sigla en inglés es RSV),  pero en un 10-20% de los casos  pueden estar implicados otros virus respiratorios.  Habitualmente esta patología  se manifiesta entre los meses de noviembre a marzo. 
La bronquiolitis  afecta en mayor medida a niños de corta edad, sobre todo a los  recién nacidos y a niños hasta los dos años. De hecho, el RSV es la causa más frecuente de bronquiolitis  en los lactantes. Es una enfermedad que suele presentarse en brotes epidémicos anuales.
Dentro de los lactantes podemos encontrar un grupo donde la enfermedad suele aparecer con más gravedad: lactantes menores de 2 meses, prematuros y/o niños afectos de cardiopatía congénita. Según explica el doctor José Luis Díaz Rodríguez, jefe de pediatría de los hospitales Quirónsalud Campo de Gibraltar y Marbella “En este grupo existe mayor probabilidad de ingreso, mayor número de complicaciones así como una estancia hospitalaria más prolongada”, continúa el especialista. Además advierte de que “el RSV es un virus que puede volver a presentarse, es decir, los lactantes pueden infectarse más de una vez, y afecta con mayor frecuencia a los niños que a las niñas”.
Según el jefe de pediatría, “el RSV se transmite por las secreciones respiratorias,  a través del contacto directo con personas infectadas o con superficies u objetos contaminados por los mismos”.
“La infección puede producirse”, continúa el doctor Díaz Rodríguez, “cuando el material infectado entra en contacto con las membranas de los ojos, la boca o la nariz, y probablemente también a través de la inhalación de partículas generadas por un estornudo o la tos, con un periodo medio de incubación  de aproximadamente cuatro días”.
La infección con el RSV puede provocar complicaciones respiratorias graves, lo que  requiere  en algunos casos asistencia respiratoria e ingreso en una unidad de cuidados intensivos. A veces el RSV en los lactantes puede ser el origen  de posteriores episodios de reactividad bronquial.

Síntomas
Los síntomas más comunes del RSV son el goteo nasal, apnea, apatía, fiebre, rechazo de las tomas, respiración sibilante, retracciones (hundimiento) de la pared torácica, respiración rápida y  tos. ”Es importante”, alerta la especialista,  “tener en cuenta que los síntomas de RSV son parecidos a los de cualquier otra patología respiratoria- infecciosa en el lactante, como gripe, catarro o infección, por lo que es crucial acudir al pediatra para que valore estos síntomas y realice el diagnóstico y tratamiento adecuados. Esta similitud de los síntomas del RSV con otros trastornos dificulta en ocasiones su diagnóstico, por lo que es conveniente hacer un estudio de las secreciones respiratorias del niño para la detección del virus.

Tratamiento
No existe un tratamiento específico para el RSV, dependerá de su estado general, edad,  patología de base, etc., según el doctor Díaz. Los antibióticos no son eficaces; el tratamiento tratará de paliar la sintomatología del virus sobre el aparato respiratorio,  por lo que pueden ser necesarios aportes de oxígeno, alimentación por SNG (sonda nasogástrica)  si el bebé no puede succionar o deglutir de forma adecuada, broncodilatadores para facilitarle la respiración y, en casos de extrema gravedad,  el ingreso en Unidad de Cuidados Intensivos con monitorización, asistencia respiratoria, alimentación parenteral, etc.
Según indica el pediatra, José Luis Díaz, en casa podemos ayudar al niño con una serie de medidas que, aunque no lo parezcan, son de mucha utilidad (realizar lavados nasales con frecuencia, elevar el cabecero de la cama o cuna mientras duerme, ofrecer pequeñas cantidades de líquidos con frecuencia, fraccionar las tomas).

Medidas preventivas
Existen  algunas medidas que los padres pueden adoptar para proteger a su bebé de padecerlo, como lavarse las manos a menudo, evitar el contacto con adultos o niños que puedan encontrarse infectados, no exponerlos a lugares cerrados con numerosa población y  evitar el humo del tabaco, entre otros.
E especialista advierte que los niños que han padecido bronquiolitis tienen más probabilidades de desarrollar nuevos procesos bronquiales recurrentes en los primeros años de su vida.