miércoles, 11 de noviembre de 2015

Con motivo del Día Internacional de Cáncer de Pulmón, SEOM destaca los AVANCES en esta patología

En 2013, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) puso en marcha una campaña de comunicación bajo el lema “En Oncología cada AVANCE se escribe con MAYÚSCULAS”. Esta campaña tiene como objetivo dar a conocer la evolución y los avances médicos que se han sucedido en estas últimas décadas en el tratamiento de los diferentes tumores. Mensualmente y desde entonces, la Sociedad emite notas de prensa con los hitos más destacados en las diferentes patologías oncológicas. Coincidiendo con el Día Internacional de Cáncer de Pulmón que se celebra cada 17 de noviembre, destacamos a continuación los  avances más importantes en Cáncer de Pulmón.

El cáncer de pulmón es el tumor con más alta incidencia y el que provoca el mayor número de muertes en el mundo, observándose en estas últimas décadas un claro incremento en mujeres y en no fumadores. En su prevención es fundamental el cese del tabaquismo como principal método, por ser el tabaco el agente causal más importante, pero también el cribado del cáncer de pulmón con Tomografía Computarizada de baja radiación ha demostrado una reducción significativa en mortalidad por esta enfermedad, convirtiéndose ambas estrategias en complementarias.

El progreso en el abordaje del cáncer de pulmón se ha producido especialmente en estas dos últimas décadas consecuencia del mejor conocimiento de sus bases científicas y por los  avances tecnológicos incorporados en el diagnóstico y el tratamiento.

El diagnóstico del cáncer de pulmón es cada vez más preciso mejorando su estadificación con la incorporación de recientes técnicas endoscópicas y de imagen. También se ha avanzado a nivel anatomopatológico y molecular con la utilización de nuevas herramientas para la determinación de biomarcadores que identifiquen subgrupos de tumores con pronóstico diferente, y con el estudio de la interacción entre el tumor y su microambiente (vascularización, sistema inmune,...). La heterogeneidad tumoral y la optimización en la obtención y análisis de la muestra (NGS, biopsia líquida...) son retos que se plantean hoy en esta neoplasia.

En el tratamiento se está avanzado en sus diferentes estrategias: cirugía considerando procedimientos endoscópicos, radioterapia incluyendo técnicas de radiocirugía, quimioterapia incorporando el tratamiento de mantenimiento, y terapias dirigidas contra dianas moleculares con y sin biomarcador. Pero sobre todo hoy el protagonismo de la investigación lo tiene la búsqueda de terapias que actúen específicamente contra dianas moleculares en pacientes con un determinado perfil genómico (biomarcadores) para conseguir una mayor eficacia, junto con el estudio de los mecanismos de resistencia que surgen intentándose también su bloqueo. Algunos logros ya se han conseguido (mutación EGFR, translocaciones ALK y ROS1), con desarrollo reciente de fármacos inhibidores tirosina quinasa de nueva generación que podrían ser más eficaces; y además existe una activa investigación en otras dianas moleculares: BRAF, RET, MET, KRAS, HER2, HER3, ....

La inmunoterapia ha demostrado ya en ensayos clínicos que es eficaz en cáncer de pulmón (fármacos inhibidores de los controles inmunes: Nivolumab) y existe un importante número de estudios en marcha para evaluar su potencial antitumoral en todos los estadios e histologías con diseños para múltiples escenarios clínicos con diferentes opciones terapéuticas, encontrándose pendiente la identificación de un claro biomarcador.

Las combinaciones y secuencias de las distintas estrategias de tratamiento desempeñan un papel relevante en el abordaje de esta enfermedad en el contexto de una necesaria bien coordinada atención multidisciplinar de los pacientes.