miércoles, 7 de octubre de 2015

La Junta pone en marcha en Sevilla el primer edificio que aúna vivienda, empleo y formación para jóvenes con enfermedad mental

La Junta pone en marcha en Sevilla el primer edificio que aúna vivienda, empleo y formación para jóvenes con enfermedad mental

La Junta de Andalucía ha puesto en marcha en Sevilla el primer edificio que ofrece de manera integral apoyo a las personas con problemas de salud mental en los tres ejes fundamentales para la promoción de su autonomía personal: vivienda, trabajo y centro de día para desarrollar actividades formativas y ocupacionales. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha inaugurado hoy el complejo residencial 'Portobelo', que cuenta con 52 plazas distribuidas en un bloque de tres plantas; concretamente, 27 apartamentos tutelados (6 individuales y 21 dobles) y una vivienda supervisada para cuatro personas, además de un centro de día con talleres y servicio de comedor.
Este proyecto, que ocupa una superficie de 2.250 metros cuadrados, ha supuesto una inversión de 2,1 millones de euros, de los que 1,4 han sido aportados por Caja Badajoz a través de su Obra Social. Este nuevo recurso residencial está dirigido a personas con problemas de salud mental, preferentemente jóvenes, que son atendidos en los servicios públicos de salud mental de Sevilla. Se designarán en función de las demandas y necesidades que presenten los usuarios.
Se trata de apartamentos completamente equipados con salón, cocina, cuarto de baño y dormitorio para una o dos personas. La vivienda supervisada para cuatro personas es la antesala al uso de los apartamentos (individual o doble) de forma independiente, ya que los usuarios deben aprender previamente las habilidades de la vida doméstica, como el uso de la cocina, electrodomésticos, limpieza o cuidado del hogar. Por este motivo, la puesta en marcha de estas viviendas se realizará gradualmente.
En palabras de Alonso Miranda, “el objetivo de este novedoso recurso en Andalucía es que este conjunto de viviendas funcione como una comunidad de vecinos al uso, donde los usuarios son vecinos, con la privacidad propia de un hogar; debe servir para prevenir la evolución de su enfermedad y posibilitar una inserción social e independencia real”.
El complejo residencial 'Portobelo' se dirige a personas con discapacidad y dependencia moderada relacionada con el trastorno mental grave que presentan, que no tienen familia o conviven con ellas en un ambiente de sobrecarga emocional. Es por ello que contarán con la ayuda y supervisión de monitores de la Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de Personas con Enfermedad Mental (Faisem), que gestiona este proyecto. En total, la plantilla de profesionales que darán apoyo a los residentes está compuesta por trece personas.