miércoles, 4 de noviembre de 2015

Cada año se diagnostican más de 800 nuevos casos de cáncer de mama en la provincia de Málaga


 La incidencia del cáncer de mama está aumentando a razón de un 2-3% anual, pero cuenta con un índice de supervivencia cada vez mayor gracias al diagnóstico precoz y a una mayor eficacia de los tratamientos disponibles. De hecho, cada año se diagnostican 26.000 nuevos casos en toda España con mujeres con cáncer de mama, más de 800 de ellos en la provincia Málaga, según el doctor Emilio Alba, jefe intercentros del Hospital Regional de Málaga, en el que se incluye el Hospital Clínico y Hospital Regional. Por este motivo, y para poder tomar las decisiones necesarias durante el proceso de tratamiento, es fundamental que la mujer que lo padece cuente con toda la información necesaria; una información sencilla, pero rigurosa, completa y veraz a la que muchas veces es difícil acceder.

“Es fundamental que las personas con cáncer de mama tengan mayor conocimiento de su enfermedad. Una paciente informada es un paso muy importante para un buen diagnóstico y tratamiento y para facilitar la adherencia a terapias que a veces son complejas”, asegura el doctor. Y agrega, “es importante que las pacientes tengan acceso a la información desde el momento del diagnóstico, con el fin de que conozcan las diversas opciones de tratamiento, procesos, etcétera”.
Y es que, en la actualidad, se curan aproximadamente un 80% de las pacientes con cáncer de mama.Según el Dr. Alba, “hemos llegado a este punto gracias a la investigación en un sentido amplio del término. Si queremos mejorar este porcentaje, la única vía es proseguir activamente con la investigación”. Para avanzar en este sentido, los ensayos clínicos tienen una gran importancia, sobre todo para las pacientes, que se pueden beneficiar de sus resultados, pero no solamente, sino que son la base que permitirá tratar cada vez mejor a las mujeres que padezcan esta enfermedad. De hecho, “la investigación clínica se fundamenta en los ensayos, ya que éstos, tanto los promovidos por la industria como los académicos, son fundamentales para el progreso”.
Sin embargo, para poder mantener estos datos de supervivencia y los beneficios que los nuevos avances diagnósticos y terapéuticos han aportado y aportarán en los próximos años, es necesario garantizar el acceso rápido y equitativo a la innovación oncológica. En este marco, la Asociación de Mujeres Operadas de Cáncer de Mama (ASAMMA), ha celebrado en Málaga la sesión Informativa “El cáncer de mama, un nombre y distintos apellidos”, un punto de encuentro activo y participativo para todos aquellos que, de una manera u otra (afectadas, familiares, amigos), tienen algún interés en saber más acerca de este tipo de tumor. El presente y el futuro de la atención a las pacientes con cáncer de mama, así como las principales necesidades ante esta enfermedad, han sido algunos de los temas que se compartirán en esta charla, en la que participado el doctor Emilio Alba, jefe intercentros del Hospital Regional de Málaga, en el que se incluye el Hospital Clínico y Hospital Regional, y Francisca Aguilar, presidenta de ASAMMA.

Durante el mismo, se ha explicado a los asistentes la necesidad de estar informadas en todo momento de los avances científicos que se están produciendo en el cáncer de mama, al tiempo que la reunión sirve de punto de encuentro, no sólo entre las propias afectadas, sino también en compañía de un experto que pueda resolver las dudas que surgen en el día a día a la hora de convivir con un cáncer.

En este sentido, Francisca Aguilar, ha hecho hincapié en el acceso a la información desde el mismo diagnóstico, con el fin de conocer las diversas opciones de tratamiento, procesos, etcétera. “La información es fundamental para las mujeres con cáncer de mama. Por ello, por una parte, pretendemos que las personas con cáncer de mama estén debidamente informadas, pero por otra, tratamos que éstas tengan una comunicación directa con el oncólogo”.

Además, la presidenta de ASAMMA ha lanzado un mensaje esperanzador. "Ahora, el cáncer de mama se cura en muchísimos más casos gracias a los avances en detección precoz". Así, Aguilar ha reivindicado que “se amplíe la franja de edad hasta la que se hacen las mamografías de control cada dos años tanto en jóvenes como en adultas, ya que son las más jóvenes las que suelen tener menos oportunidades de ser diagnosticadas precozmente, dentro del programa de cribado que realiza el Servicio Andaluz de Salud (SAS). Y es que, en la actualidad, el screening comprende a las mujeres de entre 50 y 69 años”.
La detección precoz permite llegar a los tratamientos en estadíos más iniciales de la enfermedad lo que aumenta las posibilidades de supervivencia, pero también en muchos casos evita la extirpación de la mama, lo que tiene un impacto positivo. "Aunque la enfermedad sea la misma, pero verte las dos mamas es súper importante desde un punto de vista psicológico", reflexiona la presidenta de ASAMMA. En esta línea, Aguilar ha valorado los avances que ha hecho la sanidad pública en detección precoz, pero opina que la reconstrucción en aquellas pacientes a las que se les extirpa la mama debería tardar menos.

Éste es uno de los fines primordiales de este grupo y motivo por el cual ha organizado para esta tarde la sesión informativa “Cáncer de Mama, un nombre y distintos apellidos”, que ha abordado los principales aspectos que preocupan a las afectadas por un cáncer de mama y a sus allegados.