lunes, 26 de octubre de 2015

Un estudio pionero a nivel mundial en hospitales españoles demuestra la eficacia de Tolvaptán en el tratamiento ambulatorio de la hiponatremia asociada a SIADH‏

Mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos con hiponatremia era el objetivo a conseguir por el doctor Rafael López Lópezjefe del servicio de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), y un equipo de otros ocho oncólogos, co-autores de un estudio, cuyos resultados  se acaban de publicar en la revista Supportive Care in Cancer. Esta investigación ha demostrado que Tolvaptán, como tratamiento de uso ambulatorio, mantiene su eficacia y seguridad, y procura a los pacientes mejor calidad de vida, evitando su hospitalización.
El doctor López destaca que se trata “de la primera publicación a nivel mundial, en la que un grupo de oncólogos comparte su experiencia y hace recomendaciones sobre el uso de Tolvaptán para tratar en el hospital de día la hiponatremia moderada debida a síndrome de secreción inadecuada de la hormona ADH (SIADH) en pacientes con cáncer”.
La hiponatremia se caracteriza por una concentración de sodio en sangre por debajo de lo normal (descenso de sodio en sangre < 135 mmol/L), y una de sus causas principales es el Síndrome de Secreción Inadecuada de la Hormona ADH (SIADH), que provoca la retención de una importante cantidad de agua en el organismo. Esta agua penetra en parte en las células, y ello hace que la concentración de sodio en sangre disminuya. Tolvaptán, de administración oral una vez al día, es el primer fármaco específico capaz de antagonizar el efecto de la hormona ADH a nivel renal, impidiendo la retención de agua y, por tanto, corrigiendo la hiponatremia.
En términos de incidencia, el doctor López explica que “la hiponatremia constituye la principal alteración electrolítica, predominantemente en pacientes hospitalizados.  Aparece en más del 40% de los pacientes con cáncer, sobre todo en los casos de cáncer de pulmón de células pequeñas, y afecta aproximadamente a la cuarta parte de los pacientes ingresados, lo que se traduce en una mayor morbilidad, mortalidad y a un aumento de estancias hospitalarias”. En función del nivel de sodio, la sintomatología varía y altera en mayor o menor medida el estado funcional del paciente. Puede aparecer somnolencia, cefaleas, náuseas, vómitos o dolor abdominal, y en casos más graves, agitación, desorientación o alucinaciones, e incluso puede llevar a la muerte, por edema cerebral al encharcarse las células cerebrales por el agua retenida.
El coordinador del estudio recuerda que “los tratamientos disponibles hasta el momento se basan en la restricción hídrica o en el aporte de sueros salinos, con diferentes concentraciones, mientras que Tolvaptán, administrado en estadios moderados de hiponatremia, no precisa de esa restricción de líquidos”. Según explica el doctor López, el Tolvaptán, además de contar con un rápido inicio de acción y un buen mantenimiento de las concentraciones de sodio durante todo el tratamiento, ha demostrado también un buen perfil de seguridad. Para López, “este fármaco se incorpora al movimiento de la medicina de precisión, al estar diseñado para inhibir una diana específica, también en el mundo de los tratamientos de síntomas de la oncología”.
Aunque se trata de un medicamento que se administra por vía oral, el oncólogo recuerda que el tratamiento debe iniciarse en el hospital para monitorizar estrechamente los niveles de sodio en las primeras horas. “Afortunadamente, -añade López- en las Unidades u Hospitales de día, tal y como hemos demostrado en nuestro estudio, es posible ese control estricto de los pacientes en régimen ambulatorio, y cada vez son más los procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos que se pueden realizar sin necesidad de ingresar al paciente, lo que se traduce en una mejoría importante en su calidad de vida, además de un ahorro significativo del gasto sanitario”.
Principales resultados de la investigación
Esta serie retrospectiva incluye datos de 35 pacientes tratados entre 2011 y 2014 con Tolvaptán en las Unidades de día de tres hospitales españoles: Hospital Doce de Octubre de Madrid, Hospital Provincial de Castellón y Hospital Virgen Macarena de Sevilla, en la mayoría de los cuales el tratamiento demostró ser seguro, eficaz y bien tolerado.
Los resultados muestran que el tratamiento fue eficaz para el 88% de los pacientes. Un 51% recuperó los niveles de sodio en sangre entre 1 y 4 días después de comenzar el tratamiento; un 37% lo hizo a partir del cuarto día. Tres pacientes tuvieron una respuesta parcial y solo uno no respondió al tratamiento.
Basándose en esta experiencia, la publicación aporta una serie de recomendaciones para el tratamiento ambulatorio con Tolvaptán, de pacientes con hiponatremia moderada asociada a SIADH. Se especifican pautas para hacer la selección de los pacientes idóneos para recibir esta terapia, las dosis recomendadas, un protocolo de control y análisis de los pacientes, y duración del tratamiento.
Síndrome de Secreción Inadecuada de la Hormona ADH (SIADH)i
El SIADH es un síndrome de liberación mantenida de la hormona ADH en ausencia de sus estímulos habituales, derivado de una alteración en la excreción renal de agua libre. El SIADH es comúnmente provocado por tumores, aunque puede tener otras causas como determinadas medicaciones, desórdenes del sistema nervioso central, o patologías pulmonares, entre otras. En los pacientes con cáncer, el SIADH es un síndrome paraneoplásico que está asociado a un amplio espectro de tumores, aunque en torno al 75% de los casos se da en pacientes con cáncer de pulmón de células pequeñas. EL SIADH es la causa más común de hiponatremia en los pacientes con cáncer.