viernes, 16 de octubre de 2015

La comunicación de las crisis sanitarias clausura el Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial, SECA

El XXXIII Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial ha finalizado esta mañana con una mesa sobre la comunicación en las crisis sanitarias, con el catedrático José Joaquín Mira como moderador, y las ponencias de  Carlos Aibar Remón, Jefe de Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, y Virginia Olmedo, Jefe de Comunicación del Hospital Universitario de Móstoles y vicepresidenta de Asociación Nacional de Informadores de la Salud, ANIS. Con dos mensajes claros: “el silencio es un error”, y es imprescindible que las organizaciones cuenten con un plan de crisis.

Desde la Asociación Nacional de Informadores de la Salud, según ha señalado Virginia Olmedo, “pedimos a las Administraciones Sanitarias ofrecer toda la información disponible con total transparencia y veracidad; evitar rumores y mensajes contradictorios que generan desinformación y alarma social; proporcionar portavoces expertos y adecuados que mantengan en contacto periódico con los Medios durante la crisis; respetar la intimidad de los afectados y de su entorno, y escuchar  a los profesionales de comunicación expertos en información de salud”.

También se ha referido a las responsabilidades de los Medios de Comunicación; “deben ofrecer una información rigurosa y contrastada; evitar los bulos, los rumores y la especulación, y respetar también -entre otras- la intimidad de los afectados”. Respeto que no se tuvo, en su opinión, en la crisis del ébola con la publicación de las fotos de la auxiliar de enfermería en su habitación del hospital. “Una de las cosas que falló en la comunicación de esa crisis fue la cantidad de fuentes que hubo para informar”; se refiere a aquella rueda de prensa en la que participaron siete personas.

Otros errores señalados de aquella crisis: “descontrol y falta de confianza; no admitir ningún error; echar balones fuera, engaño; falta de liderazgo; falta de claridad; incoherencia y contradicciones; fallos de comunicación no verbal e inactividad total en redes sociales”. “Es necesario que los profesionales sanitarios entiendan las necesidades de comunicar”, afirma.

Carlos Aibar ha compartido una serie de lecciones para gestionar la comunicación de una crisis. La primera, “hay que saber reconocer las crisis”. La transparencia e información puntual son indispensables, pero –en su opinión- no son suficientes; “hay que prepararse;  saber qué vas a contar, quién lo debe contar...”. “Además, en las crisis hay múltiples intereses (las epidemias mediáticas determinan políticas, influye sobre los profesionales...)”. Ha reseñado también que hay que tener previsto un plan de contingencia para aquellas crisis que se pueden prever.


SECA presenta consenso de indicadores
Durante el tercer día de Congreso, además, la Sociedad Española de Calidad Asistencial, SECA, ha presentado una propuesta de consenso para establecer estándares de indicadores de calidad, que se ha realizado con la metodología Delphi.
“Se han consensuado ya un 80% de estándares, y esperamos que este proyecto sea un objetivo estrella para los próximos meses”.

Entrega de Premios a las mejores comunicaciones

Como colofón, se han entregado los premios a las mejores comunicaciones. El primer premio en la categoría de comunicación electrónica ha sido para la comunicación “¿Conocemos las expectativas sobre las competencias de liderazgo del director del centro de salud?”, de Juan Mateos Rodilla, del Servicio Madrileño de Salud.

El primer premio para la mejor comunicación oral ha sido para “Elaboración e implantación de un protocolo de utilización de sueros a alto riesgo en un hospital terciario”, presentado por Marta Moro, Hospital  Universitario La Paz. Y el primer premio para la comunicación oral de la mesa “Mejores comunicaciones” ha recaído en “La inteligencia artificial aplicada al seguimiento de pacientes para mejorar su calidad de vida”, presentada por Rafael Sánchez Bernal, Red de Salud Mental de Álava.



Con más de 500 congresistas y más de 600 comunicaciones recibidas, el Comité Organizador del Congreso se ha mostrado “muy satisfecho” con esta su XXXIII edición. La próxima, tendrá lugar en Córdoba.