viernes, 16 de octubre de 2015

Los médicos de Atención Primaria pueden disponer de formación y herramientas para poder evaluar la ingesta y gasto de energía‏

Es necesario mantener una alimentación variada, moderada y equilibrada, reduciendo la ingesta en aquellos casos en los que sea necesario y aumentar a la par el gasto de energía. Estos son algunos de los aspectos genéricos abordados en el taller “Adecuación de la ingesta y el gasto energético, nuevo enfoque en salud” que se celebrado estos días dentro del Congreso de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) que tiene lugar del 14 al 17 de octubre en Valencia.
Según el Doctor Luis Richard, médico de Familia del Centro de Salud de Jijona del área de salud de San Juan de Alicante y ponente en el taller Adecuación de la ingesta y el gasto energético, nuevo enfoque en salud, “las necesidades diarias de energía de una persona son aquellas que mantienen el peso corporal adecuado constante”. A este respeto, el doctor señala que unos hábitos alimentarios incorrectos unido a unos estilos de vida sedentarios, el tabaquismo y el consumo de alcohol son los principales factores de riesgo en la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles, y que muchos de estos trastornos son susceptibles de ser evitados o prevenidos si se actúa a tiempo sobre sus condicionantes asociados.

El ponente ha destacado que “los profesionales sanitarios en general, y en particular los que desempeñan su labor en Atención Primaria, se encuentran en una posición privilegiada para llevar a cabo actividades de promoción de la salud y de prevención de hábitos poco saludables y enfermedades vinculadas a los estilos de vida. El papel tradicional del médico ha sido curar la enfermedad. Sin embargo, cada vez está adquiriendo más importancia la prevención de la misma y la promoción de la salud”.

Según el Profesor Javier Aranceta, Profesor de Nutrición Comunitaria de la Universidad de Navarra, Presidente del comité científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y uno de los coordinadores del taller, “es necesario mantener una alimentación variada, moderada y equilibrada, confortable y sostenible, reduciendo la ingesta en aquellos casos en los que sea necesario pero sin comprometer el cumplimiento de las recomendaciones nutricionales, especialmente las relativas a vitaminas y minerales”.

“Sería más deseable que los equipos de Atención Primaria contaran con el apoyo de formación en nutrición y dietética y en ciencias de la actividad física y del deporte” apunta el Profesor Lluìs Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Director del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y otro de los coordinadores del taller.

A este respecto y según el Profesor Gregorio Varela-Moreiras, Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo, Presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) que también participa en el taller, “se observa un incremento de las fuentes de energía de la dieta de origen animal en nuestra dieta actual”.

La inclusión del análisis de diversos biomarcadores de actividad física y ejercicio se presentan como una gran oportunidad en Atención Primaria, indicó la Profesora Marcela González-Gross, Catedrática del Departamento de Salud y Rendimiento Humano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid que también  ha participado en el taller; con el fin de comprender los componentes del gasto de energía y de la condición física. Únicamente de esta manera se podrá abordar de forma eficaz la prevención y el tratamiento de la obesidad y otras enfermedades crónicas, indicó la ponente.

En el taller también ha participado la Dra. Rosa Mª Ortega, Catedrática de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, quien ha indicado que el control del consumo de alimentos y bebidas es el primer paso para una posible mejora tanto a nivel nutricional (para evitar deficiencias) como encaminada a mejorar el control de peso. Siendo este tipo de estudios de la dieta un paso importante en la reflexión y educación nutricional de la población.