jueves, 15 de octubre de 2015

MSD marca un hito: 30 años de compromiso con la innovación y el cuidado de los pacientes con VIH/Sida‏

MSD ha anunciado que el compromiso de la compañía con el VIH y el sida, iniciado con un programa de investigación y desarrollo que comenzó a mediados de la década de 1980, durante los primeros años de la epidemia, entra en su cuarta década. Para conmemorar los 30 años de compromiso de MSD en este área, la compañía está iniciando un nuevo programa:Comprometidos positivamente (Positively Committed). La campaña destaca las contribuciones de la compañía incluyendo el desarrollo de terapias innovadoras dirigidas a cubrir las necesidades médicas no satisfechas de las personas infectadas con VIH-1.
La comunidad sanitaria global ha logrado importantes progresos en la lucha contra el VIH y MSD está orgulloso de nuestro papel en esta lucha, que comenzó al inicio de la epidemia y continúa a día de hoy,” afirma  el Dr. Joaquín Mateos, director médico de MSD en España. “Aunque el tratamiento antirretroviral ha supuesto un importante avance en el manejo del VIH, todavía queda mucho trabajo por hacer. Seguiremos colaborando con científicos, clínicos, defensores del paciente y la comunidad sanitaria global, ya que todos trabajamos de forma conjunta con el mismo objetivo: erradicar esta enfermedad.” 

Legado de compromiso
      Hacia mediados de la década de 1980, poco después de que la comunidad científica acuñara por primera vez el término “sida” para describir la epidemia emergente, MSD comenzó su investigación en VIH/sida.  Los investigadores de MSD fueron los primeros en describir la estructura química de la enzima proteasa y publicaron los resultados inmediatamente para estimular futuros esfuerzos de investigación. Más adelante, los investigadores de MSD desarrollaron CRIXIVAN® (sulfato de indinavir), un inhibidor de la proteasa del VIH que fue aprobado por la FDA estadounidense en 1996.  En aquel momento, la aprobación de CRIXIVAN® por parte de la FDA supuso la aprobación más rápida de la historia de este organismo.
      En 1997, el estudio clínico de CRIXIVAN® (sulfato de indinavir) fue el primero en mostrar que una combinación de fármacos antirretrovirales podría proporcionar una supresión más prolongada del ARN del VIH. Hoy CRIXIVAN®, en combinación con antirretrovirales análogos de nucleósidos, está indicado en España para el tratamiento de los adultos infectados por VIH-. 
      Al inicio de la década de 1990, MSD fue el primero en demostrar que era posible inhibir la enzima integrasa del VIH-1, necesaria para la replicación del VIH, y que la inhibición de la proteína integrasa reduce la replicación y diseminación del virus. Este progreso en la investigación llevó al desarrollo de ISENTRESS® (raltegravir). En 2007, la aprobación de ISENTRESS® introdujo una nueva clase de tratamientos, los inhibidores de la transferencia de cadenas de la integrasa del VIH-1, o inhibidores de la integrasa de VIH-1.  Hoy ISENTRESS® está indicado en España en combinación con otros fármacos antirretrovirales  para el tratamiento de la infección por VIH-1 en adultos, adolescentes, niños y lactantes a partir de 4 semanas de edad

Además, desde mediados de la década de 1980, poco después de que fuera identificado el virus VIH, MSD puso en marcha uno de los mayores programas de investigación de vacunas contra el VIH, que culminó en un ensayo clínico a gran escala ilustrativo de la dificultad de desarrollar una vacuna exitosa contra el VIH.
Hoy en día, los esfuerzos de investigación de MSD incluyen programas para desarrollar nuevas tecnologías de tratamiento y prevención, así como colaboraciones en estrategias dirigidas a los mecanismos de latencia y erradicación del VIH.
La investigación es solo una parte de nuestra amplia estrategia dirigida a las necesidades médicas no satisfechas en VIH. MSD también trata de aumentar el acceso a nuestros fármacos contra el VIH, en concreto en zonas de recursos limitados. 
Los tratamientos eficaces contra la infección del VIH-1 eran una esperanza lejana en la década de 1980, pero los descubrimientos científicos colaborativos realizados y un apoyo eficaz  los han hecho posibles en la actualidad”, afirmó el Dr. Joaquín Mateos, director médico de MSD España.  Estoy orgulloso del compromiso de MSD por seguir contribuyendo al tratamiento de la infección por el VIH en todo el mundo.”


Enfrentándonos al desafío del VIH/Sida a través de la colaboración
Desde el inicio del programa de investigación del VIH/sida hace 30 años, MSD ha reconocido el impacto global del VIH/sida en los países en desarrollo donde factores económicos, sociales y políticos impiden el acceso a la educación, los cuidados y el tratamiento. La Fundación Merck, fundación privada establecida en Kenilworth (Nueva Jersey, Estados Unidos), ha colaborado con gobiernos, organizaciones no gubernamentales y otras partes interesadas, contribuyendo con más de 122 millones de dólares a lo largo de los últimos 15 años para financiar programas de intervención, reforzar la capacidad sanitaria y mejorar el acceso a los tratamientos. Además, MSD ha elaborado estrategias para mejorar el acceso a los tratamientos en estas comunidades, como el establecimiento de precios diferenciales y la concesión de licencias voluntarias.
Este año, MSD ha colaborado con el Medicines Patent Pool  para permitir el acceso a raltegravir de bebés y niños con edades por encima de las 4 semanas y por debajo de los 12 años en países en desarrollo de ingresos bajos y medios.