miércoles, 18 de noviembre de 2015

Andalucía logra reducir el consumo de antibióticos en un 6% en AP y un 9% en hospitales para luchar contra el incremento de las resistencias bacterianas




Andalucía logra reducir el consumo de antibióticos en un 6% en atención primaria y un 9% en hospitales para luchar contra el incremento de las resistencias bacterianas
El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha destacado hoy que en Andalucía se ha conseguido reducir el consumo de antibióticos considerablemente gracias al programa PIRASOA (Programa Integral de prevención, control de las infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria y uso apropiado de los Antimicrobianos), implantado en enero de 2014 en todos los centros sanitarios andaluces. Concretamente, en atención primaria ha bajado un 6% y en hospitales un 9%, contribuyendo así a luchar contra el incremento de las resistencias bacterianas, un problema que la propia Organización Mundial de la Salud ha definido como una de las mayores amenazas para la salud pública mundial.
Aquilino Alonso ha puesto en valor estos datos en una jornada de seguimiento del programa andaluz celebrada con motivo del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. El consejero ha querido agradecer y reconocer el trabajo de los profesionales: “Quiero destacar el compromiso por parte de los equipos clínicos, de los equipos gestores y de la propia administración sanitaria andaluza en la apuesta conjunta por evidenciar el problema para poder resolverlo y poner todos los recursos necesarios”, ha expresado el titular de Salud. Asimismo, ha remarcado la cooperación, en cuanto “estamos ante un éxito colectivo, conseguido por cientos de profesionales trabajando en equipos multidisciplinares, en atención primaria y en hospitales, con un objetivo común”.
El titular de Salud de Andalucía ha hecho hincapié en el objetivo de este día, “porque hay que sensibilizar a toda la sociedad y las autoridades sobre el grave riesgo que supone el crecimiento de las resistencias bacterianas, que sólo este año producirán 25.000 muertes en Europa”.
El programa PIRASOA, pionero a nivel nacional, ha logrado que la sanidad pública de Andalucía trabaje, al mismo tiempo, sobre el uso de antimicrobianos y sobre la prevención de infecciones nosocomiales, a diferencia de proyectos similares en otros entornos.
“Estas actuaciones, desarrolladas en el marco de la Estrategia de Seguridad del paciente, han logrado evitar un número importante de muertes y estancias hospitalarias asociadas a las complicaciones y mortalidad de las bacterias multirresistentes”, ha afirmado Aquilino Alonso, quien ha querido destacar también que el Gobierno andaluz está demostrando que el modo de hacer sostenible el Sistema Nacional de Salud no es tanto restringir los recursos, el empleo o el acceso; sino invertir en calidad y en medidas que reducen también, como es el caso de esta estrategia, los costes de la no-calidad, que pueden medirse en términos de salud y en términos económicos.
Trayectoria andaluza
El Programa PIRASOA forma parte de una estrategia decidida de la Consejería de Salud para mejorar el uso de antimicrobianos en su red de centros asistenciales y que va unida a otra de prevención, control y reducción de infecciones derivadas de la asistencia sanitaria, principalmente en hospitales. De hecho, es la unión de ambas vertientes la que aporta otro aspecto de singularidad al programa andaluz.
Así, el Servicio Andaluz de Salud ha ido implantando medidas que permiten el control efectivo de estas infecciones, como son la higiene de manos, el uso correcto de guantes, la profilaxis quirúrgica o asociada a otros procedimientos invasivos, medidas de aislamiento y protección ante enfermedades transmisibles en auge., al mismo tiempo que ha propiciado este  importante programa formativo para los profesionales, tanto de atención primaria como de atención hospitalaria.
El programa PIRASOA  se puso en marcha, bajo el liderazgo de los propios profesionales, impregnando entre el conjunto de trabajadores del sistema sanitario la cultura de la calidad en estos dos elementos, la prevención de la infección y el mejor uso de los antimicrobianos. Ambos  interaccionan mutuamente, por cuanto las infecciones exigen el tratamiento con antimicrobianos, pero el uso inapropiado de los mismos induce resistencias, haciendo más difícil el tratamiento de aquéllas.
La investigación es otra arma que a medio y largo plazo aportará nuevas esperanzas. Desde Andalucía se lideran proyectos de investigación orientados, por un lado, a mejorar el diagnóstico y tratamiento de una de las infecciones más frecuentes de las unidades de cuidados intensivos, la neumonía asociada a ventilación mecánica; y por otro, a desarrollar vacunas que protejan a los pacientes de infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos.