miércoles, 25 de noviembre de 2015

Andalucía tendrá grupos socioeducativos para hombres como prevención de problemas mentales




La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha anunciado la puesta en marcha, en la primera semana de diciembre en Málaga, de Grupos Socioeducativos de Atención Primaria (GRUSE) dirigidos a hombres (GRUSE-H), una iniciativa hasta ahora dirigida a mujeres, pero actualmente se intenta posibilitar la incorporación de los hombres; el objetivo es mejorar, mediante la constitución de grupos de iguales, la salud y el bienestar de los hombres con malestar psicosocial que presentan dificultades para abordar las situaciones adversas cotidianas.
23 ANDALUCIA IM-1El pilotaje de esta iniciativa se prolongará hasta abril de 2016. Tras concluir esta fase, se realizará evaluación de la experiencia, se publicarán los materiales y se iniciará la formación en cascada del resto de profesionales, con la finalidad de que este programa pueda ir incorporándose gradualmente en los distintos centros de salud de Andalucía.
Los grupos pivotan en torno a un trabajador social de Atención Primaria y están compuestos por un máximo de 15 personas. Mediante estas actuaciones se pretende “fomentar los activos para la salud y el bienestar emocional, así como prevenir problemas de salud mental”, explica el Gobierno andaluz. Este trabajo en grupo “demostró efectividad a la hora de evitar el aislamiento social, mejorar la autoestima y el manejo de las emociones”, declara. En Málaga, la iniciativa se desarrollará en colaboración con la Asociación Círculo de Mujeres y con la coordinación de profesionales del Distrito Sanitario.

Formación de formadores
El consejero de Salud de la Administración sanitaria de Andalucía, Aquilino Alonso, valoró los buenos resultados obtenidos con esta iniciativa en mujeres, y calificó de “muy positiva la incorporación de los hombres a los GRUSE, puesto que refuerza y enriquece esta estrategia de promoción de salud que, hasta la fecha, ha beneficiado a más de 11.000 mujeres andaluzas”.
En el curso de formación de formadores, celebrado en la Escuela Andaluza de Salud Pública, participaron 24 profesionales de trabajo social que pondrán en marcha los primeros grupos con hombres. Asimismo, se incorporaron a esta formación tres ONG, que trabajan con diferentes colectivos de hombres: Asociación Parque 28 de Febrero, de Granada, Médicos del Mundo, de Sevilla, y la Asociación Círculo de Mujeres, de Málaga, quienes pilotarán los GRUSE-H en sus respectivos entornos, en colaboración con los centros de salud de referencia.
Al igual que con los grupos destinados a mujeres, los GRUSE-H se llevarán a cabo en 8-10 sesiones, con una frecuencia semanal, conducidas por profesionales de trabajo social de Atención Primaria, contando con el apoyo de los técnicos de promoción y educación para la salud de los Distritos o Áreas de Gestión Sanitaria.

Identificación de síntomas
Con estos grupos se pretende que los hombres que participan en esta actividad “identifiquen y analicen los síntomas físicos y emocionales, así como las conductas de riesgo con las que frecuentemente hacen frente a los problemas de la vida cotidiana (desempleo, problemas económicos, divorcio, conflictos familiares o de pareja o la pérdida de personas queridas, entre otros)”, manifiesta la Junta de Andalucía.
A partir de esta iniciativa, “se pretende identificar y aprovechar activos individuales (competencia social, autoestima o estrategias de afrontamiento), comunitarios (redes de apoyo, solidaridad, cohesión comunitaria…) e institucionales (sistema sanitario, servicios sociales, empleo…) desde un enfoque de promoción de salud”, continúa el Ejecutivo regional.
Distintos estudios “ponen de manifiesto que, en momentos de adversidad económica, los hombres tienen mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, muerte por suicidio o abuso de alcohol”, insiste el Gobierno andaluz. Asimismo, la evidencia “avala el uso de intervenciones grupales y ofertadas desde Atención Primaria, que mejoran las capacidades y oportunidades de las personas para afrontar circunstancias difíciles de la vida, de manera que se reduzcan los riesgos asociados a un afrontamiento inadecuado de estas situaciones”, concluye.