jueves, 5 de noviembre de 2015

El 52% de los hombres con HPN sufre disfunción eréctil


La Hemoglobinuria Paroxística Nocturna (HPN), una enfermedad ultra-rara de la sangre, puede tener consecuencias muy graves que pueden suponer un riesgo real para la vida del paciente, siendo necesaria una intervención inmediata por parte del especialista. De hecho, el 52% de los hombres con HPN padece disfunción eréctil, que sin ser la consecuencia más grave, es un claro indicativo de una alta actividad de la enfermedad, que puede llegar a provocar desde una trombosis venosa o arterial hasta hipertensión pulmonar o insuficiencia renal, que comprometen la vida del paciente.
La HPN es una enfermedad hematológica muy rara, muy compleja y con una gran variabilidad de síntomas que, en ocasiones, comparte con otras patologías, lo cual dificulta enormemente su detección y diagnóstico. Su principal consecuencia es la hemolisis, la destrucción de los glóbulos rojos, que puede causar desde dolor abdominal hasta dificultad para tragar o respirar, hipertensión pulmonar o disfunción eréctil. 
De hecho, el 52% de los varones de HPN padece disfunción eréctil. “La hemolisis reduce la cantidad de óxido nítrico, que es un potente vasodilatador, lo que resulta en un malfuncionamiento y obstrucción de los vasos sanguíneos”, explica el Dr. Emilio Ojedamédico adjunto del Servicio de Hematología del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid.Es importante tener presente que aquí la causa es la hemolisis, no otra. Y, que en consecuencia, el tratamiento tiene que ser diferente, porque la terapia habitual no es efectiva”.
En el caso de la HPN, desde 2007 existe un tratamiento específico, un medicamento denominado eculizumab, capaz de bloquear la hemolisis de forma inmediata. Según el Dr. Ojeda, “desde el inicio de la terapia con eculizumab la disfunción eréctil revierte y estos pacientes mejoran muy rápido de esta sintomatología hasta prácticamente desaparecer. Ello se debe a que estamos actuando directamente sobre el origen de la disfunción eréctil, que en este caso es la hemolisis causada por la HPN”. 
Cabe tener en cuenta, además, que la hemolisis es causa fundamental de trombosis, principal causa de muerte en la HPN. Esta patología aumenta en 62 veces el riesgo de trombosis comparado con la población general, y el hecho de padecer un primer episodio puede multiplicar hasta por cinco el riesgo de muerte en los pacientes. Se estima que entre el 40% y el 67% de los fallecimientos están causados por una trombosis venosa o arterial.
La hemolisis y las trombosis, ejes centrales de la HPN
Los expertos han destacado la reciente actualización de la ficha técnica de eculizumab por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y el Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT). Según la Dra. Ana Villegas, Catedrática de la Universidad Complutense de Madrid, Hospital Clínico Universitario San Carlos, “son datos cruciales. Es importante saber cómo valorar la gravedad de la HPN”.   
La ficha técnica pone de manifiesto la evidencia de que el beneficio clínico está demostrado en pacientes con una alta actividad de HPN, definida por una elevada hemolisis y la presencia de uno o más síntomas clínicos relacionados, como por ejemplo: fatiga, hemoglobinuria, dolor abdominal, disnea, anemia, trombosis, disfagia o disfunción eréctil.
Esta actualización refuerza aún más el papel clave de la hemolisis, no de las transfusiones, en la actividad de la enfermedad. Otros muchos síntomas que indican la gravedad de la HPN pueden ser indicios para iniciar esta terapia, como recogía la guía de consenso nacional”,según la Dra. Villegas. “Por ello es tan importante un buen diagnóstico, porque con la trombosis el pronóstico se complica. Es la complicación más temida y la principal causa de muerte: entre el 40% y el 67% de los fallecimientos en pacientes de HPN se producen a consecuencia de las trombosis”. 
Mientras, el IPT establece un marco general de uso de eculizumab, para que exista una equidad en todas las CCAA, algo que “debería ser de obligado cumplimiento”, según los expertos, aún hay una carencia fundamental en España: los centros de referencia. “Hace más de ocho años que disponemos de un fármaco efectivo, pero carecemos de centros de referencia en HPN. Otros países lo tienen resuelto, siendo el Reino Unido el modelo a seguir, pero nosotros aún no lo hemos abordado”, explica el Dr. Isidro Jarque, médico adjunto del Servicio de Hematología del Hospital La Fe de Valencia.
Además, matizan que este modelo centralizado “no quiere decir que el paciente tenga que ir a tratarse o administrarse el tratamiento allí en lugar de su hospital. Lo ideal sería que realizara sus controles anuales en el centro de referencia, el cual debería establecer las pautas de tratamiento y las correcciones en el mismo ante cualquier complicación”, explica el Dr. Ojeda“Con ello tendríamos mayor experiencia acumulada, lo cual se traduciría en una mejor atención a los pacientes de HPN”.  
También la Dra. Villegas ha comentado un estudio sobre el embarazo en HPN publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, que aporta evidencias positivas en cuanto al tratamiento con eculizumab durante la gestación, aspecto que también recoge la guía de consenso española. El trabajo ha evaluado 75 embarazos en 61 pacientes sin registrar ningún caso de mortalidad materna y con un significativo descenso del número de trombosis. Datos a tener en cuenta, ya que el embarazo es, por sí mismo, una situación de riesgo que se multiplica exponencialmente en la HPN, con una mortalidad entre el 12% y el 21%.   
Es un avance trascendental. El uso del medicamento en el embarazo tiene un enorme impacto positivo. La experiencia con eculizumab en la gestación ha demostrado que es muy seguro”, afirma el Dr. Jarque. Por su parte, la Dra. Villegas dice que el estudio refrenda las recomendaciones de la guía de consenso, donde ya señalábamos que podía ser beneficioso valorar individualmente su administración”.