martes, 20 de octubre de 2015

Riesgos de cáncer asociados a la exposición prolongada a la radiación de bajo nivel

Un estudio publicado hoy en el British Medical Journal (BMJ) indica las estimaciones más precisas de los riesgos de cáncer asociados con la exposición prolongada a la radiación ionizante de bajo nivel entre los trabajadores de la industria nuclear. Los resultados sugieren un aumento lineal de la tasa relativa de cáncer al aumentar la exposición a la radiación y fortalece la base científica de las normas vigentes de protección radiológica.

La radiación ionizante es una causa conocida de cáncer, pero la información sobre el riesgo de la radiación ha llegado principalmente de estudios de las personas expuestas a dosis altas y puntuales de radiaciones ionizantes, como los japoneses supervivientes a la bomba atómica.

La investigación sobre las asociaciones entre la exposición a la radiación de dosis moderadas o bajas y el riesgo de cáncer comenzó en la década de 1950, pero las estimaciones eran inciertas. Por ello, un equipo internacional de investigadores, en el que participó Elisabeth Cardis, responsable del programa de radiación del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro aliado ISGlobal, se propuso investigar si la exposición prolongada de radiación ionizante a dosis bajas se asociaba con un mayor riesgo de cáncer.

El estudio incluyó a 308.297 trabajadores de la industria nuclear de Francia, Reino Unido y los Estados Unidos de América. Los trabajadores, la mayoría de los cuales eran hombres, fueron controlados por exposición a la radiación externa, y fueron seguidos durante una media de 27 años.

Por otra parte, se calcularon las estimaciones de riesgo para la mortalidad por cáncer, excluyendo la leucemia. Se tuvieron en cuenta factores como la edad, la duración del empleo y el nivel socioeconómico.
Los investigadores hallaron que la tasa estimada de mortalidad por cáncer con exclusión de la leucemia aumentaba en un 48% por gray (Gy), que es la dosis absorbida de radiaciones ionizantes. Se observaron asociaciones similares en cada país.

Sobre estas estimaciones, los investigadores sugieren que 209 de las 19.064 muertes observadas por cáncer además de la leucemia fueron muertes asociadas con el exceso de exposición a la radiación externa.

“El riesgo por unidad de dosis fue similar a las estimaciones derivadas de los estudios de los japoneses sobrevivientes a las bombas atómicas, que contradice la creencia de los investigadores de que las exposiciones a tasas de dosis altas son más peligrosas que las exposiciones a tasas de dosis bajas”, explica Cardis. Y añade, “se trata de un estudio observacional en el que no se puede descartar el sesgo. Por ejemplo, no puede descartarse la posibilidad de que el tabaquismo y la exposición al amianto en el trabajo puede haber influido en los resultados”.

“Este estudio proporciona evidencia de un aumento lineal de la tasa relativa superior a la mortalidad por cáncer con el aumento de la exposición a la radiación ionizante a las bajas tasas de dosis que normalmente tienen lugar en las industrias nucleares de Francia, Reino Unido y EE.UU.", destaca David Richardson, profesor asociado del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, investigador principal del estudio.

Los hallazgos también pueden ayudar a fortalecer las bases de las normas de protección radiológica. Este estudio se suma a un creciente conjunto de evidencia que sugiere asociaciones entre la exposición a la radiación de dosis moderada o baja y el riesgo de cáncer.