miércoles, 21 de octubre de 2015

Siete de cada diez españoles dice tomar plantas medicinales

Siete de cada diez españoles (68%) asegura utilizar preparados de plantas medicinales para prevenir o tratar afecciones, según un estudio del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) en el que se han encuestado a 2.400 personas. La mayoría (60%) dice preferir la farmacia para adquirir las plantas medicinales, aunque sólo una cuarta parte lo hace en realidad.

"La farmacia es el único canal autorizado de dispensación de preparados de plantas medicinales para prevenir o tratar trastornos de la salud y el que más garantías ofrece sobre su calidad y seguridad, además de contar con el asesoramiento de un profesional sanitario formado en fitoterapia", explica Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada y presidenta de INFITO. La profesora Navarro recuerda que "el farmacéutico está formado en Farmacognosia y Fitoterapia, y puede aconsejar en qué situaciones es recomendable el empleo de medicamentos fitoterápicos, así como si el paciente debe ser  valorado por un médico”, añade.

Por ese motivo INFITO, que tiene su sede en el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ha puesto en marcha la campaña Yo elijo plantas de farmacia con la que pretende apoyar el papel de la farmacia en la dispensación de plantas e igualarnos a los países de nuestro entorno, en los que la farmacia es casi el único canal de distribución de preparados de plantas medicinales. La campaña incluye una línea de teléfono de apoyo al farmacéutico, materiales formativos, disponibles en la web infito.com y charlas en los colegios de farmacéuticos que lo soliciten. Para los pacientes, se incluye una guía de plantas medicinales y sus indicaciones, así como una aplicación gratuita para móvil y tablet.

“Los preparados de plantas medicinales ayudan a prevenir o tratar diversas enfermedades y trastornos leves y moderados, y suelen tener mayor seguridad que un fármaco de síntesis", comenta la profesora Navarro.

El consumo de plantas medicinales en la farmacia experimentó un crecimiento de un 10% en el último año, según un estudio de INFITO basado en datos de IMS. El insomnio y la ansiedad es tradicionalmente el principal grupo terapéutico para el que más plantas medicinales se consumen y uno de los que más crece: un 27%. La valeriana, la pasiflora o la amapola de California ayudan a combatir de forma natural los trastornos del sueño. Según datos de INFITO, el 91% de los españoles preferiría tomar preparados de plantas medicinales antes que medicamentos de síntesis para combatir el insomnio. “Los preparados farmacéuticos de pasiflora, valeriana o amapola de California, son muy útiles porque ayudan a conciliar y mantener la calidad del sueño, sin los efectos secundarios de otros fármacos que causan dependencia”, destaca el doctor Miguel Martín Almendros, coordinador del grupo de trabajo de Fitoterapia de la SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria). “La pasiflora ayuda a mantener el sueño, por lo que se recomienda a quienes se despiertan a lo largo de la noche”, añade este especialista.

Otro de los grupos terapéuticos con más demanda de plantas medicinales en la farmacia son los resfriados, con un crecimiento del 23% anual. Entre las plantas más dispensadas en este grupo destacan la echinácea y el própolis. Los preparados farmacéuticos de echinácea son eficaces en la prevención y tratamiento de gripes y resfriados ya que mejoran la respuesta inmunitaria; mientras que el própolis resulta efectivo frente a bacterias y virus como los del resfriado y la gripe y las afecciones de garganta”, recalca Concha Navarro.

30 años de la venta de la primera cápsula

Por otra parte, este mes de octubre se cumple el 30 aniversario de la puesta a la venta en España de la primera cápsula de fitoterapia en farmacia. “Este tipo de cápsulas de polvo criomolido (molido finamente y previamente congelado) son muy eficaces en el tratamiento de los problemas más frecuentes; insomnio, ansiedad, exceso de peso, problemas de circulación“, explica la farmacéutica toledana María Fernández.

“Me decidí a introducir las plantas medicinales en la farmacia porque siempre ha sido una asignatura de la carrera de Farmacia y era otra opción en el tratamiento de enfermedades. En un principio, el tratamiento con las plantas en forma de cápsulas extrañaba porque la gente sólo tomaba infusiones, y esta nueva presentación chocaba ya que se acercaba a la idea de un medicamento. Pero el paciente ha cambiado mucho en estos 30 años, está más informado”, recalca Fernández.