viernes, 16 de octubre de 2015

La SEEN insta a promover más acciones de protección social para reducir la pobreza y garantizar el acceso a los alimentos

Según la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), más de 1.000 millones de personas en los países en vías de desarrollo viven en situación de pobreza extrema y más de 3 cuartas partes de ellos en zonas rurales, donde la agricultura es su principal medio económico. La causa más importante de desnutrición a nivel global en el mundo está directamente entroncada con la pobreza, la falta de recursos y la desigualdad en el acceso a los alimentos.

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación 2015, que se celebra hoy 16 de octubre, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), se une este día y reclama imprescindible desarrollar acciones e iniciativas de que faciliten la reducción de pobreza y garanticen el acceso a los alimentos de los países en vías de desarrollo. Estas acciones y programa de protección social incluyen la asistencia social, los seguros sociales y el mercado laboral.

Este año, la FAO ha elegido como lema del Día Mundial de la Alimentación, “Protección social y  agricultura para romper el ciclo de la pobreza rural”.  Según el Dr. Miguel Ángel Martínez Olmos, miembro del Área de Nutrición de la SEEN,  este lema nos pone encima de la mesa el importante vínculo existente a nivel mundial entre la pobreza y la deficiente alimentación (especialmente en las zonas rurales), y cómo a través de las acciones de protección social desde instituciones públicas se puede conseguir una mejora en este importante problema, pudiendo ayudar a reducir la pobreza rural y garantizar el acceso a los alimentos, o  los medios para comprarlos”.


Además, el Dr. Martínez Olmos añade que “no podemos olvidar tampoco la importancia de la alimentación en la salud de la población, también más allá de los problemas sociales. Recientemente, el estudio Global Burden of Disease (“Coste mundial de la enfemedad”, GBD), que acaba de publicar The Lancet, ha analizado 14 factores de riesgo relativos a la alimentación que, en combinación, fueron responsables del 21% de las muertes en 2013”.

El objetivo de este día es dar a conocer los problemas relacionados con el hambre, así como concienciar a todos los pueblos del mundo para fortalecer la solidaridad en la lucha contra este mal, contra la desnutrición y contra los problemas asociados. Durante esta celebración se invita a todos los países, y especialmente a los países desarrollados, a que trabajen y proporcionen los recursos necesarios para erradicar el hambre en el mundo.

Programas de protección social

Los programas de protección social desarrollados en las últimas décadas se han extendido rápidamente en esos países, llegando a más de 2.000 millones de personas; estas acciones implican la asistencia social, los seguros sociales y el mercado laboral.

Gracias a estas acciones, muchas personas en situación de pobreza mejoran en su situación de privaciones (incluyendo el acceso a una alimentación adecuada) y previenen esa situación para otras. La propia FAO asegura que los programas de protección social llevados a cabo en 2013 permitieron a 150 millones de personas que viven en zonas rurales escapar de la pobreza extrema, saliendo del círculo vicioso pobreza-hambre”, concluye el Dr. Martínez Olmos.